Politica Del Olmo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1279. 1 de febrero de 2019

- - --

Entrevista / M.C.

Enrique del Olmo, presidente de +Democracia

“Hasta la moción de censura, estábamos
en involución”


Enrique del Olmo, histórico del socialismo madrileño, ha sido elegido presidente de +Democracia, un proyecto que agrupa a representantes de diferentes tradiciones ideológicas “con un punto común: que nuestro sistema democrático tiene muchas carencias y que es necesario, desde la sociedad, proponer la mejora de este sistema”. La última iniciativa de +Democracia es una colección de ensayos políticos en la que Del Olmo firma, junto a Jorge Urdánoz, el titulado ‘Reformar el sistema electoral’. Sobre las próximas elecciones municipales y autonómicas, Del Olmo, que apoya a Manuel de la Rocha como candidato en el Ayuntamiento de Madrid, señala que “si Más Madrid y el PSOE hacen una campaña ilusionante, la movilización va a producirse”.

 

ALEX PUYOL

“El problema de la Ley Electoral no es el señor D’Hont, sino la circunscripción provincial”

En qué consiste +Democracia?
Tiene ya más de cuatro años de existencia. Es un agrupamiento plural –de gente que va desde la derecha democrática civilizada a gente de la izquierda– con un punto común: que nuestro sistema democrático tiene muchas carencias y que es necesario, desde la sociedad, proponer la mejora de este sistema. Por ejemplo, el primer producto que sacamos fue una ley de partidos, tratando de acercarlos a la sociedad. Luego, hicimos este proyecto de la reforma electoral. Introdujimos y presentamos en el parlamento medidas contra la corrupción. Hemos sacado anualmente un ránking democrático de los partidos. Y ahora estamos, junto a Gedisa, con la propuesta de publicar esta serie de folletitos que hablen de diferentes aspectos de la democracia. Hemos salido con un texto interesantísimo de Daniel Innerarity, ‘Comprender la democracia’; el segundo es este que firmo junto a Jorge Urdánoz sobre el sistema electoral; el tercero será uno de José Antonio Goméz Yáñez y Joan Navarro sobre la privatización de los partidos; habrá otro sobre el significado de las mociones de censura en una democracia; otro sobre la mujer, de Eugenia Rodríguez Palop; otro de Cristina Monge… El proyecto es poner a discutir a la sociedad y a los prescriptores políticos sobre los temas de nuestro sistema político. No se ha analizado a fondo el proyecto involutivo en el que estaba metido nuestro sistema hasta la moción de censura. Un proceso involutivo de reforma no consensuada de la Constitución.

El ensayo que usted firma junto a Jorge Urdánoz se refiere a una de las grandes reformas, atascada desde hace años.
Es un elemento permanente en la historia institucional de nuestro país. Es una ley que se hizo como se hizo, para que no gobernase la izquierda bajo ningún concepto.

¿Se hizo, en su momento, para perjudicar al PCE?
Al PCE y a la izquierda. Se dio más peso a lo rural, que se preveía como nicho de voto de la derecha. ¿Qué sucede? Mientras ha sido un problema que ha afectado a partidos pequeños, como IU o UPyD, nadie ha movido ficha. Pero en el 15-M, todo cambia. Una de sus tremendas aportaciones es que mete en la agenda el tema de la reforma electoral. De una forma confusa, vinculado a las listas abiertas, a la proporcionalidad… Durante el periodo 2011-2016, eso está metido en los programas de los partidos con unas fórmulas o con otras.

¿Qué le hace falta a la ley?
Desde +Democracia hemos elaborado un proyecto de ley que intenta responder a los aspectos nodales de esta ley. El primero, por encima de todo, es la proporcionalidad. Buscar que cada voto sea igual en todos los sitios, lo mismo en Soria que en Barcelona. El segundo aspecto es la proximidad, que significa que el electo responda a sus electores, no al aparato del partido. Por eso, hemos presentado un sistema mixto, parecido al alemán, que combina un sistema mayoritario con otro proporcional puro. Luego hay otros nueve o diez temas en los que también se puede avanzar: el voto rogado, las nuevas tecnologías, el voto de discapacitados, la paridad… El elemento básico de las desproporcionalidad no es el señor D’Hont. Hay fórmulas de reparto más proporcionales, como la Hare o la Sainte-Laguë, pero el problema esencial es la circunscripción provincial.

