Entrevista / Fernando Grande-Marlaska Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1287. 29  de marzo de 2019

- - --

Entrevista / Manuel Capilla

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior

“Hemos demostrado que otra forma de gobernar es posible”

“Las preocupaciones de la gente vuelven a la mesa del Consejo de Ministros”. Así defiende Fernando Grande-Marlaska la gestión de un gobierno socialista que ha dejado algunos compromisos pendientes con el final precipitado de la legislatura. Es el caso, por ejemplo, de la retirada de las medallas a ‘Billy El Niño’, un asunto sobre el que el ministro explica a ‘El Siglo’ que “antes o después entrará”. También de las concertinas de Ceuta y Melilla, que asegura que “se van a retirar”, en aplicación del acuerdo aprobado por el Gobierno. El número uno de la lista del PSOE por Cádiz subraya que el 28-A “no vamos a permitir volver para atrás”.


Fotos: ALEX PUYOL

“El 1-O falló el gobierno del PP, no la Policía y la Guardia Civil”   “No pongo la mano en el fuego, pero diría que no hay más Villarejos”


Si hace un año le dicen que iba a liderar una lista del PSOE, ¿se lo hubiera creído?
No, aunque depende de quién me lo hubiera dicho… (risas).

Su nombramiento fue recibido con cierta reticencia por ciertos sectores del partido, que lo colocaban como una persona próxima al PP. ¿Cree que esa percepción ha cambiado?
Cuando el presidente del Gobierno me nombró ministro del Interior, no vi en el partido esas reticencias. Las vi más en la prensa, donde sí es cierto que tenía esa etiqueta. En estos nueve meses, hemos podido tener todos más relación. Y eso ayuda a evaluar mejor a las personas.

¿Con qué se queda de estos nueve meses al frente de Interior? ¿De qué está más orgulloso?
De haber estado estos meses –y espero que sean muchos más– al frente de un ministerio muy importante para la democracia española, porque nos compete garantizar un espacio en el que los españoles puedan desarrollar sus derechos y libertades con tranquilidad.

¿Con qué espina se ha quedado clavada? ¿En qué cree que podía haber hecho más?
No me he quedado con ninguna espina, porque espero que todo lo que hemos diseñado lo podamos materializar en los próximos cuatro años. Hemos materializado cosas importantes, como la equiparación salarial [de la Policía y Guardia Civil con las policías autonómicas]. También hemos puesto en marcha un plan de infraestructuras para la seguridad por un importe de 850 millones para siete años.

Mencionaba la equiparación salarial, y hoy por hoy existe malestar en ciertos sectores de la Guardia Civil y la Policía por cómo el ministerio está gestionando esa equiparación. ¿Cómo valora estas quejas?
Las interpreto en el marco de las relaciones entre el equipo ministerial y los sindicatos policiales y las asociaciones de guardias civiles. Siempre es razonable y natural que existan pequeñas divergencias, pero todas son susceptibles de ser solventadas. Lo más importante es que unos y otros –y hoy [por el miércoles] lo he podido comprobar en el Consejo de la Guardia Civil al que he asistido- nos movemos con el principio de la buena fe. Pero la equiparación salarial es un objetivo común. No hay mayor problema.

¿Se le podrán retirar las medallas a ‘Billy El Niño’?
Yo espero que se le puedan retirar. En este ministerio, hicimos un estudio de modificación de las dos leyes de condecoraciones de la Policía y la Guardia Civil, que datan de los años 60, en las que estaba regulada la concesión, pero no la retirada. Al final, existía una duda razonable de que la modificación no fuera efectiva si se optaba por hacerla a través del Real Decreto Ley. Y el Gobierno decidió que fuera una enmienda a la Ley de Memoria Histórica. Esa es la cuestión. Pero espero que llegue, antes o después.

¿Ha pecado de impulsivo el Gobierno en cuestiones como esta o como la exhumación de Franco, a las que se comprometió recién llegado a la Moncloa Pedro Sánchez para luego descubrir que había más dificultades técnicas de las que se pensaba?
Que algo no se consiga con rapidez, no nos tiene que abocar a la frustración. Sobre la cuestión de Billy El Niño se está trabajando, y antes o después entrará. Sobre la exhumación de los restos del dictador, no hemos sido impulsivos. ¿Quién se podía imaginar que algunos partidos apoyaran, siquiera tácitamente, los recursos que se han presentado contra la exhumación? Cualquier partido, si realmente está en el bloque constitucionalista, tendría que haberse opuesto a cualquier recurso de la familia o de la Fundación Franco. Lo que me llama la atención es que se traslade la crítica al Gobierno porque los tiempos se hayan prolongado un poco más. 

