Los Dossieres 1294 Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1294  17 de mayo   de 2019

- - --

Los Dossieres/ E.S.

Informe Movimiento Europeo: derechos fundamentales, Estado del Bienestar, convergencia económica, seguridad exterior…

26-M: un proyecto para Europa

Europa afronta los comicios más importante de la historia. El auge de los partidos antieuropeos, la creciente desigualdad y la presión migratoria en el Mediterráneo, colocan a la UE ante una encrucijada en la que el Parlamento Europeo que salga de las urnas el próximo 26 de mayo debe marcar el camino a seguir. Ante este escenario, el Consejo Federal Español del Movimiento Europeo ha publicado ‘Propuestas del CFEME para la IX legislatura del Parlamento Europeo’, un sólido documento que ‘El Siglo’ reproduce a continuación.


El CFEME es una organización de la sociedad civil creada hace setenta años en París por las fuerzas democráticas en el exilio.

El Consejo Federal Español del Movimiento Europeo (CFEME) es una organización de la sociedad civil, creada hace setenta años en París por las fuerzas democráticas en el exilio con la finalidad de contribuir a la integración europea de España. Su objetivo es “contribuir en la creación de una Europa unida y federal, fundada en los principios de la paz, la democracia, la libertad, la solidaridad y el respeto de los derechos humanos básicos. Hoy es una de las 39 secciones que conforman el Movimiento Europeo Internacional, y el CFEME está formado por 14 Consejos Autonómicos, trabajando cada uno de ellos por propiciar el desarrollo de una identidad europea. Su objetivo era “contribuir a la creación de una Europa unida y federal, fundada en los principios de la paz, la democracia, la libertad, la solidaridad y el respeto de los derechos humanos básicos” la Unión Europea como una comunidad democrática de valores. Teniendo en cuenta la relevante historia de nuestro Movimiento y el papel central que ha jugado en la construcción europea y en la consecución de la democracia en España, la Comisión Ejecutiva del CFEME ha entendido que, el actual momento que vivimos en Europa, nos exigía pronunciarnos y aportar públicamente, a partir de nuestra concepción sobre la UE en que estamos, una valoración de la VIII legislatura. Con objeto de realizar, posteriormente, una serie de propuestas de cara a la próxima legislatura. Para ello, estamos iniciando esta reflexión colectiva a través de este trabajo.

Desarrollo y fortalecimiento del funcionamiento democrático de la Unión Europea:

Continuar con la práctica de la nominación de candidatos a Presidente de la Comisión por los partidos políticos europeos como vía para continuar con la parlamentarización de la UE.

Reducir la composición de la Comisión según lo dispuesto por el Tratado, de acuerdo con un turno rotatorio equitativo, que tenga en cuenta factores geográficos y demográficos, utilizando el nombramiento de Directores Generales como vía para compensar a los Estados que no tengan un comisario de su nacionalidad.
Reforzar la transparencia del ejercicio del poder europeo a través de una mejor regulación de los grupos de interés.

Revisar la Iniciativa Ciudadana Europea, con el objeto de que sea una vía al alcance de los ciudadanos para transmitir su impulso político a la UE, priorizando en relación a las firmas la condición de ciudadanos europeos sobre la de la nacionalidad.

Crear una circunscripción transnacional para las elecciones al Parlamento Europeo, con el objeto de reforzar el establecimiento de un espacio público europeo.

Profundizar en la utilización de los distintos instrumentos de los Tratados para proteger la salud democrática de los Estados miembros, explorando tanto todas las posibilidades que ofrece el artículo 7, como la supervisión de la Comisión del cumplimiento de las obligaciones de los Tratados. Dentro de los instrumentos de presión puede considerarse la posibilidad de condicionar la recepción de fondos europeos.

Desarrollar la gobernanza multinivel de la UE a través de la participación de los entes regionales y locales en la formulación de las estrategias de la Unión y reforzando la aplicación del principio de subsidiariedad.

Desarrollo de los derechos fundamentales y de la ciudadanía europea:

Reforzar la estrategia de igualdad de género de la UE de manera que se pueda contribuir decisivamente a que todas las mujeres europeas disfruten de sus derechos plenamente en todos los Estados de la UE, aplicando la discriminación positiva en casos de notoria desigualdad.

Elaborar una estrategia de igualdad de derechos teniendo en cuenta al colectivo LGTBI+.

Crear una Ventanilla Única Europea para facilitar el ejercicio de los derechos de ciudadanía europea, especialmente de libre circulación.

Analizar y estudiar medidas de visibilización ante los ciudadanos europeo de la realidad de la UE, por ejemplo una campaña especial sobre los derechos ciudadanos con objeto del 9 de mayo.

Explorar la posibilidad de formular un Currículo Común Europeo en ciertas asignaturas como Geografía, Historia, Literatura, Artes… que promueva a través de unos contenidos comunes el conocimiento de los valores europeos y la conciencia de una ciudadanía europea y de la europeidad. Eliminarlas llamadas internacionales entre países de la Unión Europea.