¿Cómo valora la reforma del voto rogado que, en la práctica, ha supuesto desposeer del derecho a voto a cientos de miles de españoles?
Lo del voto en el exterior siempre me ha llamado la atención. Será porque he vivido fuera y he sufrido la casi imposibilidad de votar. No entendía por qué, en otros países, cuando hay elecciones, la gente va a una urna en la embajada y en nuestro caso no. Teníamos que esperar unas papeletas que a veces venían equivocadas. Y resulta que la única reforma pactada de la ley electoral por PSOE y PP ha sido para esto, para excluir a cerca de dos millones de personas. El Partido Socialista ha rectificado ya, porque plantea la eliminación del voto rogado. Hay que recuperar la votación de forma clara y que se garantice el derecho al voto del último español que esté fuera.

Dándole la vuelta a su propuesta, cabe deducir que las zonas rurales y del interior quedarán sin peso político.
¿Y cuál es el peso político de los ciudadanos de Soria, de Burgos, de Lugo…? Es nulo, porque sus representantes ¿dependen de ellos o de los partidos? ¿Cuántas veces se ha visto a un diputado del PSOE o del PP defendiendo los intereses de su circunscripción y enfrentándose al aparato del partido? No hay representación de los territorios, es mentira. Hay representación de los aparatos territoriales de los partidos. Con su sistema mayoritario combinado con uno proporcional, el diputado respondería ante el territorio. Jeremy Corbin ha votado 500 veces en contra del Labour. Y no sólo sigue de diputado, sino que ahora es el líder laborista. Esto tiene que ver con una concepción mucho más democrática del papel del diputado.

Cambiando de tercio, y pasando a la actualidad política madrileña, una encuesta en Telemadrid señala que Carmena y el PSOE tienen complicado retener la mayoría en el Ayuntamiento. Como veterano del socialismo madrileño, ¿Cómo valora la situación del partido en la capital?
La encuesta es poco fiable, desde el punto de vista técnico, pero más allá de eso, la situación del Partido Socialista en Madrid es realmente preocupante, muy preocupante. Primero, porque no se ha respondido políticamente en estos dos o tres últimos años. He defendido como punto nodal, como militante que incluso llegó a presentarse a las primarias a la secretaría general del PSM, entrar en el gobierno municipal junto a Ahora Madrid. Se podría haber hecho en 2016, cuando se firma el primer acuerdo presupuestario. Hubiese supuesto una mejora, sin ningún tipo de duda, en la gestión municipal y también de impulso del PSOE como alternativa. En segundo lugar, estar sin una propuesta de candidato y sin primarias abiertas a la ciudadanía… Para una ciudad como Madrid y para un partido como el PSOE debe ser una condición inexcusable que la ciudadanía participe en la toma de decisiones. Este miedo a abrirse a la ciudadanía está pasando factura al partido. Y menos mal que Manolo de la Rocha ha tomado la decisión de presentarse. Está abriendo un debate político alrededor de qué ciudad queremos y qué balance de la gestión de Manuela Carmena hay que hacer.

¿Por qué debe ser el candidato Manuel de la Rocha?
Por varias razones. Una, por trayectoria. Es una persona que ha sido alcalde, diputado autonómico, consejero… Dos, por coherencia política. Fue de los pocos que no aceptó la revisión del artículo 135 de la Constitución. Y tres, porque su perfil encaja con una política de alianza de toda la izquierda, que es el punto vital en Madrid.

Teniendo en cuenta que PSOE y Más Madrid se van a necesitar para gobernar. ¿Qué impacto puede tener la marejada que se está viviendo en el espacio político de Más Madrid y Podemos?
Yo creo que la tendencia que había en este entorno, en la Comunidad y el Ayuntamiento, era una tendencia a la baja inevitable. Particularmente en la Comunidad. Además, la crisis cronificada de Podemos agudizaba esta tendencia a la baja. Evidentemente, este removimiento de aguas puede facilitar la movilización del electorado.

¿Cómo valora el fichaje de Pepu Hernández por parte de la dirección del partido?
Me parece estupendo que haya otro candidato además de Manolo de la Rocha, pero es imprescindible que sean primarias reales y libres donde desaparezcan las presiones de los aparatos y permitan a la militancia elegir libremente, aunque deberían ser abiertas a la ciudadanía para movilizar a la sociedad para profundizar el cambio. La pregunta clave a Pepu es si va a trabajar por la alianza de las fuerzas progresistas y está dispuesto a gobernar junto a Manuela Carmena, disposición que ya ha demostrado explícitamente De la Rocha.

 

Noticias relacionadas:

Salvador Illa (PSC): “Ver a PDeCAT y ERC votar con el PP contra los Presupuestos sería horroroso”

Juan Carlos Monedero: “La izquierda y la derecha no valen, pero no tenemos sustitutos”

Enric Juliana: “Podemos ha actuado de despertador del PSOE”

Jorge Moruno: “Si ganamos Madrid estaremos en las puertas de ganar España”

-

-

-