Entrevista / José Luis Ábalos Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1290. 18  de abril   de 2019

- - --

ENTREVISTAS 28- A / Manuel Capilla

José Luis Ábalos, ministro de Fomento

“El PSOE plantea la confianza que este país necesita”

“Comparecemos con la conciencia tranquila, tras haber hecho un intenso trabajo en beneficio de la justicia y de la cohesión social”. José Luis Ábalos saca pecho por la gestión del Gobierno socialista durante los diez últimos meses y subraya que “damos un mensaje de certidumbre a este país, que lo necesita”. El también secretario de Organización del PSOE y máximo responsable de la campaña socialista deja claro que su receta para la desactivación del conflicto catalán pasa por un diálogo “en base a la profundización del autogobierno”, siempre “dentro de un marco general de seguir apostando por la descentralización en el conjunto de España”.


F. MORENO

“Todos los decretos de este Gobierno lo han sido por su urgencia social”   “Aspiramos a un Gobierno como el que tenemos ahora, monocolor”

En las elecciones andaluzas, los sondeos predecían una victoria socialista y las urnas dejaron a Susana Díaz sin la presidencia de la Junta. ¿Se cree las encuestas?
Hay que ganar en las urnas, no en las encuestas. Pero si hay un dato claro, es que la primera opción política es el Partido Socialista. La segunda fuerza está a mucha diferencia, eso es obvio. Por tanto, la opción de gobierno que plantea las certidumbres que este país necesita pasa por el Partido Socialista. 

El CIS señala que hay todavía un gran porcentaje de indecisos. ¿Con qué argumentos piensa convencerlos el PSOE?
Hay dos opciones, dos alternativas. Una, es la continuidad de este gobierno, con un mayor apoyo parlamentario, para poder superar el obstruccionismo que ha ejercido la derecha. La otra, es una coalición de las tres derechas. ¿Qué es lo que estamos viendo en la campaña? Nosotros estamos planteando un programa de gobierno, con unos antecedentes claros en estos diez meses y con unas propuestas de futuro; muchas de las cuales no pudimos desarrollar por la obstrucción que hemos tenido. Frente a ello, los mensajes que está lanzando la derecha excluyen a gran parte de la sociedad.

¿Cómo valora las críticas que han recibido por haber legislado por decreto estas últimas semanas?
El Real Decreto se justifica por las razones de urgencia y excepcionalidad. Todas las demandas que atienden a necesidades sociales son claramente urgentes. Otorgar ayudas a los mayores de 52 años es urgente. No lo será para quien no viva esa situación. Todos los Reales Decretos que ha dictado este gobierno lo han sido en función de su urgencia social y para salvar el obstruccionismo que ha ejercido la Mesa del Congreso. Con su mayoría en ella, PP y Ciudadanos han hecho inviable cualquier iniciativa que presentara el Gobierno. La Ley de Eutanasia ha sido boicoteada. También la Ley de Cuidados Paliativos. El Real Decreto ha permitido al Gobierno poder ejercer su iniciativa y obligar al Congreso al debate. Pero, en todo caso, los decretos han sido aprobados por la mayoría parlamentaria. Quiere esto decir que la Mesa ha estado bloqueando la capacidad de la mayoría parlamentaria para sacar iniciativas.   

¿Sigue prefiriendo entenderse con Ciudadanos a reeditar la mayoría de la moción de censura?
Es que yo no prefería nada de eso. A mí se me preguntó si, en el caso de una investidura, prefería el apoyo de los independentistas o de Ciudadanos. No se me dio más opción… Para apoyos en una investidura, obviamente prefiero a quien no cuestione el modelo constitucional. Sin dar pie a interpretaciones de supuestos pactos, como ha hecho la propaganda de la derecha todo este tiempo. Si con 84 diputados hemos sido capaces de llevar adelante una agenda del cambio, de reparar injusticias sociales y de llevar adelante medidas a favor de la justicia y de la cohesión social, cómo no vamos a ser capaces con muchos más diputados. Eso es a lo que aspiramos, a tener una mayoría superior a la actual, que nos permita no estar condicionados. En los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero no tuvimos mayoría absoluta, pero fuimos capaces de llegar a acuerdos para sacar adelante nuestro programa. Aspiramos a un gobierno como el que tenemos ahora, monocolor, con participación independiente, abierto y con autonomía para llevar adelante ese proyecto. Es la derecha la que está pensando en coaliciones.

Por eso le iba a preguntar, porque Pablo Iglesias insiste mucho en la necesidad de que Unidas Podemos entre en el Gobierno. ¿Contemplan esa posibilidad?
Aspiramos, como digo, un gobierno socialista. Claramente reconocible como tal. Pero, al mismo tiempo, y en colaboración con el resto de fuerzas progresistas, aspiramos a desarrollar la agenda del cambio que hemos iniciado desde el Gobierno. Y en eso, Podemos ha tenido un papel importante. 

Visto lo visto, ¿son socios fiables los partidos independentistas catalanes a la hora de formar gobierno?
Es que no eran socios. Da igual que sean fiables o no, porque no eran socios. Ellos votaron una moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy. Lo que pasa es que la moción lleva implícita, por nuestro ordenamiento constitucional, un gobierno. Pero realmente, cuando ellos tuvieron la oportunidad de votar un gobierno de Pedro Sánchez, votaron en contra. Nosotros instamos a las fuerzas independentistas a que sean pragmáticas y a que asuman que su visión es imposible. A nadie le vamos a pedir que abandone sus ideas, pero sí que retomen el camino del  diálogo, del entendimiento y del sometimiento a la ley, dentro del marco constitucional. Y que prioricen las necesidades de los catalanes y catalanas, que en su mayoría no son independentistas, pero sí sufren las consecuencias de un proceso que no tiene hoja de ruta.

¿Qué fruto le gustaría que diera el diálogo con la Generalitat? ¿Una reforma del Estatut? ¿En qué sentido?
El marco tiene que ser el autogobierno, que es lo que permite la Constitución. En base a la profundización del autogobierno estamos dispuestos a dialogar, dentro de un marco general de seguir apostando por la descentralización en el conjunto de España. Una cosa muy distinta a la que está planteando la derecha: una cierta recentralización; cuando no la excepcionalidad del propio autogobierno. Apostamos por una fórmula de diálogo en torno al autogobierno.

¿El indulto a los líderes políticos catalanes procesados por el 1-O facilitaría ese diálogo?
Nosotros no queremos hablar de indultos. Pero no por eludir la cuestión, sino porque para hablar de indultos tiene que haber penas, en primer lugar. En segundo lugar, estar intentando contaminar un proceso judicial no nos parece adecuado. De alguna forma, estaríamos condicionando la propia resolución del juicio. Es un debate que no corresponde, que se anticipa a unas conclusiones que están por decidir.

“Instamos a las fuerzas independentistas a que sean pragmáticas”

 

¿Cómo valora lo sucedido este fin de semana con el mitin de Ciudadanos en Rentería?
Todos tenemos que hacer un esfuerzo por preservar la convivencia. Y tenemos que ser claros y tajantes en la condena a quienes impiden el ejercicio de la libertad expresión y el derecho de reunión. Vengan de donde vengan, da igual. Aquí no podemos tener una posición tibia.

¿Se equivocan Casado y Rivera asumiendo parte del discurso de Abascal y haciéndose fotos con él, como en la manifestación de Colón?
Se equivocan relativamente. Si hablamos del bien de España, de lo que a España le interesa, sí, se equivocan. Incurren en un discurso extremista que ahora estamos combatiendo en Europa. Pero, respecto de sus intereses partidistas, no se equivocan. En definitiva, ellos tratan de dirimir quién va a liderar la recomposición del espacio de la derecha. Están en esa fase. No están en gobernar España, están dirimiendo unas primarias en el ámbito de la derecha.

