Opinion Berzosa Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1276. 11 de enero de 2019

- - --




La economía desde mi observatorio / Carlos Berzosa

¿Será 2019 un año feliz?


EUROPA PRESS

Los resultados tan negativos que está habiendo sobre la desigualdad y la creación de empleo hacen aumentar el descontento social, que se refleja de distintas formas en los diferentes países

De todas las felicitaciones que he recibido estas navidades y en las que me desean feliz año, la más original ha sido sin duda la de una amiga, Concha Masa, profesora titular de Análisis Matemático  en la Universidad de Oviedo:

 “Los matemáticos decimos que un número es feliz cuando al sumar los cuadrados de sus dígitos y repetir el proceso varias veces, acabas obteniendo 1.
 
2019 es un número Feliz:

(2x2)+(0x0)+(1x1)+(9x9)=86
(8x8)+(6x6)=100
(1x1)+(0x0)+(0x0)=1

Así que, finaliza, te deseo que seas feliz  en un año FELIZ”.

¿Un año feliz matemático lo será también para la sociedad? Me temo que no. Lo puede ser individualmente, familiarmente, para los amigos, que ya es mucho tal como están las cosas,  pero de ahí a que pueda serlo  para la economía y política mundial hay un verdadero abismo.  Lo que indica, y esto debería ser una lección para los economistas, es que las brillantes formulaciones matemáticas sobre los números no se pueden trasladar sin más al plano de lo social.

De momento, los indicadores y realidades no parecen ser muy halagüeños. La economía mundial sufre una desaceleración en su crecimiento y las predicciones para el año que comienza han disminuido el índice previsible de este indicador. ¿Se está ante una nueva recesión? En principio no se anuncian decrecimientos que lo indiquen, aunque es indudable que un menor crecimiento generará más desempleo y mayor precariedad laboral.

Las economías no recuperadas aún de la crisis plenamente se encuentran vulnerables frente a este cambio de tendencia. La incertidumbre es grande y la posibilidad de una recesión no se puede obviar por ello o por nuevos acontecimientos que puedan agravar la situación. El hecho de que no sea descartable no quiere decir que se vaya a dar, pues todo dependerá de la evolución de determinados factores debido a que se avanza en un alambre en el que mantener el equilibrio es realmente difícil. Hay demasiadas incertidumbres en el tablero de la economía mundial.

La guerra comercial, el ‘Brexit’, la situación endeble del sistema financiero, el elevado endeudamiento aún existente, son factores que tal como incidan en la evolución de la economía mundial pueden inclinar la balanza de un lado o de otro; esto es, menor crecimiento que es prácticamente seguro que va a tener lugar, o una nueva recesión. La desigualdad se puede acrecentar si no se modifican las políticas económicas ortodoxas que tan malos resultados están dando.

Los resultados tan negativos que está habiendo sobre la desigualdad y la creación de empleo hacen aumentar el descontento social, que se refleja de distintas formas en los diferentes países. Se está no solamente ante una crisis económica, sino ante una crisis de legitimación de la democracia.  Los economistas apenas abordamos esto, pero, sin embargo, es necesario para tratar de comprender qué es lo que está pasando realmente, entre otras razones porque son las tendencias de la economía mundial las que han llegado demasiado lejos, hasta el punto de esterilizar a la democracia como un medio de redistribución de renta, creación de empleo estable y mejoras en el Estado del Bienestar.  

Si a esto se le añade el cambio climático, la pervivencia del hambre y la pobreza, la tragedia de los emigrantes y refugiados, sin visos de que estos problemas mejoren, obtenemos un cuadro en el que se está lejos de alcanzar ese año feliz que consigue la teoría de los números.

Firma:

Catedrático Emérito de la Universidad Complutense  y presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado(CEAR). Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense(1984-1998) y Rector de esta Universidad(2003-2011). A lo largo de su carrera docente ha impartido enseñanzas de Estructura Económica Mundial y Desarrollo Económico. Tiene numerosas publicaciones entre las que destacan los libros Los desafíos de la economía mundial en el siglo XXI (Nivola,2002) y los escritos conjuntamente con José Luis Sampedro Conciencia del subdesarrollo veinticinco años después (Taurus, 1996) y La Inflación (Al alcance de los ministros) (Debate, 2012).

-

-

-

 

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo


-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua


.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle