Index Cultura Entrevista Lizcano Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1273. 14 de diciembre de 2018

- - --

Entrevista/ Javier de Benito

Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España

“Ahora se puede combatir mejor la corrupción”

Catedrático de Economía de la Autónoma de Madrid y fundador y presidente de Transparencia Internacional España, Jesús Lizcano se despide este año del cargo coincidiendo con los 25 años de vida su matriz, Transparency International. Transparencia Internacional es una organización no gubernamental, nacida en Berlín, que se dedica a combatir la corrupción en todos los ámbitos a nivel mundial. Elabora informes de todo tipo, desde el índice de corrupción de un país hasta la transparencia de sus partidos políticos o sus empresas públicas. En España opera desde el año 2000 y se ha convertido en una referencia para baremar la salud democrática del país y sus instituciones.

 “En España, el nivel de sobornos es bastante más bajo que en el resto del mundo” “La justicia española es bastante efectiva, el problema es que es muy lenta, por rémoras legislativas y por falta de jueces” “Es urgente que las empresas públicas españolas mejoren su transparencia de cara a la ciudadanía”

Transparencia Internacional es un referente mundial en la lucha contra la corrupción, tanto en la política como en las transacciones comerciales. ¿Cuál cree que es el principal problema de España en relación a este supuesto?
La característica fundamental de la corrupción en España es que se trata de una corrupción política. Se centra fundamentalmente en la clase política o dirigentes públicos, y afecta también a los empresarios que contribuyen y la financian entregando dinero a los corruptos. En otros muchos países el ámbito de la corrupción es más extenso, ya que es una corrupción sistémica, afectando a toda la estructura del Estado, dado que hay numerosos jueces, policías, funcionarios, etc. y por supuesto, políticos y empresarios, que son corruptos; hay por tanto en estos países una verdadera metástasis en cuanto a la corrupción. En España, aunque es un problema muy importante, al menos no está generalizado y se centra en el ámbito político.

Y ¿en qué sacamos mejor nota?
De las varias características que se miden cuanto a corrupción en los diversos Índices de Transparencia Internacional, una de las figuras en las que obtenemos una mejor valoración es en lo relativo a los sobornos, ya que en España el nivel de sobornos es bastante más bajo que la media mundial, lo cual es un aspecto positivo dentro de esa mencionada gravedad del problema.

El caso Gürtel, Púnica, Palau, Malaya… En España ha habido más de 2.000 casos de
corrupción desde al año 2000. ¿Ha cambiado en algo el país estos últimos años?
En España ha habido un muy alto número de casos de corrupción en los últimos quince o veinte años. Afortunadamente ha ido disminuyendo el número de nuevos casos de corrupción, aunque siguen creando una gran alarma social los casos y procesos que están en curso desde hace bastantes años. En todo caso desde hace varios años está cambiando en ese país el marco legal e institucional, con nuevas leyes y reformas de las existentes, que permiten combatir en mayor medida la corrupción, tales como el Código Penal, la Ley de Transparencia, la Ley de Financiación de Partidos políticos, etc. encontrándose además ahora en proceso de tramitación parlamentaria una Ley integral contra la corrupción. Todos estos cambios, junto a la alta indignación y una actitud más beligerante y menos laxa frente a la corrupción por parte de los ciudadanos, contribuyen a que vaya mejorando la situación en este terreno de la corrupción. En todo caso lo más importante a largo plazo es que los ciudadanos, ya desde niños, vayan teniendo una mayor conciencia de la ética, los valores, la solidaridad ciudadana, etc., que es junto a la transparencia social e institucional, el mejor antídoto contra la posible corrupción futura.

¿Cuál cree que es la clave para reducir la corrupción en el país?
Hay muy diversas vías para afrontar el problema de la corrupción, por ejemplo, el fortalecimiento institucional, el dar mayor poder a los órganos de control, la formulación de nuevas leyes que amplíen los medios para la lucha contra la corrupción, y que contemplen una ampliación de los supuestos de corrupción y también una ampliación e intensificación de algunos regímenes sancionadores, y por supuesto lo más efectivo es que en los distintos niveles educativos, desde las escuelas a las universidades, se incluyan materias que contemplen la importancia de las conductas éticas, transparentes, y de rechazo a las prácticas corruptas.

