Nº 373
5/7/99

 

MARTA FERRUSOLA:

LA PATRIA, LA FAMILIA Y LOS NEGOCIOS


Jordi GARCÍA-SOLER

Nacida el año 1935 en Barcelona en el seno de una familia católica y catalanista, Marta Ferrusola Lladós, esposa del presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol Soley, conoció a quien seria su esposo en 1951, a sus 16 años de edad, al coincidir con él en la Cofradía de la Virgen de Montserrat de Virtélia, el centro escolar catalanista donde ella estudiaba junto a Maria Pujol Soley, mientras el hermano de ésta, Jordi, nacido en 1930 en Barcelona también en una familia barcelonesa católica y catalanista, había estudiado el Bachillerato en la Escuela Alemana de Barcelona y cursaba entonces sus estudios de Medicina, al tiempo que era el Cofrade Mayor de la citada cofradía, uno de los más activos grupos católicos y catalanistas que a su modo y manera daban una educación alejada de la impuesta por la dictadura franquista. Alumnos de Virtélia fueron también, entre muchos otros hijos de la mediana burguesía barcelonesa catalanista, tanto Pasqual Maragall como Miquel Roca, sin olvidar a Federico Mayor Zaragoza. Cinco años después de haberse conocido y tras un año de noviazgo, el 4 de junio de 1956. Jordi Pujol y Marta Ferrusola contraían matrimonio. lo hicieron en la por tantos motivos emblemático abadía benedictina de Montserrat, en una ceremonia religiosa oficiada por su buen amigo y consejero espiritual Pere Llumà, consiliario de la ya citada cofradía, y el propio abad del monasterio, Aureli Maria Escarré. Jordi Pujol proclamó aquel mismo día que la patria tendría tal vez que pasar algún día por encima incluso de su recién contraído matrimonio.

A sus 26 años de edad, Jordi Pujol era entonces uno más entre los no muchos jóvenes catalanistas de la época que militaban de forma activa contra el franquismo. Licenciado en Medicina y tras un breve periodo ejerciendo su profesión en el Hospital Clínico de Barcelona, desde 1953 trabajaba en los laboratorios farmacéuticos Fides Cuatrecasas, adquiridos por su padre aquel año, aunque ocupaba la mayor parte de su tiempo en el activismo político como miembro de CC, organización catalanista de raíces eminentemente católicas y muy influida por Raimon Galí, un antiguo combatiente republicano que ha seguido ejerciendo gran influencia ideológica en algunos círculos nacionalistas catalanes y en concreto en algunos hijos del matrimonio Pujol-Ferrusola. Su esposa Marta Ferrusola se dedicaba a la familia, que aumentó hasta llegar en 1972 a un total de siete hijos: Jordi (1958), Marta (1959), Josep (1963), Pere (1965), Oriol (1966), Mireia (1 969) y Oleguer (1972). Nada tiene de extraño que, en 1977, Jordi Pujol declarase a Baltasar Porcel: 'la procreación es un hecho, es una continuación de la creación divina, del universo (...) pertenezco a una generación en la que estos dos sentimientos, el católico y, el patriótico, han ido bastante juntos", ni que Marta Ferrúsola, 10 años después en un acto de presentación de la antiabortista Fundación Pro Vida de Cataluña celebrado en 1987, afirmase que "para que las familias lo sean de verdad deben tener hijos".

En el intervalo, en 1959 la familia Pujol se hizo con el control de la pequeña Banca Dorca, embrión de lo que llegó a ser Banca Catalana, pero el 22 de mayo de 1960 Jordi Pujol fue detenido, torturado y condenado a raíz del boicot promovido por él y algunos de sus compañeros contra Franco en el Palau de la Música Catalana de Barcelona, en un acto organizado en homenaje al gran poeta catalán Joan Maragall. Los "hechos del Palau", como son conocidos en los medios políticos catalanes, marcan un antes y un después en la trayectoria personal y política no sólo de Jordi Pujol sino también de su esposa, Marta Ferrusola. Condenado a siete años de cárcel, Jordi Pujol se vio obligado a dimitir como miembro del consejo de la Banca Dorca, y otro tanto tuvieron que hacer tanto su padre, Florenci Pujol, como
PUJOL PROCLAMÓ
EL MISMO DÍA DE SU BODA QUE LA PATRIA TENDRÍA
QUE PASAR ALGÚN
DÍA POR ENCIMA
INCLUSO DE SU RECIÉN CONTRAÍDO
MATRIMONIO

su cuñado, Francesc Cabana, por recomendación de la Dirección General de Banca y Bolsa. Tras pasar dos años y medio encarcelado en la prisión de Torrero, en Zaragoza, Jordi Pujol se había convertido ya en una leyenda viva para amplios sectores del catalanismo y, más allá incluso, del conjunto del antifranquismo catalán. Confinado en Girona, sólo en 1963 pudo regresar a Barcelona, reincorporándose en 1965 al consejo de administración de la ya entonces denominada Banca Catalana, surgida de Banca Dorca.