“La inmigración se produce por un efecto huida, no por un efecto llamada”

¿Hay más Villarejos en el Ministerio del Interior?
No pongo la mano en el fuego, pero diría que no. No hay más Villarejos. Yo, que he trabajado 30 años con policías y guardias civiles, tenía clara que esta era una de mis prioridades cuando llegué al ministerio. Este tipo de actuaciones, de los que era muy consciente que existían, porque no vivía en otro mundo, no podían ocurrir siendo yo ministro. No hemos hecho una purga, simplemente hemos hecho los cambios necesarios en los puestos de dirección. Unos cambios con los que rápidamente se transmite lo que quiere el equipo directivo.

¿Hasta dónde han llegado en la investigación sobre el servicio de información que había organizado Jorge Fernández Díaz?
Estas cuestiones están judicializadas. Con lo cual, nosotros no hacemos investigaciones paralelas, porque las investigaciones paralelas te pueden llevar a convertirte en aquello a lo que te opones. Eso sí, ponemos a disposición judicial todo lo que tenemos. 

¿La reforma de la ‘ley Mordaza’ llegará en la próxima legislatura o teme que se dinamite el consenso que parece que había?
Hemos estado a punto de llegar a un consenso muy importante y ha sido el no a los Presupuestos lo que lo ha impedido. Estaba muy avanzado el consenso en aquellos elementos que yo entiendo que lesionan los derechos y libertades fundamentales.

¿Cuáles son esos elementos?
Por ejemplo, el derecho de reunión, de información; también en lo relativo a algunas sanciones administrativas. Yo di orden de que, mientras se tramitaba la reforma la 'ley Mordaza', ya hubiera una interpretación más acorde con los principios constitucionales de esas cuestiones más sensibles.

¿Se plantea retomar la idea de implantar un mando único para la Policía y la Guardia Civil? ¿O la idea ha quedado en el cajón ante la oposición que había en los cuerpos?
Bueno, yo he retomado el mando único en la Policía y en la Guardia Civil. Es decir, los DAOS [direcciones adjuntas operativas]. Sobre lo otro, dejemos más tiempo. Hay cuestiones que exigen ser conscientes y estar tranquilos para poder mejorar la funcionalidad.

Sin embargo, sí lo han puesto en marcha para coordinar las operaciones en el Estrecho contra la migración irregular.
Eso es una cuestión distinta, interministerial. Ahí intervenimos distintos departamentos, con distintas competencias, y tenemos que abordar esa cuestión de forma coordinada. Como también ocurre en la zona de Canarias desde 2006, desde la crisis de los cayucos. También está el Ministerio de Trabajo y Migraciones, el de Defensa, el de Fomento… Y lo que se necesita es una autoridad de coordinación.

¿Se han retirado ya las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla?
Se van a retirar las concertinas. Hay un acuerdo de reforma del perímetro de Ceuta y Melilla aprobado por el Consejo de Ministros y estamos en el trámite de contratación del proyecto.

¿Se atreve a poner una fecha?
No me atrevo a poner fecha, pero ya está acordado y se va a materializar. Tenemos el presupuesto necesario para abordar la reforma y ya está diseñado un modelo más seguro y, evidentemente, menos cruento. Las obras más sencillas, como la colocación de cámaras, ya se están realizando. En el perímetro -la valla, para entendernos- estamos en fase de conclusión del proyecto.

¿A qué atribuye el descenso del flujo de migrantes en el Estrecho, según los propios datos del Ministerio?
En cierta medida, al trabajo que hemos desarrollado, aunque algunos digan lo contrario. Hemos hecho un trabajo muy serio desde que llegamos. No digo que hayamos creado la política de migración. La verdadera política de migración en este país se creó en 2005-2006, a partir de la crisis de los cayucos. Ahí se establecieron bases muy importantes de coordinación con los países de origen y de tránsito. También se trasladó a Europa la necesidad de una política migratoria común. Y nosotros la hemos retomado. Hemos incrementado los convenios con los países de origen y con los países de tránsito, Marruecos, Argelia, Mauritania y Senegal. No sólo estamos colaborando en materia de fronteras, sino también en ámbitos como la Protección Civil o la seguridad vial, en los que están muy interesados. Y estamos intentando que la UE asuma la necesidad de una cooperación al desarrollo efectiva con estos países. Lo que está ocurriendo con la inmigración es efecto huída, no efecto llamada. Es la ausencia de medios para vivir en sus países y la voluntad de buscarse la vida. Trabajar con los presidentes y mis homólogos de países subsaharianos es uno de los mayores lujos que he tenido en estos meses. Ellos son los primeros interesados en no perder a su juventud, porque sin juventud no hay desarrollo posible. Necesitamos cooperación entre Europa y África, pero cooperación efectiva, real, estructurada y permanente en el tiempo. En eso hemos trabajado estos meses, hemos forjado vínculos de mayor confianza. El tema de inmigración es un reto que ha venido para quedarse. Se han salvado 60.000 vidas este año pasado en alta mar, en la zona del Estrecho y el Mar de Alborán. Pero a esas personas les han colocado en un riesgo para su vida unos sujetos que les cobran dinero y que son mafia. Este tipo de organizaciones se están desarticulando, se está trabajando en ello con Marruecos de manera efectiva. Marruecos es un socio fiable que lucha contra esas mafias y que además tiene su propia presión migratoria. El año pasado regularizó a 50.000 subsaharianos. De cinco personas que salen de países subsaharianos, sólo pasa a Europa uno. El resto se quedan en el camino, en otros países.

