Index Politica Buch Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1277. 18 de enero de 2019

- - --

Entrevista / Teresa Carreras (Barcelona)

Miquel Buch, conseller de Interior  de Cataluña

“Sólo pedimos sentarnos a dialogar”

Después del 155, el conseller de Interior del Gobierno catalán quiere recuperar la tranquilidad de los Mossos d’Esquadra para que trabajen con la profesionalidad de siempre.  Desde su despacho en la Conselleria asegura a El Siglo que “le pediría al presidente Pedro Sánchez que sea valiente ante el reto democrático que le plantea Cataluña”. El año se inicia con el éxito de la ‘operación Alejandría’ y él espera que los procesos electorales a la vista sirvan para fortalecer al Gobierno del Estado.


FOTOS: SERGIO RUIZ

“Un Presupuesto es un instrumento político, por eso pedimos sentarnos a dialogar políticamente” “Este es un año de procesos electorales que espero sirvan para estabilizar y fortalecer a Pedro Sánchez, y así pueda tomar decisiones valientes”

¿Qué pasa en Cataluña que el año empieza con tanto movimiento de los cuerpos policiales?
Se ha producido una operación llevada a cabo por la Policía Nacional de la que yo no tengo información y no me puedo pronunciar.  En cambio, podemos felicitar a los Mossos d’Esquadra, la policía catalana, por el éxito de la ‘operación Alejandría’, dirigida por el juez número 6 de la Audiencia Nacional. Una operación antiterrorista vinculada con la delincuencia común. Se detuvo a un grupo de yihadistas en avanzado estado de radicalización pero sin infraestructura ni capacidad para cometer atentados.

¿Esto significa que después de un año difícil los Mossos están en normalidad operativa?
A pesar de las dificultades, los Mossos nunca han dejado de trabajar como un cuerpo profesional. A pesar de haber sido cuestionados por muchos políticos españoles de este Gobierno, del anterior y por medios de comunicación, nunca han bajado la guardia. La ‘operación Alejandría’ hace un año y medio que se investigaba y en el camino han sucedido otros hechos, como los atentados de las Ramblas, a los que la policía catalana ha dado  cumplida respuesta  para proteger la seguridad de los ciudadanos de Cataluña.

A usted se lo ubica entre los antiguos soberanistas convergentes cercanos al PSOE. ¿Se siente identificado con esta descripción?
Yo procedo del municipalismo soberanista. Fui  alcalde de Premià de Mar y  durante  varios  años presidente de la Associació Catalana de Municipis (ACM). En estos momentos me siento identificado como representante de JxCat  y de la Conselleria de Interior. Soy militante del PDeCAT y  me presenté a la lista de JxCat  a las elecciones del 21-D. Me siento cómodo teniendo una buena relación con todos. Es cierto que he tenido una buena relación con compañeros socialistas pero también con otros que mantienen posiciones políticas distintas a las mías. Para entendernos: soy del Barça pero tengo buenos amigos que son del Madrid y de otros clubes.
Para mí, en política, está por encima de todo ser demócrata.
Mantengo una relación cordial y correcta con el ministro Grande-Marlaska porque los dos sabemos que por encima del color político está salvaguardar la seguridad y las emergencias de la ciudadanía.

¿No les gustan los números del Presupuesto que ha presentado Pedro Sánchez?
Yo diferenciaría entre dos aspectos. Por un lado, todos los gobiernos de todos los colores presupuestan siempre partidas y cifras que al final no se ejecutan. Quien pierde es la ciudadanía. La lluvia de millones que prometen queda después en chispitas. Por otro, en el contexto político actual, entendemos que los Presupuestos están en fase de negociación. Por esto nosotros pedimos crear una mesa de negociación para hablar de temas políticos con un observador externo que dé fe de cómo se avanza. Sánchez ha reconocido que hay un problema político y sólo pedimos sentarnos  a dialogar.  Un Presupuesto es un instrumento político, por esto pedimos sentarnos a dialogar políticamente.

¿Qué le diría a Pedro Sánchez si lo tuviera delante?
Que sea valiente. Que haga como aquellos jefes de Estado que resuelven los problemas políticos con democracia.  Sánchez ya ha dicho que el encaje de Cataluña en España es un problema político y nosotros le pedimos que lo resuelva democráticamente.

¿Habrá enmienda a la totalidad de los PGE por su parte?
Muy probablemente, sí.  A día de hoy no hay cambios sustanciales pero tenemos que ver cómo se desarrollan los acontecimientos porque se habla crear dos espacios de diálogo político entre Administración y partidos. Nosotros con la moción de censura hicimos un gesto de confianza. Rajoy  fue el líder en demostrarnos  lo que era utilizar la democracia a su antojo: corrupción, cloacas del Estado, etc…  Pero  con el Gobierno Sánchez no hemos avanzado nada hasta ahora. Por esto yo le pido valentía para encontrar soluciones democráticas.