Curiosamente, en el consejo de guerra que le condenó Jordi Pujol pudo ver no sólo a sus familiares sino también a algunos amigos íntimos dándole su apoyo moral. Entre aquellos amigos figuraba el recientemente fallecido senador socialista Jordi Maragall Noble, el menor de los hijos del gran poeta Joan Maragall, que asistió al consejo de guerra junto a uno de sus hijos, Pasqual Maragall, que en los próximos comicios autonómicos catalanes será el gran rival que se enfrentará a Jordi Pujol al frente de las candidaturas socialistas. También en Girona, durante su dilatado periodo de confinamiento, Jordi Pujol encontró en especial el apoyo de la familia Nadal-Farreras, uno de cuyos hijos, Joaquim Nadal, es el alcalde socialista de aquella ciudad desde 1979 y fue su rival en las últimas elecciones autonómicas en 1995.

Desde la plataforma económica de Banca Catalana, en una mezcla constante de activismo político y aventura financiera, Jordi Pujol impulsó desde 1965 hasta 1975 todo tipo de iniciativas, desde campañas cívicas exigiendo obispos catalanes hasta la creación de la escuela pedagógica Rosa Sensat, pasando por la Gran Enciclopedia Catalana o la penetración del Barça por algunas personas de su entorno, como Narcís de Carreras y sobre todo Agustí Montal, sin olvidar centros y servicios de estudios en los que colaboraron personas procedentes de la práctica totalidad de la oposición catalana al franquismo. Banca Catalana emprende un gran proceso de
JORDI PUJOL:
"PERTENEZCO A UNA GENERACIÓN EN LA QUE ESTOS DOS SENTIMIENTOS,
EL CATÓLICO Y EL PATRIÓTICO, HAN IDO BASTANTE JUNTOS"

expansión, con la adquisición, por ejemplo, de importantes participaciones accionariales del Banco de Langreo, el Banco de Expansión Comercial, el Banco de Alicante, el Banco de Crédito e Inversiones... En 1974, de nuevo en Montserrat, Jordi Pujol funda su propia formación política, Convergència Democrática de Catalunya (CDC), configurado aún mucho más como un movimiento que como un partido. No obstante, sigue vinculado aún a Banca Catalana, compra el semanario Destino y el diario El Correo Catalán, tras haber controlado la revista Oriflama, y se hace también con el control del Banco de Gerona. Sólo en 1977, al ser elegido diputado en las primeras elecciones generales -las candidaturas del Pacte Democrátic per Catalunya, lideradas por él al frente de una coalición integrada por CDC, la EDC de Ramon Trias Fargas, el PSC-R de Josep Pallach y el FNC de Joan Cornudella, quedaron en cuarta posición en Cataluña, tras los Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE), el PSUC y CC-UCD-, renunciará a sus cargos en Banca Catalana, aunque sin dejar por ello de controlar indirectamente el complejo entramado de empresas vinculadas a aquel potente grupo financiero.

Durante todos aquellos años Jordi Pujol tuvo siempre en Marta Ferrusola su apoyo fundamental. Lo fue cuando supo que iba a ser detenido con motivo de los ya mentados "hechos del Palau" y le instó a quedarse: "Este es el momento de quedarse. Cuando nos casamos me dijiste que acaso fuese necesario anteponer Cataluña a nosotros, y éste es el momento. Yo te daré mi apoyo en todo, pero es ahora cuando debemos dar el do de pecho."Lo fue especialmente durante su encarcelamiento en Torrero, con sus frecuentes visitas semanales junto a su suegro, con quien efectuó también gestiones en París y Bruselas intercediendo ante diversas personalidades políticas en pro de la libertad de su esposo, y también durante su posterior confinamiento en Girona. Lo fue asimismo después, entrando a militar ella también en CDC y responsabilizándose más tarde de la importante sectorial de Deportes del partido.

Pero lo ha sido mucho más, sin duda, desde que en 1980 Jordi Pujol accedió por vez primera a la presidencia de la Generalitat como consecuencia de su para muchos inesperado triunfo electoral en los primeros comicios autonómicos catalanes, lo que le convirtió en el sucesor de Josep Tarradellas, con quien tuvo siempre una muy compleja relación personal y política presidida por el respeto, la suspicacia, los celos y el recelo, tanto por parte de uno como del otro. Todos los indicios apuntan a que Marta Ferrusola fue, por ejemplo, quien en 1980 aconsejó a su esposo que nombrase al entonces prácticamente desconocido Lluís Prenafeta para el decisivo cargo de secretario general de la Presidencia de la Generalitat,
TRAS PASAR DOS AÑOS Y MEDIO ENCARCELADO
EN TORRERO (ZARAGOZA), JORDI PUJOL SE HABÍA CONVERTIDO EN UNA LEYENDA VIVA DEL CATALANISMO

desbancando así al candidato. dado como seguro en CDC, el siempre roquista Josep Caminal, y al parecer fue también Marta Ferrusola quien, 10 años más tarde, en 1990, convenció a su esposo de la necesidad de substituir a Lluís Prenafeta por Joaquim Pujol, primo del propio presidente de la Generalitat, ya que Prenafeta estaba incurso en procesos judiciales.