“La retirada de las medallas a ‘Billy El Niño’ se ha trabajado, y antes o después entrará”

“En la medida en que lo asumen, PP y Ciudadanos se equivocan con el discurso de Vox”

¿Europa hace lo que debe en política migratoria o ha abandonado a España, Italia, Grecia o Malta?
No los ha abandonado, está preocupada. Pero sí es necesario que la UE se involucre en un mayor grado en la política migratoria. Y así lo ha expresado el presidente del Gobierno desde el primer Consejo Europeo al que asistió.

¿La inmovilización en el puerto de Barcelona del barco de Open Arms es una decisión política, como se ha criticado desde esa ONG?
No, en este gobierno hacemos política, pero no inmovilizamos ningún barco por cuestiones políticas. Ese barco, según tengo entendido, ha sido inmovilizado porque las licencias para el trabajo que estaba desarrollando no eran las adecuadas. Pero no es una cuestión política, es una cuestión técnica.

Según el CIS, la preocupación de los españoles por la inmigración se disparó desde el verano pasado, justo después de la crisis del Aquarius. ¿Esta es la clave de la irrupción de Vox?
Creo que no. Vox viene ya de un tiempo antes. Me daría más miedo, de ser así. El Gobierno de España, el presidente, asumió la llegada del Aquarius por una cuestión humanitaria, pero también como una carta de aviso a la Unión Europea. Esto es una cuestión europea. No podemos estar pasándonos la bola de un país a otro.

¿Se equivocan PP y Ciudadanos al asumir el discurso de Vox?
En algunas cosas, parece que lo han asumido. Desde luego, forman gobierno en Andalucía. En todo lo que lo hayan asumido, se han equivocado.

¿Rivera le ha cedido el centro político al PSOE con la foto de Colón?
No lo sé, pero esa foto no dice mucho positivo.

¿Cómo ministro del Interior, le parece correcta la actuación de la Policía y la Guardia Civil el 1-O?
El uno de octubre de 2017 fallaron los dirigentes políticos del anterior gobierno, no las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

¿Qué se juega la justicia española en el juicio del 1-O con precedentes como la negativa alemana a la extradición de Puigdemont?
Respetando las resoluciones judiciales de cada país, tenemos que empezar a replantearnos el espacio al que los juristas llamamos de libertad, seguridad y justicia. En la Unión Europea, empezaron a circular libremente las mercancías. Con que cumplieran un mínimo de la normativa europea, circulaban por toda la Unión Europea. Luego, con los servicios y los capitales y las personas. El objetivo es que las resoluciones judiciales circulen libremente. Yo he sido juez, y cuando me llegaba una resolución de un juez alemán pidiendo alguna entrada y registro en España, yo sólo miraba que quien lo pedía era un juez en el ejercicio de sus funciones y que era por un delito grave. Pero yo no empezaba a analizar si había más o menos indicios.

¿Usted sí hubiera extraditado a Puigdemont?
Tenemos que empezar a creernos el espacio de libertad, seguridad y justicia. Tenemos ordenamientos jurídicos homologables los unos con los otros. ¿Y para qué queremos tener ordenamientos jurídicos homologables? Para que todo tenga el mismo valor en París, que en Hamburgo o en Madrid. Y parece que todavía hay gente que no se lo cree.

¿Teme que Torra ponga en marcha algún acto de desobediencia coincidiendo con la sentencia del juicio?
Espero que no. Espero que todas las instituciones sean lo suficientemente responsables, coherentes, que no se tensione más la vida de este país.

Haga un pronóstico sobre el 28-A
Es peligroso hacer un pronóstico, me gustaría que haya mucha participación. Me gustaría que la gente vaya a votar ese día.

¿Prefiere que Sánchez sea investido de nuevo con la mayoría de la moción de censura o que haya un acuerdo de gobierno con Ciudadanos?
Prefiero un acuerdo con la sociedad española.

Ejerza de candidato, ¿por qué los españoles tienen que ir a votar al PSOE el próximo 28 de abril?
Porque en estos meses hemos demostrado que otra forma de gobernar es posible, que las preocupaciones de la gente vuelven a la mesa del Consejo de Ministros y que no vamos a permitir volver para atrás.