La Calle Tiempos de Hoy Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1276. 11 de enero de 2019

- - --

Tiempos de Hoy / Verónica Gayá

Un ranking internacional nos sitúa en el puesto 31 en capacidad de retención
de talento


España regala 'cerebros'

España continúa sin solucionar el problema de las miles de personas que cada año se le escapan buscando un trabajo mejor y una mayor estabilidad laboral lejos de sus casas. Es fácil irse, no tanto regresar.


A pesar de que renace el optimismo, aún se van  miles de personas bien formadas cada año, hastiadas de buscar un empleo que llevan años buscando. / EUROPA PRESS

No existen datos oficiales relativos a la preocupante fuga de cerebros que sufre año a año nuestro país. El mes pasado, Pedro Duque, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, declaró sus intenciones de recuperarlos, pero por ahora poco más sabemos que los datos que regularmente nos ofrece el Índice de Competitividad Global, un ‘ranking’ mundial basado en la capacidad de atracción y retención del talento que elabora Adecco en colaboración con la escuela de negocios Insead y el Human Capital Leadership, en el que nos relegan al puesto 31, por encima de Lituania y por debajo de la República de Corea.

Después del duro varapalo con el que, también en este aspecto, nos ha sacudido la crisis, las cifras migratorias mejoran y el tema de la fuga de talentos se relaja al tiempo que florece la esperanza de poder hacer algo para que vuelvan los que se fueron. “El saldo es positivo por primera vez en muchos años, más gente vuelve que la que se va”, dicen medios y políticos. Pero estas cifras hay que agarrarlas con pinzas, ya que ni miden la cualificación, ni el nivel educativo de los que vienen o van, y ni mucho menos el motivo de sus marchas.

La percepción, sin embargo, es optimista, se cree que muchos de los que se fueron en los tiempos más duros de la crisis están consiguiendo volver, pero aún cada año salen miles de personas bien formadas hastiadas de buscar un empleo que llevan años buscando.

Durante el primer trimestre de 2018, 40.856 españoles emigraron, de los que 25.822 eran nacidos en España, sobre todo procedentes de Cataluña y Madrid, y de ellos la mayor parte se marchó a Reino Unido (8.879 personas), a Francia (4.766 personas) y a Estados Unidos (3.597 personas), los países preferidos por los españoles para encontrar nuevas oportunidades.  

En el mismo periodo, 39.166 españoles volvieron, 1.690 menos que los que se fueron. Algunos por fin encontraron la oferta que tantos años llevaban buscando, otros optaron por regresar incluso sacrificando mejores puestos de trabajo y/o con mejores condiciones por la oportunidad de volver a su tierra, con los suyos.  

No sólo es un asunto español, millones de migrantes en Europa se mueven cada año en busca de mejores oportunidades laborales. El pasado año las encontraron sobre todo en Suiza, Noruega, Suecia o Finlandia, los cuatro primeros países europeos receptores de talento según el ‘ranking’, y en Singapur, Estados Unidos y Australia, fuera de Europa.
 
“La migración unidireccional de talento no se conoce ni se controla y podría suponer en el futuro una desigualdad”, alerta José Ignacio Ceniceros, líder de la Comisión Sedec del Comité Europeo de las Regiones, órgano consultivo de la UE con sede en Bruselas, durante la presentación de un informe realizado sobre este tipo de migraciones, y señala que el hecho de que unos países formen y entreguen sus talentos debería generar mayor preocupación, ya que a la larga fomenta la creación de países de primera y de segunda fila.

Se están comenzando a estudiar planes que dejen de impulsar estas salidas, que doten de sentido y concordancia el nivel de preparación de los estudiantes con la oferta laboral de la que disponen, pero aún son muchas las circunstancias las que deben cambiar para que el talento español no tenga que salir fuera a demostrar lo que vale y ser bien pagado por ello. 

España seguirá a la cola en la retención de talento mientras su inversión en educación siga tan distanciada de su inversión en investigación. Las peores cifras de esta fuga son las relacionadas con las carreras científicas, especialmente para los empleos vinculados a la I+D, donde la precariedad está a la orden del día. Presupuestos complicados, cortoplacistas y raquíticos. La inversión española en I+D ronda el 1 por ciento, mientras que en otros países europeos por encima de España en el Índice de Competitividad, este mismo porcentaje es del 3 por ciento. Existe una diferencia considerable entre el PIB per cápita de las regiones consideradas receptoras de personal cualificado, que es el 108 por ciento de la media europea, frente al 64 por ciento de las que lo pierden.

Paro y sobrecualificación

En España sigue habiendo mucho paro, cerca del 14 por ciento, señala la Encuesta de Población Activa (EPA), y afecta especialmente a los jóvenes hasta los 25 años, cuya tasa de desempleo suele superar el 44 por ciento. Además, el 22 por ciento de los trabajadores españoles ostenta un cargo inferior a su nivel de estudios. Las ofertas de empleo para personas con educación superior, sobre todo las cualificadas en el entorno de las tecnologías y la investigación, son muy escasas. La demanda es tan alta que se permiten rebajar las condiciones y el salario.

Otra de las cualidades que, según el informe de Adecco, comparten los países situados en lo alto del ranking es un panorama regulatorio y empresarial flexible; es decir, políticas de empleo que combinan flexibilidad y protección social y gozan de apertura interior y exterior. España es el país 105 de un total de 119 en “Facilidad para contratar”.
Son muchos los que se quejan de la falta de información y de opacidad en el acceso a determinados puestos de trabajo. En España es determinante el entorno familiar y social a la hora de buscar empleo, de hecho el 41 por ciento de los jóvenes entre 16 y 34 años siguen encontrando trabajo a través de amigos y familiares, según la EPA.


Al Día
Volver a casa


Ya están en marcha planes de regreso auspiciados por el Gobierno y las Comunidades Autónomas. / EP

Vivir fuera es toda una experiencia, sin duda. Conocer de primera mano una forma diferente de vivir, un nuevo idioma, salir de nuestra zona de confort..., puede enseñarnos mucho y enriquecernos. Pero pasado un tiempo, suelen comenzar las ganas de volver, las raíces tiran, y la familia y los amigos, más.

Si eres de los que han hecho la maleta hace tiempo y tienes un nuevo hogar fuera de tu hogar, te recomendamos que estés atento a los diferentes planes de regreso que están llevando a cabo algunas comunidades autónomas. Y, por supuesto, estate atento al Plan de Retorno a España impulsado por el gobierno central, que tiene prevista su puesta en marcha este año.

La web www.volvemos.org es también un portal interesante donde acercarse, tanto si ya te ronda la idea de empezar a volver, como si estás viviendo la dura parte de integrarte en un nuevo país y una nueva cultura. En el primer caso, puedes registrarte y esperar a que te informen de las ofertas de trabajo acordes a tus expectativas de regreso, y en ambos puedes echar un vistazo al blog en el que encontrarás entradas muy interesantes y variadas entorno a la temática del emigrado.

Entérate de los trámites previos y posteriores a tu llegada a España. Hay algunas ayudas a regresados de las que quizás puedas beneficiarte. Acude al Consulado español del país donde residas, ellos podrán informarte.

 

 

-

-

-