En 1984, cuando después de su segunda victoria consecutiva en unos comicios autonómicos -la primera, por cierto, en la que obtuvo mayoría absoluta- Jordi Pujol tuvo que enfrentarse a la querella presentada por los fiscales Mena y Jiménez Villarejo contra él y otros antiguos altos cargos directivos de Banca Catalana, fue, Marta Ferrusola quien, junto a unos pocos colaboradores más -en especial Lluís Prenafeta y Josep-Lluís Vilaseca-, organizó una gran manifestación pública de solidaridad con Jordi Pujol ante el propio Parlamento de Cataluña y ante la misma sede de la Generalitat, en la que varios destacados representantes de la oposición socialista se vieron públicamente insultados, vejados y zarandeados.

Fue también objeto de controversia el duro y contundente pronunciamiento público hecho por Marta Ferrusola en su momento contra la ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE), ya que en un programa de radio la calificó de "fatal", "nefasta" y "horrible", a pesar de haber sido aprobada por las Cortes con los votos de los diputados de CiU, liderados entonces por Miquel Roca, con quien nunca ha tenido buenas relaciones personales ni políticas, y se atribuye a la esposa del presidente de la Generalitat que ésta, a través de su Departamento de Enseñanza, otorgase importantes subvenciones económicas a los colegios privados catalanes, fundamentalmente de propiedad confesional.

También se atribuye a la inspiración personal de Marta Ferrusola la más activa, intensa y persistente campaña emprendida desde el mismo Gobierno de la Generalitat y desde CDC para desbancar a Josep-Lluís Núñez de la presidencia del Barça, en 1989, presentando y apoyando con todo tipo de medios a su propio candidato alternativo, Sixte Cambra, que años después sería senador por CiU y pasaría poco después a integrarse en la junta directiva del F. C. Barcelona presidida por el propio Josep-Lluís Núñez y formada por una numerosísima y multicolor representación de buena parte del arco parlamentario catalán con profusión de nacionalistas y socialistas.

También se atribuye a la influencia personal de Marta Ferrusola, buena parte de las actuaciones más radicales llevadas a cabo por algunos jóvenes nacionalistas, en especial de CDC, con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992, desde el boicot previo a la ceremonia de inauguración del Estadio Olímpico de Montjuïc hasta la campaña Freedom for Catalonia, que tuvo como protagonistas públicos destacados a algunos de sus hijos más jóvenes, como Josep, que cubrió un relevo de la antorcha olímpica con una camiseta en la que lucía aquel lema, y contó asimismo con la notable participación de su hijo mayor, Jordi, junto a otros jóvenes de CDC como Marc Prenafeta, hijo de quien fue secretario general de la Presidencia de la Generalitat, así como Joaquim Forn, Oriol Puig, Oriol Carbó y Toni Rovira, según parece con 150 millones de pesetas para la financiación de su campaña de

agitación. Finalmente, a Marta Ferrusola se le atribuyen con frecuencia muy importantes conexiones con algunos de los más destacados miembros del denominado "sector de los negocios" de CDC, en especial con Caries Vilarrubí, así como una participación muy destacada en la crisis vivida en CDC y que acabó con la definitiva renuncia de Miguel Roca como secretario del partido presidido por Jordi Pujol y, finalmente, con su alejamiento de la actividad política para pasar al ejercicio libre de la abogacía al frente de un bufete cada vez más activo y boyante. Desde entonces, la figura de Marta Ferrusola se ha convertido en un referente permanente en la sociedad catalana, no sin dar más de un motivo de polémica pública.
UNOS COMENTARIOS DE MARTA FERRUSOLA EN TV3 SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD, QUE CONSIDERABA UNA ENFERMEDAD Y UN VICIO, CAUSARON ESTUPOR EN SU TIEMPO

En algunos casos la polémica pública protagonizada por Marta Ferrusola ha llegado a través de algunas de sus declaraciones. Por ejemplo, en los primeros tiempos de la televisión autonómica catalana, TV3, causaron estupor unos comentarios suyos sobre la homosexualidad, considerada por ella tanto una enfermedad como un vicio, lo que le valió no sólo la denuncia pública de los muy activos colectivos de gays y lesbianas de Cataluña sino todo tipo de criticas desde los sectores más progresistas de la sociedad catalana. Años después, en 1990, la presencia de Marta Ferrusola en una de las tan frecuentes beatificaciones masivas de "mártires de la Cruzada" que tanto parecen complacer a Juan Pablo II tampoco sentó nada bien en los mismos sectores y fue objeto de duras críticas por parte de los círculos cristianos más avanzados.

Uno de los más recientes casos de polémica pública con Marta Ferrusola como protagonista es que la empresa Hidroplant, sociedad en cuyo accionariado destaca la presencia de la esposa del presidente de la Generalitat, ha recibido el encargo de la jardinería del World Trade Center, empresa ésta con participación mayoritaria del Puerto Autónomo de Barcelona, cuyo responsable, Joaquim Tosas, fue designado por el Gobierno de la Generalitat tras haber ocupado importantes cargos en el mismo.

Hidroplant es una empresa barcelonesa de jardinería creada años atrás por Marta Ferrusola y otras personas de su más íntimo círculo de amistades. la empresa ha recibido muchos encargos por parte de buen número de instituciones públicas y sobre todo de sociedades privadas catalanas. Fue particularmente polémica su participación en la renovación del césped del Camp Nou, el estadio del Barça, ya que aquella renovación creó importantes problemas durante unos meses y a la postre tuvo que ser otra empresa de jardinería la que reparara las importantes deficiencias provocadas en el terreno de juego del F.C. Barcelona. Mucho más recientemente se ha publicado que la propia Marta Ferrusola se presentó personalmente hace muy pocas semanas en la sede del Consulado de Francia en Barcelona para ofrecer los servicios de jardinería y floristería de su empresa, al parecer exigiendo ser recibida por el propio cónsul por ser la esposa del presidente de la Generalitat. No es éste el primer caso de este tipo que ha sido comentado en algunos medios de comunicación catalanes, pero lo cierto es que hasta la fecha nunca se ha podido obtener confirmación fidedigna al respecto.

El encargo realizado recientemente por el World Trade Center a la empresa Hidroplant es, en realidad, un doble encargo, ya que la sociedad participado por Marta Ferrusola ha firmado, por una parte, un contrato con la unión de empresas constructoras del complejo de edificios del propio World Trade Center, y por otra parte ha firmado otro contrato directamente con la dirección de este importante complejo. Ambos contratos han sido adjudicados sin concurso previo.

El World Trade Center de Barcelona es un ambicioso proyecto que se inició a principios de la presente década, en la recta final ya de la profunda transformación urbanística de la capital catalana que tuvo lugar con el impulso dado por los juegos Olímpicos de 1992. Se trata del último gran edificio de la antigua fachada marítima de Barcelona, destinado

LOS CONTRATOS ADJUDICADOS A LA
EMPRESA DE MARTA FERRUSOLA, HIDROPLANT, POR EL
WORLD TRADE CENTER
LO HAN SIDO SIN CONCURSO PREVIO

fundamentalmente a oficinas y a un hotel, con un aparcamiento para más de 1.000 vehículos y un auditorio con un aforo de cerca de medio millar de espectadores. Está previsto que junto a este gran complejo operen las compañías de cruceros que durante los últimos años han hecho de Barcelona uno de los puertos más importantes de todo el mundo en este tipo de turismo. Precisamente el hotel de cinco estrellas previsto en el World Trade Center, con más de 200 habitaciones, estará particularmente destinado a los cruceristas. Las obras hasta ahora realizadas en este importante complejo superan ya los 23.000 millones de pesetas.

La unión temporal de empresas creada para terminar estas obras fue animada por Joaquim Tosas al ser designado por el Gobierno de la Generalitat, en enero de 1596. Fue el mismo Joaquim Tosas quien hizo que el Puerto Autónomo de Barcelona asumiera la mayoría económica de este importante proyecto. Un par de años después, en febrero de 1998, Hidroplant se hacía con un primer contrato, otorgado por la citada unión temporal de empresas. Se trataba de un contrato para transplantar árboles y llevar a cabo la adecuación del conjunto de la zona verde del World Trade Center, por un importe de 1.925.000 pesetas. Más tarde, y también sin ningún tipo de concurso público previo, la dirección del World Trade Center, con Enric García Castany al frente, adjudicó a Hidroplant la instalación de jardineras y plantas en aquel complejo, al parecer por un importe de poco más de un millón de pesetas.

Éste es, al menos por ahora, uno de los muchos asuntos más o menos polémicas directa o indirectamente relacionados con Marta Ferrusola, una mujer que desde hace ya más de 43 años es la esposa de Jordi Pujol y que desde entonces, e incluso desde que se conocieron por vez primera, pronto hará ya medio siglo, siempre ha estado junto a quien desde hace casi 20 años es el presidente de la Generalitat de Cataluña.
Hemeroteca Inicio