La Justicia española vive un momento en el que parece haber perdido la confianza de muchos ciudadanos. ¿Cree que la Justicia en España funciona de forma adecuada? ¿Se debería mejorar algún aspecto?
La justicia española se va viendo en los últimos años que es bastante efectiva, pero el problema es que es muy lenta, y los procesos judiciales duran en muchos casos demasiados años, con lo cual una justicia tan lenta se dice que es menos justicia. Aparte del marco legislativo vigente, que tiene todavía numerosas rémoras demasiado procedimentales y que alargan los procesos, también es cierto que en España hay una escasez de recursos judiciales bastante notoria, ya que tenemos aproximadamente la mitad de jueces por 100.000 habitantes que la media de los países europeos, lo cual necesariamente contribuye a ese retraso en los procesos judiciales. Esta escasez de recursos humanos y materiales debería mejorar en el futuro, y para ello hace falta un consenso y una acción colectiva de los partidos políticos y grupos parlamentarios para dotar de más medios a la justicia en España.

Según el Índice de Transparencia de las Empresas Públicas (INDEP), en España no pasamos del aprobado. ¿Qué aspectos deberían mejorar estas empresas para obtener una nota mejor?
Efectivamente, el Índice de Transparencia de las Empresas Públicas que hemos publicado hace pocos meses, evaluando a las cuarenta y cinco mayores empresas públicas estatales, que reúnen un volumen de facturación global de 25.000 millones de euros, lo que supone el 2´3% del PIB español, pone de manifiesto que estas grandes empresas públicas son en general poco transparentes, y dado que mueven un volumen ingente de recursos públicos, y emplean a más de 140.000 trabajadores, es tan necesario como urgente que mejoren sus niveles de apertura informativa en su transparencia de cara a la ciudadanía, informando en mayor medida de lo que hacen, lo que gastan, en lo que invierten estas empresas, que son de titularidad del Estado y por lo tanto de los ciudadanos. Además, en ninguna de las seis áreas de transparencia que hemos evaluado con este índice alcanzan colectivamente estas empresas el Aprobado, esto es, 50 sobre 100, lo cual es bastante significativo y muestra la situación manifiestamente mejorable de estas empresas públicas en cuanto a transparencia.

Y respecto a los partidos políticos, ¿ha mejorado su nivel de transparencia en los últimos años?
En Transparencia Internacional España hemos realizado tres valoraciones del nivel de transparencia de los Partidos políticos, dándose unos muy diferentes resultados en dichas evaluaciones. En la primera edición se les evaluó con un conjunto de diez indicadores, lo mismo que en la segunda edición; en la primera obtuvieron muy mala nota en general los doce Partidos políticos evaluados, y en la segunda ya mejoraron bastante, en función del aprendizaje y de las numerosas críticas que habían recibido cuando se publicó la primera evaluación. En la tercera edición hemos ampliado y utilizado un conjunto de treinta indicadores, y dado que hemos hecho distintas evaluaciones intermedias que les fuimos enviado a todos y cada uno de los partidos, han mejorado la generalidad de ellos a lo largo de los tres meses aproximadamente que duró el proceso de evaluación. Así, en la primera valoración intermedia de esta última edición, la puntuación media fue de 9´5, y en las tres siguientes valoraciones provisionales llegaron a 25´1 sobre 30, y finalmente la puntuación media que obtuvieron fue de 27´7. A lo largo de esos tres meses subieron a la web entre todos ellos un total de 220 documentos, lo que indica que la elaboración de estos índices, como es este caso de los partidos, propicia una mejora en el nivel de transparencia de las entidades evaluadas.

¿Cuáles son los partidos más opacos?
En función del proceso antes mencionado no se puede calificar un partido como realmente opaco respecto a la media, ya que todos en general obtuvieron unas significativas mejoras en sus evaluaciones y las diferencias finales fueron escasas, ya que todos los partidos obtuvieron una puntuación de al menos 25 sobre 30, a excepción del PNV, que obtuvo una nota inferior (21´5), aunque ello supone en todo caso un notable, por lo cual quedamos bastante satisfechos en TI-España con los resultados y los efectos de haber realizado esta evaluación de la transparencia de dichas organizaciones políticas.

Vox es un partido que ha irrumpido con fuerza en la vida política andaluza. ¿Han tenido oportunidad de analizar su nivel de transparencia?
Como es tan reciente el surgimiento de este partido, no lo hemos podido evaluar en los índices que hemos hecho anteriormente. Suponemos que en el futuro entrará a formar parte del conjunto de partidos políticos evaluados.