Uno de los pilares de este documento son las políticas para la juventud. /EP

Consolidación y desarrollo de la Unión Social, como instrumento para recuperar la sociedad del bienestar:

Continuar con el desarrollo normativo del Pilar Europeo de Derechos Sociales y plantear en el marco de la próxima reforma de los Tratados un incremento de las competencias sociales de la UE, con el objetivo de que la UE pueda desarrollar plenamente un modelo de Economía Social de Mercado, inclusiva e igualatoria respecto a condiciones de partida para todos los ciudadanos y ciudadanas de la Unión, que tenga en cuenta las diferencias locales a través de la subsidiariedad.

Ir definiendo los componentes de un nuevo Contrato Social para Europa, a través del cual se vayan paliando los efectos negativos de la globalización y la desigualdad.

Crear la figura del Ministro Europeo de Asuntos Sociales, que a semejanza del Alto Representante de Política Exterior y Seguridad, contribuya al desarrollo paralelo del modelo social tanto en el marco europeo como nacional.
En el marco de la gobernanza económica, reforzar el protagonismo de los indicadores sociales de manera que se persiga de manera equilibrada la sostenibilidad de las finanzas públicas y la inversión social.

Desarrollar instrumentos financieros europeos, como un Seguro de Desempleo europeo, que permita apoyar a los Estados que enfrenten situaciones de paro extremas.

Explorar y debatir la conveniencia de un salario mínimo europeo.

Prioridad a la convergencia económica y social y al impulso de la competitividad y sostenibilidad de la economía europea:

Incrementar los fondos del presupuesto comunitario en el próximo Marco Financiero Plurianual con la finalidad de reforzar la capacidad de apoyo de los esfuerzos nacionales en inversión y creación de empleo.

Dar prioridad a la inversión y apoyo a la formación para apoyar la digitalización de la economía europea.

Formular un plan a largo plazo para garantizar la sostenibilidad de la economía europea.

Crear un plan contracíclico con la finalidad de prevenir futuras crisis económicas. Profundizar el Mercado Único, adaptándolo a las nuevas tecnologías, y eliminando las barreras regulatorias, fiscales y logísticas que aún dificultan la integración total.

Antonio Tajani es el presidente del parlamento Europeo. /EP

Hacia una mayor visualización de la UE como actor exterior político global:

Cambiar formalmente el rango del cargo del Alto/-a Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad a un Ministro de Asuntos Exteriores, Seguridad y Defensa de la Unión con el objetivo de visibilizar la acción exterior común.

Demandar una mayor voluntad política por parte de los Estados miembros para consensuar y defender una posición política común ante los acontecimientos de la realidad internacional.

Hacer pleno uso de las posibilidades que hoy ofrece el Tratado de tomar decisiones por mayoría cualificada como es en el desarrollo y aplicación de las líneas estratégicas de política exterior.

Aplicar la pasarela para pasar a decidir por mayoría cualificada las decisiones relativas a las sanciones, los derechos humanos y el establecimiento de misiones civiles de la PCSD.

Dotar los instrumentos financieros de acción exterior a fin de que la UE sea un actor creíble que cuente con instrumentos para alcanzar sus objetivos.

Plantear la inclusión de la Agencia Espacial Europea en el marco institucional de la UE, respetando las relaciones y acuerdos existentes con terceros Estados socios de la Unión.

Reforzamiento del actor normativo europeo:

Continuar con la defensa de un orden internacional multilateral y regulado, protegiendo las instituciones y Tratados internacionales frente a la acción destructiva de la actual Administración Trump y de otros actores internacionales.

En el marco del comercio, mantener la defensa firme y decidida del libre comercio y del sistema multilateral de comercio, especialmente de la OMC, intentando promover su reforma en aquellos ámbitos que sea posible.

En el caso de que no sea posible proseguir los esfuerzos de regulación internacional en el marco de las instituciones existentes, proseguir con los esfuerzos plurilaterales de regulación, como se ha hecho en el caso del TISA

Continuar impulsando de forma decidida, con el resto de instrumentos de acción exterior, la implementación, el respeto y eficacia del Acuerdo de París sobre cambio climático, prestando mayor atención a los Estados más contaminantes que hayan ratificado el acuerdo.

Reforzar en los acuerdos bilaterales que firme la Unión las cláusulas relativas a los estándares normativos europeos relativos a derechos humanos, derechos sociales, medioambientales, de protección de la salud pública y de los consumidores a fin de que sean asumidos progresivamente por terceros.

Abogar por la activación de los mecanismos de sanción de las cláusulas, cuando se constate una flagrante violación, de conformidad con el principio de pragmatismo de la actual Estrategia Europea de Seguridad. En las plausibles negociaciones futuras sobre la asociación con el Reino Unido, hacer una defensa férrea de nuestros estándares para evitar la tentación de la desregulación.

El polaco Donald Tusk preside el Consejo Europeo. /EP

Continuación con la Unión Europea de la Seguridad y Defensa:

Cumplir con los compromisos adquiridos y proyectos firmados en la relevante profundización de la defensa, especialmente en el caso del gasto, con el objetivo de demostrar la voluntad real de los Estados de alcanzar la autonomía estratégica, especialmente a través del “Semestre de la Defensa”.

