Index Opinion Castillo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1268. 9 de noviembre de 2018

- - --





Crónicas Marxianas / Julius G. Castle   

“Cuéntame cómo pasó en las cloacas”

“En moncloa.com han tenido que alquilar una nave industrial para almacenar los pendrives. Son cientos de miles de horas de nuestro superpoli Villarejo empujando a que todos y cada uno de los líderes políticos digan ordinarieces. Hay carnaza para un Cuéntame cómo pasó en las cloacas”

Un amigo guionista, que lleva años aspirando a llevarse un premio de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (en adelante Academia TV para abreviar), me dice que ha dado con una idea genial que le llevará a conquistar el galardón.

—Si me doy prisa en pasarla a limpio —me telefonea sobreexcitado—, visito a una productora de la mano de tres patrocinadores, la productora convence a una cadena, hacen rápido el casting, ruedan la serie en un tiempo razonable y la audiencia no se desploma en el primer episodio, me veo recogiendo mi trofeo en 2025 de manos de Manolo Campo Vidal.

—No quiero desanimarte —replico—, pero lo único seguro de todo lo que dices es que Campo Vidal seguirá entregando los premios de la Academia TV dentro de siete años. Es tan incombustible como Jordi Hurtado.

—Vaya… —percibo cierto desánimo en su voz—. Y yo que iba a pedirte que le dieras un toque. A Manolo, no a Jordi.

—Avísame a finales de 2024. Así me da tiempo a conocerle.

No capta mi fina ironía. Ni se da por vencido.

—Mi apuesta es sobre seguro —insiste—. ¿Quiénes son los comisarios de policía más famosos de la novela policiaca europea?

—¿Montalbano y Maigret? —respondo certero.

—Justo. ¿Y quién es el comisario español por excelencia?

—Y yo qué sé. Supongo que hay tantos como semanas negras, que son un montón.

—¡Es Villarejo, por Dios! —exclama, intentando contagiarme su entusiasmo.

No lo consigue.

—Pensé que hablábamos de personajes de ficción. Este me parece bastante cutre si lo comparamos con los otros dos. Que yo sepa no ha resuelto ni el asesinato de un mosquito. Sus misiones han consistido en charlar y charlar con cada bicho influyente para que le encarguen recados. Además, en 2025 Villarejo no estará de moda. Se habrán agotado sus grabaciones y extorsiones.

Imposible comerle la moral. Insiste.

—No tienes ni puñetera idea. En moncloa.com han tenido que alquilar una nave industrial para almacenar los pendrives. Son cientos de miles de horas de nuestro superpoli, empujando a que todos y cada uno de los líderes políticos digan ordinarieces. Desde un ignoto concejal a las más altas magistraturas. Hay carnaza para un Cuéntame cómo pasó en las cloacas, título de la serie que he registrado. Podrían emitirse muchísimas más temporadas que las del matrimonio Alcántara. Si me echas una mano puedes forrarte, porque te pasaré una buena comisión. Imagina miles de euros en negro.

Me tienta la idea, pero me resisto a corromperme tan deprisa. O más bien tan barato.

—Percibo un alto riesgo. ¿Crees que los telespectadores se van a pegar a la pantalla, para soportar secuencias interminables de un tipo largando pestes de la clase política? ¿Y cuál sería la reacción de las instituciones jurídicas? Si acepto entrar en el negocio, no va a ser por cien mil miserables euros.

—Lo tengo todo estudiado, Julius. Si la intoxicación telefónica se convierte en comunicación audiovisual, no habrá fiscal ni juez de Instrucción que se atrevan a atacar la sagrada libertad de expresión, consagrada en el artículo 20 de nuestra Constitución.

Un relámpago ilumina mi mente. Tanta presunta desvergüenza me hace dudar.

—No puedo creer que seas mi amigo, el honesto guionista de toda la vida. Es como si te hubieras transformado en un presunto indeseable.

—Haces bien en no creerlo. Porque soy el comisario Villarejo, t*** del c*** —susurra, helándome la sangre—. Sólo me faltabas tú para tener atrapados a todas las españolas y españoles con capacidad de decisión.

Reflexiono pasado el trance. Resulta que, en el fondo, me halaga situarme entre quienes cortan el bacalao en este país.  

 

 

 

 

Firma:

Escritor y periodista incorrecto. A pesar de lo que indica mi foto, soy muy joven. Nací con la primera crónica marxiana el 9 de septiembre de 2013, como alter ego de otro tipo bastante más serio que yo.  Considero que el humor te ayuda a sobrellevar la vida y, sobre todo, la política y la economía que nos venden quienes deciden por nosotros.

Como JG Castle he publicado un eBook en Amazon con título  expresivo: Elogio de la corrupción (la corrupción es buena, pero está mal repartida). Por un módico precio contiene otro ensayo de regalo: Guía para arruinarse. Creo que no hace falta decir más.

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle