Sin Maldad / José García Abad Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1294. 17 de mayo de 2019

- - --

 

Sin Maldad / José García Abad

Villar Mir, corrupción sistemática

 

EUROPA PRESS

32 años después de que en 1987 comprara la Inmobiliaria Espacio y Obrascon por una peseta y 41 desde que abandonara su cargo de ministro de Hacienda y vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos, en el gabinete de Carlos Arias Navarro,  Juan Miguel Villar Mir, con 87 años sobre su espalda, estudiante del Colegio de El Pilar, catedrático de Ingeniería de Caminos y abogado, marqués de Villar Mir, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas entre otras distinciones, presente con su empresa familiar en 32 países, se encuentra en la picota como muestra del capitalismo golfo.

Su carrera política fue breve. El cargo de vicepresidente en el primer gobierno tras la muerte de Franco sólo le duró seis meses, del 12 de  diciembre de 1975 al 5 de julio de 1976, pero su carrera empresarial fue fulgurante. Compró Obrascón, la “O” de OHL, el nombre actual de su empresa de construcción  a Altos Hornos en 1987 por una peseta, completada con la adquisición de Huarte y  Lain, la “H” y la “L” que completan sus actuales siglas.

Treinta años después de su brillante operación financiera le llueven los escándalos, lo que probablemente fue la primera causa de que cediera a finales de 2017 la presidencia de la compañía a su hijo Juan Villar Mir de Fuentes, reteniendo él la dirección del holding que incluye a OHL.

Las investigaciones  policiales y judiciales sobre OHL, la empresa familiar de Villar Mir, han dado un paso cualitativo al señalar la Audiencia Nacional su hipótesis de que los casos de sobornos para conseguir obras no son sucesos aislados, sino operaciones sistemáticas con el maletín en ristre. Pintan así a OHL como una organización delictiva que utilizaba la compra de funcionarios de las distintas administraciones públicas como parte de una estrategia establecida al efecto.

32 años después de que en 1987 comprara la Inmobiliaria Espacio y  Obrascon por una peseta y 41 desde que abandonara su cargo de ministro de Hacienda y vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos, en el gabinete de Carlos Arias Navarro,  Juan Miguel Villar Mir, con 87 años sobre su espalda, estudiante del Colegio de El Pilar, catedrático de Ingeniería de Caminos y abogado, marqués de Villar Mir, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, entre otras distinciones, presente con su empresa familiar en 32 países, se encuentra en la picota como muestra del capitalismo golfo.

Su carrera política fue breve. El cargo de vicepresidente en el primer gobierno tras la muerte de Franco sólo le duró seis meses, del 12 de  diciembre de 1975 al 5 de julio de 1976, pero su carrera empresarial fue fulgurante. Compró Obrascon, la “O” de OHL, el nombre actual de su empresa de construcción, a Altos Hornos en 1987 por una peseta, completada con la adquisición de Huarte y  Lain, la “H” y la “L” que completan sus actuales siglas.

20 años después controla, auxiliado por la familia, más del 60 por ciento de una empresa de construcción e infraestructuras con una facturación próxima a los 5.000 millones de euros y una plantilla de 30.000 empleados.

Le llueven los escándalos

Treinta años después de su brillante operación financiera le llueven los escándalos, lo que probablemente fue la primera causa de que cediera a finales de 2017 la presidencia de la compañía a su hijo Juan Villar-Mir de Fuentes, reteniendo él la dirección del ‘holding’ que incluye a OHL. Más que el hecho de haber cumplido 86 años, a pesar de su alto guarismo se mantenía con fuerzas. Era a este respecto como Emilio Botín, que aseguraba que moriría en el banco. Villar Mir nunca ha dejado el mando efectivo de la compañía que creó.

Pero le han golpeado las acusaciones de corrupción en México, la rescisión de contratos en Oriente Medio, la salida del Ibex-35 y sobre todo la persecución por la Justicia, que no sufre injustamente en términos evangélicos, sino por su aportación a las finanzas del Partido Popular para conseguir la concesión de obras.

El hombre que ha creado un imperio con presencia en medio mundo sufre ahora una corona de espinas. Vive todo un drama familiar que se refleja dramáticamente en los titulares de prensa que informan de las sospechas del juez Velasco de la implicación del patriarca en la ‘Operación Lezo’ después de que tanto el exministro Zaplana como el constructor aparecieran vinculados a los chanchullos de quien fuera presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. 24 horas después de que se activara el operativo, la Guardia Civil registraba la sede de la compañía.


López Madrid, el yernísimo

Un episodio significativo fue la detención por orden del juez Velasco de su yerno, Francisco Javier López Madrid, consejero de OHL,  por la supuesta transferencia a Ignacio González, a la sazón presidente de la Comunidad de Madrid, de 1,4 millones de euros, desde un banco suizo, por la contrata que OHL obtuvo del fallido proyecto de unión ferroviaria entre los municipios madrileños de Móstoles y Navalcarnero. Fue también investigado en el Juzgado Central de Instrucción 6 en el caso de las obras del Metro de Madrid.

Es López Madrid otro personaje de turbia trayectoria, un empresario que tiene perfecto derecho, como su suegro, a ser incluido en el grupo de los caras del capitalismo español. Investigado por acoso sexual, amenazas, coacciones y agresiones a una dermatóloga en una causa que fue sobreseída y abierta de nuevo posteriormente, estuvo implicado en varios escándalos como el de las tarjetas ‘black’ de Caja Madrid. El yernísimo había recibido de la caja 344 millones de euros a interés cero para su suegro. 

Miembro de la directiva de la Fundación Príncipe de Asturias, compañero del Colegio “Los Rosales” e íntimo amigo del rey Felipe y amigo de la reina Letizia, a quien ésta designaba “compi yogui” . "Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, ‘merde", escribía la reina Letizia a López Madrid poco después de conocerse sus gastos con la tarjeta 'black', según una exclusiva de ‘Diario.es’. que reproducía los mensajes capturados por la Guardia Civil. Una semana después el Rey rompía relaciones con su amigo.

López Madrid dimitió del Consejo de OHL un día antes de la celebración de la Junta de Accionistas celebrada en mayo de 2017. Sin embargo, el patriarca mantiene a su yerno –se casó con Silvia Villar Mir, su única hija– como consejero delegado del Grupo Villar Mir, la matriz del holding familiar y como presidente ejecutivo de Ferroglobe.


Combina con soltura el peloteo y el maletín

En el gremio de las grandes empresas de la construcción e infraestructuras que integran el ‘lobby’ SEOPAN nadie puede tirar la primera piedra sobre la utilización del maletín como vía de acceso a las contratas de obras públicas.
Villar Mir, que se ha ganado el título de pelota mayor del Reino, es un maestro en el arte de la seducción. En un viaje a Argentina, donde este personaje tiene intereses, acudió a una recepción de la presidenta Kirchner. “Cristina, le dijo arrobado, eres la mejor presidenta que ha tenido y puede tener la gran Argentina”. Y después de hacerle una “previa” de una hora le formuló, humildemente, una observación: “Por cierto, presidenta, cada día hay más coches en las autopistas y los peajes siguen siendo los mismos. ¿No cree que podríamos hacer algo?”. Por supuesto, Villar Mir había atribuido sucesivamente la categoría de mejor presidente del Gobierno de España a José María Aznar, a José Luis Rodríguez Zapatero y a Mariano Rajoy.

En una de las reuniones de la junta directiva de SEOPAN sus compañeros le hicieron algunos comentarios jocosos sobre su propensión al halago desmesurado. Villar Mir les dejó planchados cuando les dijo muy serio: “Os estáis equivocando, un halago siempre es bien recibido”. Pero Villar Mir, muy criticado por el dinero entregado a Luis Bárcenas, 530.000 euros, para la financiación ilegal del Partido Popular, y por alguna de sus aventuras empresariales, como la de Brasil, nunca ha sido el capo del sector.

Un directivo bancario dotado de fino sentido del humor me confesaba: “La verdad, Pepe, Juan Miguel te hace unos elogios tan desmesurados que no te los tragas. Pero los paladeas”.

No consiguió, sin embargo, seducir a los promotores del Consejo Empresarial de la Competitividad (la CEC, felizmente disuelta), que le puso ‘bola negra’ que le impidió incorporarse al deseado club de los grandes magnates.
Su pequeño poder, por llamarlo de alguna forma, estuvo cimentado en sus pagos al rey Juan Carlos, quien le correspondió con el marquesado que lleva su nombre por "la destacada y dilatada trayectoria de don Juan Miguel Villar Mir al servicio de España y de la Corona”.

El hombre que ha creado un imperio con presencia en medio mundo sufre ahora una corona de espinas. El juez Velasco investiga la implicación de su empresa en sobornos a Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, tras el registro de la sede de OHL. Los jueces brasileños investigan supuestos sobornos de su empresa. Se recuerdan los 530.000 euros entregados por Villar Mir a Luis Bárcenas para la financiación ilegal del Partido Popular.

 

Firma

Lleva ejerciendo la profesión de periodista desde hace más de medio siglo. Ha trabajado en prensa, radio y televisión y ha sido presidente de la Asociación de Periodistas Económicos por tres periodos. Es fundador y presidente del Grupo Nuevo Lunes, que edita los semanarios El Nuevo Lunes, de economía y negocios y El Siglo, de información general. 

-

-

-