Continuar con la evaluación de las capacidades europeas a fin de identificar nuevos proyectos conjuntos que permitan ir reduciendo las vulnerabilidades de la Unión.

Seguir desarrollando e impulsando la cooperación operativa con la OTAN como vía para crear sinergias en asuntos de interés común.

Desarrollar normativamente la aplicación de la cláusula de asistencia mutua o alianza defensiva contenida en el artículo 42.7 del TUE.

Utilizar en las operaciones de la UE las capacidades multinacionales que están generando los Estados miembros, especialmente los battle-groups.

Consolidación de la arquitectura de la Unión Económica y Monetaria:

Finalizar la Unión Bancaria, con un Esquema Común de Garantía de Depósitos y completar la Unión del Mercado de Capitales. Garantía de Depósitos y completar la Unión del Mercado de Capitales.

Incluir en el presupuesto comunitario una línea propia para la Eurozona, con las funciones de apoyar las reformas de los Estados euro, de estabilizar las economías en riesgo y de sostener las reformas de los Estados que estén en proceso de adhesión al euro.

Continuar con la transformación del MEDE hacia un Fondo Monetario Europeo integrándolo en el marco comunitario.

Democratizar la gobernanza económica, dando al Parlamento Europeo poderes en la definición de sus objetivos anuales y en la supervisión de su ejecución.

Priorizar la voz común en la representación exterior del euro.

Crear la figura del Ministro de Economía y Finanzas de la zona Euro, Vicepresidente de la Comisión encargado del Euro y de los Asuntos Económicos y a la vez Presidente del Eurogrupo.

El documento del CFEME persigue la parlamentarización de la UE, en detrimento del Consejo Europeo (en la imagen). /EP

Hacia una política común que gestione de manera ordenada la presión migratoria:

Realizar por parte de la Comisión y del Consejo un estudio sobre las necesidades de inmigración de la Unión y sus posibilidades de acogida e integración en un plazo de 25 años, como base para determinar, junto con el Parlamento Europeo, una estrategia para la política migratoria común que, además, sea debidamente explicada a la ciudadanía europea. Adoptar medidas efectivas de integración local y de sensibilización y educación de la ciudadanía respecto a las cuestiones migratorias y de asilo, desde el enfoque de los derechos humanos, con el objetivo principal de fomentar los valores fundamentales de la UE y de luchar contra la xenofobia y la radicalización.

Desarrollar mecanismos de retorno y de asistencia a los migrantes que deseen regresar a sus países de origen, así como a los refugiados siempre que ya no concurra el riesgo de persecución.

Fomentar la ayuda al desarrollo como política clave para mejorar los medios de vida en sus países de origen y reducir los incentivos para emigrar, incrementando la financiación del Fondo Fiduciario para África y extendiéndolo a otros países de Europa del Este y Oriente Medio también emisores de migración.

Fortalecer la nueva Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas para una mayor efectividad e impacto de sus funciones en la asistencia a los Estados miembros en el control de las fronteras del territorio de la UE.

Instar a instituciones y Estados miembros a construir progresivamente un clima de cooperación y solidaridad, que permita repartir más equilibradamente la carga que soportan algunos Estados miembros, sin esperar a que llegue otra crisis. En el corto plazo, mejorar los mecanismos existentes e ir generando las condiciones que permitan recuperar una idea de solidaridad.

A largo plazo, transferir la responsabilidad de tramitar las solicitudes de asilo a una Agencia central de la UE con delegaciones en todos los Estados miembros. Esto permitiría una armonización completa de los procedimientos y una evaluación consistente de las necesidades de protección. Tal Agencia, que podría ser la propia EASO, también podría ejecutar los programas comunes para el reasentamiento de los refugiados directamente de las regiones en crisis a la UE.

Recuperar los principios e instrumentos básicos del sistema Schengen, reforzándolo en aquellos ámbitos que se considere necesario, para que vuelva a ser creíble.

Ofrecer desde la UE más canales legales, un mayor número de programas de visados de estudiantes o de iniciativas para trabajadores de temporada o para los migrantes circulares como vía para reducir la migración irregular y mejorar la cooperación con los países de origen.

Una estrategia común para los jóvenes:

Ampliar las prestaciones de las ayudas al "Interrail" para fomentar la movilidad de los jóvenes por Europa.

Explorar posibles ayudas permanentes para reducir los costes de viaje entre países europeos para los jóvenes.

Elaborar una Estrategia diferenciada para los jóvenes centrándose en el aspecto del empleo juvenil. Estaría bien contar con una bolsa de trabajo a nivel europeo junto con un asesoramiento constante para obtener todo tipo de información. Se podría explorar la forma de crear una nueva Agencia Europea Para los Jóvenes que asuma la gestión de todas las políticas que hacen referencia al colectivo de jóvenes.

 

 

Noticias relacionadas:

26-M: candidatos para Europa

-

-

-