Referencia Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1300. 28 de junio de 2019

- - --

Política / Virginia Miranda

Rafael Simancas, secretario general del Grupo Socialista en el Congreso

“Este país necesita un Gobierno cuanto antes”

Secretario general de los socialistas en el Congreso, Rafael Simancas pide responsabilidad al resto de fuerzas parlamentarias para que un Gobierno con plenas facultades atienda “cuanto antes” los retos urgentes del país. Sin mayoría alternativa posible frente a Pedro Sánchez, le pide a PP y a Ciudadanos que se echen a un lado. Sin mayoría suficiente con la suma de escaños, le dice a Unidas Podemos que no se dan las circunstancias para formar un Gobierno de coalición. A pesar de ello confía en que, como dicen desde este grupo, lo importante sea el contenido programático de un eventual acuerdo “y estoy convencido de que llegaremos a un entendimiento”.

Rafael SimancasFotos: A. PUYOL

“Espero que nadie esté apostando por la repetición
de las elecciones”
“Pedimos a la derecha que
deje a un lado el discurso
de la infamia hacia el PSOE”
“Aspiramos a obtener los respaldos necesarios con los que gobernar hasta el último día”

A  falta de concretar la fecha, usted decía hace unos días que en la primera quincena de julio podría celebrarse el primer pleno de investidura. De aquí a entonces, ¿confían en que el resto de grupos parlamentarios muevan ficha a favor de la que llama “única investidura posible”?

Es responsabilidad de todos los grupos parlamentarios posibilitar la formación pronta de un Gobierno viable y estable en este país. Los ciudadanos han votado con claridad un Ejecutivo socialista, Pedro Sánchez ha aceptado el encargo del rey, el PSOE ha entablado conversaciones con hasta diez fuerzas políticas en el Parlamento y ahora corresponde a los demás adoptar sus propias decisiones. Apoyando la investidura de Pedro Sánchez, buscando alternativas que nosotros entendemos que no existen o haciéndose a un lado sin obstaculizar.

¿Van a convencer a Pablo Iglesias de que no hay sitio para Unidas Podemos en el Consejo de Ministros?

Nosotros hemos escuchado con mucha atención al grupo de Unidas Podemos y hemos entendido que la prioridad está en los contenidos programáticos. Si eso es lo más importante para ellos, coincidimos. Hemos trabajado juntos el último año de manera satisfactoria y ahora les hemos ofrecido un acuerdo programático para seguir avanzando en materia de derechos y libertades, un acuerdo legislativo que se traduzca en progreso y bienestar para las mayorías sociales, y un acuerdo institucional para que Unidas Podemos colabore en llevar todo esto a la práctica.

¿Y Pedro Sánchez? ¿Cree que acabaría haciendo sitio a la formación morada en su Ejecutivo para evitar una nueva convocatoria electoral?

Unas nuevas elecciones no las quiere nadie. Se ha hablado mucho de las palabras de hace unas semanas de José Luis Ábalos mencionando esa posibilidad, pero se limitó a recordar lo que establece la Constitución y desde luego ese no es el escenario por el que apostamos nosotros, ni muchísimo menos. Un Gobierno de coalición se produce allí donde las fuerzas políticas coaligadas suman una mayoría parlamentaria suficiente y éste no es el caso. Por eso el presidente Sánchez habla de un Gobierno abierto, inclusivo y plural con referentes sociales importantes que nos ayuden a completar mayorías en el Parlamento. Pero insisto. Unidas Podemos dice que lo más importante es el contenido del acuerdo y, si esa es su prioridad, también es la nuestra y estoy convencido de que llegaremos a un entendimiento.

¿Quién perdería más con unas nuevas elecciones? ¿El PSOE o Unidas Podemos?

Perdería la sociedad española. El país tiene problemas importantes por atender y no nos podemos permitir seguir demasiado tiempo con un Gobierno en funciones que no puede traer proyectos legislativos al Congreso para atender unos retos que son urgentes. Por eso estamos apelando a la responsabilidad de todos los grupos. Estamos trabajando con Unidas Podemos en ese Gobierno de cooperación, pero hacemos también un llamamiento al resto de los grupos parlamentarios, especialmente a los que han tenido mayor respaldo electoral. PP y Ciudadanos tienen el derecho de no apoyar la investidura de Pedro Sánchez, pero si no son capaces de sumar una mayoría alternativa, al menos debieran echarse a un lado. La otra opción es mantener al país en una situación de ingobernabilidad. ¿Durante cuánto tiempo? ¿O quieren unas nuevas elecciones? Confío en que estén siendo sinceros cuando dicen que no y tendrían que colaborar en la formación del único Gobierno viable que han votado los españoles.

¿Cree que Pablo Iglesias ya está preparando el relato para un escenario electoral? Insiste en decir que confía en que Sánchez no le va a engañar. ¿Le ha prometido algo?

Nosotros confiamos en la honestidad de planteamientos de Unidas Podemos. Hay coincidencia en objetivos, hay coincidencia programática muy relevante y la experiencia en la colaboración en muy pocos meses ha sido muy importante. Estoy convencido de que vamos a seguir haciendo juntos muchas cosas a plena satisfacción de la mayoría social que comparte valores de progreso en España.

Rafael SimancasConocidas las posturas de los grupos parece que el acuerdo más probable necesitaría votos de ERC o Bildu. El portavoz de Esquerra, Gabriel Rufián, dice que mantiene contactos con ustedes y, aunque no quieren unas segundas elecciones, asegura que no le van a dar un cheque en blanco. ¿Qué estaría dispuesto el PSOE a conceder a los independentistas catalanes?

Nosotros estamos pidiendo a todos los grupos parlamentarios lo mismo: que respalden la investidura de Pedro Sánchez porque confían en su agenda de avances sociales o que se hagan a un lado sin obstaculizar a través de una abstención. Es lo que le hemos pedido a ERC, pero es lo mismo que le estamos pidiendo al PP y a Cs. Con más énfasis a los grupos que tienen más diputados.

Si no lo consiguen con PP, Cs y ERC, les queda Bildu. ¿Creen que se darían por satisfechos con el pacto con Geroa Bai que les da entrada a la Mesa del Parlamento navarro?

Nosotros no vinculamos los escenarios políticos regionales con el escenario político español. Esos cambalaches no forman parte de nuestra estrategia. El Partido Socialista en Navarra tiene la posibilidad de sumar hasta 23 escaños, tres más de los que tiene la coalición de la derecha. Por lo tanto, nuestra compañera María Chivite tiene toda la legitimidad para intentar ser la presidenta de Navarra. No vamos a vincular la situación política en la Comunidad Foral con la del Congreso de los Diputados.

El portavoz económico de Ciudadanos, Toni Roldán, ha dejado su escaño y el partido por su giro a la derecha. ¿Le sorprende esta fractura interna?

No, no me sorprende la actitud de Toni Roldán. Me sorprende la actitud de los que se quedan. Como ha dicho bien el señor Roldán, no se puede ser liberal y regenerador en la política española y estar a la vez suscribiendo pactos con la ultraderecha heredera del franquismo y sosteniendo gobiernos, como en Madrid o en Murcia, que han sido cómplices de comportamientos corruptos.

Roldán ha dicho que él no ha cambiado, que ha sido Cs el que ha cambiado. ¿Está de acuerdo?

El partido de Rivera y Arrimadas se presentó ante la sociedad española como el representante de una corriente liberal que en el conjunto de Europa se significaba por establecer cordones sanitarios ante la ultraderecha. Aquí Cs está abriendo la puerta a la legitimación de Vox en las instituciones españolas, a la influencia de un partido que destila odio hacia las feministas, los homosexuales o los magrebíes. Un partido que se presentó en su momento como exponente del liberalismo europeo y regenerador de la democracia no puede tener esas complicidades.

Son muchas las presiones extraparlamentarias sobre Cs para que levante el veto al PSOE pero el partido naranja ahora habla de 100 pactos de la infamia de Sánchez. ¿Les queda algún resquicio confiar en una abstención?

A nosotros sólo nos cabe llamar a su responsabilidad. Porque, ¿cuál es su planteamiento? ¿Qué ofrece a los españoles a través de sus 57 diputados? Estamos esperando, porque hasta ahora no está nada claro.

¿Teme que ese planteamiento, como lo definió Manuel Valls en Barcelona, sea “cuanto peor, mejor”?

La de Barcelona es una de las muchas contradicciones del señor Rivera que sólo es coherente en un propósito; alcanzar el poder a cualquier precio. Aunque tal precio sea la incoherencia ideológica constante.

Le piden a los populares que permitan la formación de un Gobierno socialista pero lo que hace es empujar a Ciudadanos para que sean ellos los que se abstengan. ¿Comprende que se desentiendan cuando el PSOE, después de su más grave crisis interna, permitió que Mariano Rajoy fuera investido en 2016? ¿El PP está en deuda con el Partido Socialista?

El PP tiene que actuar en función de su responsabilidad como partido con importante representación parlamentaria. Este país necesita un Gobierno y necesita una oposición. El escenario actual es distinto al de 2016. Entonces, sí había alternativas. Eran difíciles pero las había. Estábamos abocados a la posible investidura del presidente de un partido que ya estaba procesado por corrupción y a pesar de ello todos sabemos qué se vivió en aquel momento. Nosotros nos circunscribimos al escenario actual, no hay alternativa posible al Gobierno de Pedro Sánchez y le pedimos al PP y a Cs que no bloqueen su investidura.

Rafael Simancas

PP y Cs, sin embargo, están elevando el tono de la crítica a niveles de campaña. ¿Les ve en modo electoral?

Espero que no. Espero que nadie esté apostando por la repetición de las elecciones. Nos preocupan algunas de sus expresiones que nos parecen indignas. El señor Esparza, representante de la derecha en Navarra coaligado con el PP y Cs, habla de traición a los muertos. Debiera mostrar más respeto hacia un partido que ha enterrado a demasiados de sus miembros en defensa de la democracia y de las libertades de todos, también de la suya. El PSOE estaba en el Gobierno cuando el conjunto de la sociedad española derrotó a ETA. Les pedimos que dejen a un lado el discurso de la infamia hacia el Partido Socialista. No les ha servido para obtener un buen resultado electoral y nada hace pensar que eso cambie en el futuro.

El portavoz de Vox en Andalucía ha criticado la sentencia del Supremo contra La Manada y el de Murcia ha insultado gravemente a la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado. ¿Qué legislatura cree que les espera tras la irrupción del partido de Santiago Abascal en las instituciones y, particularmente, en el Congreso?

Desde luego no espero gran cosa de Vox, salvo que sean coherentes consigo mismos. Pero esperamos mucho de los demás, de una mayoría de progreso que saque adelante una agenda de reformas interesantes para el país en cinco ámbitos: la lucha contra las desigualdades, la modernización de nuestra economía para propiciar un crecimiento sólido y justo, la transición ecológica, un programa de reformas para favorecer la federalización eficiente de nuestras administraciones y el reforzamiento de las posiciones españolas en una UE que tiene que caminar con paso firme hacia los Estados Unidos de Europa. Creemos que se puede configurar una mayoría sólida, estable, coherente y leal para sacar adelante estos objetivos, más allá de lo que plantee Vox.

Hasta ahora hemos hablando de la investidura. ¿Con quiénes esperan hacer posible el desarrollo de esos cinco ejes durante cuatro años de legislatura?

Con todos los que tengan la sensibilidad, la inteligencia y la responsabilidad de atender antes a los desafíos del país que a sus propias estrategias partidistas. Nosotros creemos que un nuevo Estatuto de los Trabajadores que aporte estabilidad a los empleos, salarios dignos y derechos laborales recuperados es un objetivo de país, no sólo del PSOE. Que una agenda que posibilite la transición ecológica o la digitalización de nuestra economía es un propósito colectivo de interés común. Aspiramos a que cada una de estas reformas obtenga una mayoría muy sólida en el Congreso de los Diputados porque serán buenas leyes para el conjunto del país.

¿Apuesta usted por que Pedro Sánchez pueda completar cuatro años de legislatura?

Claro que sí. El grupo socialista duplica prácticamente al segundo grupo en la Cámara. Las mayorías están claramente establecidas por la ciudadanía. Los españoles han votado algunos hasta en cinco urnas con cuatro semanas de diferencia y el vaticinio ha sido absolutamente claro: el PSOE ganó las generales, las europeas, las municipales y en diez de las doce elecciones autonómicas que se convocaron. Es tan evidente el vaticinio popular que el liderazgo de las reformas que necesita el país corresponde indudablemente al Partido Socialista y a Pedro Sánchez. Esto ha de ser así durante los cuatro próximos años porque esas son las reglas del juego. Aspiramos a llevar una iniciativa lo suficientemente interesante como para obtener los respaldos necesarios con los que gobernar hasta el último día. Vuelvo a decir, empecemos ya. El que quiera arrimar el hombro, bienvenido. Y el que no, que no entorpezca. Lo pedimos por el país, que necesita un Gobierno con plena funcionalidad cuanto antes.

Más a corto plazo, ¿cree que habrá nuevos Presupuestos o se volverán a prorrogar los últimos de Rajoy?

Si el Gobierno se forma pronto tendrá plenas facultades para presentar ante la Cámara su proyecto de Presupuestos para este año, indudablemente.