¿Le viene bien al PSOE la irrupción de Vox para movilizar al electorado progresista?
Desde una perspectiva cortoplacista, hay quien podría interpretarlo así. Pero a nosotros no nos beneficia, por una razón: nosotros no tenemos ningún interés de que exista una amenaza ultraderechista. Es una amenaza para la democracia. A nosotros nos interesa lo que le interesa al país. No nos interesa, no. Tenemos que actuar con responsabilidad. De todas formas, lo que me llama la atención es que quienes advierten de esto estuvieron blanqueando esta opción y la han utilizado para gobernar en Andalucía. Que no era fascismo, que son constitucionalistas… Siguen insistiendo en decirlo. Lo han estado animando, blanqueando, jaleando. Han alimentado un monstruo.

Las cloacas del Ministerio del Interior de Fernández Díaz han entrado en campaña. Iglesias considera que la policía patriótica sigue operando.
No creo que lo haya dicho así, porque no está funcionando. Se creó por el gobierno anterior con un propósito político. Y este gobierno ni tiene ese propósito político ni ha tomado ninguna decisión política en ese sentido, más allá de desmantelar lo que había. En ningún caso se puede hablar de que esa unidad sigue existiendo. Está desmantelada, absolutamente.

Desde Unidas Podemos se ha criticado la reacción del resto de partidos. Alberto Garzón, en una entrevista con este medio, los calificaba de “cómplices” de esta trama, por haberse beneficiado de ella, en tanto en cuanto el objetivo era la formación morada.
Esta trama forma parte de una dinámica de gobierno, de la corrupción. La moción de censura se hizo contra el caso Gürtel  y contra cualquier ejercicio de corrupción. Esto es parte de la corrupción que terminó con la salida del Partido Popular del Gobierno. Es una parte más de cómo se utilizaban los recursos públicos para satisfacer intereses de partido. A los intereses del Partido Popular. Por tanto, no tiene ningún sentido en la actualidad, porque está gobernando el Partido Socialista. Pueden tener la seguridad de que estamos comprometidos contra esa indecencia, que además debilita de Estado de Derecho.

“PP y Cs han alimentado un monstruo con Vox”

 

¿Por qué han rechazado el cara a cara que les ofrecía Pablo Casado?
Porque el debate que importa a la ciudadanía es el de los candidatos que van a tener representación parlamentaria, sobre los cuales se puede articular el futuro gobierno. El señor Casado, hoy por hoy, no es la alternativa. No lo es. El señor Casado tiene que pedirle permiso al señor Rivera y al señor Abascal para ser presidente. Y cada uno de los otros, exactamente lo mismo. La alternativa aquí es clara: o un gobierno en torno al Partido Socialista presidido por Pedro Sánchez o un gobierno de coalición de los tres partidos de derechas presidido por quienes ellos decidan. Estas son las dos opciones que tiene el país. Lo demás, es puro testimonialismo.

¿‘Haz que pase’ es idea suya?
No, es una idea planteada por el propio comité electoral. Está sacada de las distintas propuestas que se plantearon y fue asumida en conjunto. No hubo ninguna discrepancia. Es simplemente la consecuencia del lema anterior, ‘La España que quieres’. Una vez definida, esa España que queremos, con la que soñamos, hagámoslo posible. Luego viene la cuestión de reducir el término para que quedar la mejor en la grafía. Podíamos haber dicho ‘Haz que ocurra’ o ‘Has que suceda’, pero ‘Haz que pase’ es más breve.

¿La idea está sacada de Titanic como explicaba la ministra Celaá?
Cuando tratamos el tema, esa comparación nunca surgió, la verdad.

Mójese, haga un pronóstico sobre el resultado del 28 de abril.
Los socialistas siempre hemos insistido en que la libertad y los derechos se conquistar. Por tanto, creo que esas libertades y esos derechos dependen del resultado del 28 de abril. Comparecemos con la conciencia tranquila, tras haber hecho un intenso trabajo en beneficio de la justicia y de la cohesión social. Damos un mensaje de certidumbre a este país, que lo necesita. Después de varios años de parálisis, de resignación, de fatalismo, este país necesita seguridad certidumbre y confianza en sí mismo. Y creo humildemente que el único que lo puede plantear el Partido Socialista desde las herramientas básicas de la democracia, que son el diálogo y el fomento de la convivencia.