Tanto el Gobierno del PSOE como ustedes dicen que quieren dialogar.  ¿Les parece que van a encontrarse algún día?
Me gustaría separar bien las cosas. En relación al trabajo diario de las consejerías  y los ministerios el trabajo se está haciendo con mucha profesionalidad porque los gobiernos deben abandonar su color político y atender a las necesidades de la gente, en nuestro caso en la seguridad y las emergencias. Es cierto que el trato con el Gobierno de Sánchez es mejor, porque luce una cara más amable, pero no sale de la tesis que encontramos en los gobiernos anteriores con el PP. El Gobierno español tiene un problema. A nosotros en un referéndum y unas posteriores elecciones nos avala la sociedad.

¿Que consecuencias tuvo el 155 para su Departamento?
Fue una sacudida, una alteración de los sistemas de trabajo que reconocían a los Mossos como una de las policías europeas más profesionales. El Departamento arrastraba las consecuencias de los recortes económicos  y el 155 estuvo acompañado del cese del major Trapero y numerosos cargos de la policía catalana. Se lanzaron muchas infamias contra el Cuerpo catalán.  Con la crisis no podíamos contratar  y estaban bajo mínimos.  Ahora hemos podido anunciar la contratación de 750 ‘mossos’ y 250 bomberos. Y en abril empezará una nueva promoción para estos últimos. Nos estamos poniendo al día. Este año celebramos los 300 años del Cuerpo de Mossos d’Esquadra. Más allá de la rivalidad política propia entre personas que pertenecen a diversos colectivos existe un respeto porque todos tenemos claro que con la seguridad no se juega.

El juez archivó las querellas contra los Mossos por espionaje a políticos y líderes constitucionalistas. ¿Cómo recibieron la noticia?
Para todos fue un  alivio, especialmente para ellos. Nosotros teníamos clarísimo que sería así. El auto descarta que la destrucción de documentación en la incineradora de Sant Adrià tuviera motivos políticos. Los Mossos antes de quemar nada detallaron lo que había, documento por documento, y lo comunicaron al juez. Hubo muchos políticos y medios de comunicación que trataron a los Mossos de policía política y esto fue una gran injusticia.  Suerte que se ha aclarado.

La fiscal ha anunciado que probablemente presente recurso. ¿Qué le parece?
Tiene su lógica. Este es un elemento clave que les interesa para reforzar su relato de  sedición,  es decir, el relato de unos hechos que nunca pasaron. No hemos tomado suficiente distancia en relación a las políticas de Rajoy. Pero se demostrará que Rajoy se equivocó desde el primer hasta el último movimiento que realizó para combatir el procés.  Si las cosas no cambian pasará lo mismo con el presidente  Sánchez.  A mí no me corresponde opinar sobre las actuaciones de la Fiscalía, pero es verdad que, si se confirma, al final habrá un único responsable de toda la gestión política que será el presidente del Gobierno. Por esto yo le diría a Pedro Sánchez  que sea valiente y, sobre todo, que sea demócrata.

Estamos a las puertas del gran juicio del procés. ¿Cómo valora que la Guardia Civil se encargue del traslado de presos?
Son ellos los que tienen la competencia y es a quienes les corresponde. Nosotros nos ofrecimos pero sabemos que el Ministerio del Interior no romperá la norma y será la Guardia Civil quien hará el traslado.

¿Cree usted que los presos tendrán un juicio justo?
Los presos han estado mucho tiempo leyendo y escuchando de una forma silenciada mentiras, calumnias e infamias que se han vertido sobre ellos y ellas. Puedo decir que irán al Supremo con la cara bien alta a explicar su versión de los hechos. Estoy seguro de que una vez se escuchen la totalidad de las pruebas no habrá otra solución que no sea la libertad.

¿Tiene confianza en el Tribunal de Estrasburgo?
Absoluta. El presidente Puigdemont puede pisar cualquier país del mundo, menos el Estado español. Cuando ves que todo el mundo va en una dirección y tú vas en la contraria permanentemente lo lógico es parar, reflexionar y preguntarse si no es uno mismo el que está equivocado. 

La extrema derecha de VOX ya está en el gobierno de Andalucía y en Cataluña se intentan hacer visibles en la calle. ¿Cómo se les combate?
A ver cómo se organizan en Andalucía.  La situación es inconcebible en una sociedad como la nuestra.  Por ahora tienen una posición cómoda  al ser la muleta del gobierno de PP y Cs.  Pero le digo, a VOX se lo combate con más democracia. La extrema derecha construye su relato político a base de mentiras, ‘fake news’  y demagogia. Espero que sus postulados pasen a mejor vida pronto y más cuando se den de bruces con políticos serios.

¿Cómo ve este año que acaba de empezar?
Será un año de procesos electorales que yo espero que sirvan para estabilizar  y fortalecer al Gobierno  de Pedro Sánchez. Así él podrá tomar decisiones valientes haciendo políticas progresistas. El Gobierno actual titubea demasiado y desconocemos cual será su rumbo político si quiere llegar hasta 2020, como dice el presidente. Nosotros le pedimos que llegue a sus objetivos de una forma democrática, con diálogo transparente con las fuerzas políticas progresistas del Congreso de los Diputados.