Index Cultura la buena vida Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1268. 9 de noviembre de 2018

- - --

La Buena Vida / Ángel A. García Muñoz

Pequeños grandes Habanos

Tradicionalmente cuando alguien piensa en un fumador de puros siempre parece que estos suelen ser muy grandes, pero si buceamos en el vitolario de habanos podremos encontrar al menos media docena de cigarros de pequeños formatos que podríamos denominar “Pequeños Grandes Habanos”.


Una pléyade de cigarros salidos de las manos de los torcedores consiguen los mismos efectos que sus hermanos mayores en cuanto a la satisfacción
de cara a quien degusta un habano.

En recientes almuerzos en distintas partes de la Península y debido al inclemente tiempo de mediados de octubre he tenido que recurrir a vitolas de pequeño formato por aquello de que el hecho de disfrutar de un habano no hubiera de suponer un peligro para mi salud.

La persistencia de la vida moderna en los actos de cada día, las leyes contra los fumadores y la misma realidad de los cortos espacios de tiempo de que disponemos los aficionados a los habanos para el goce de nuestra pasión ha calado en el entorno de quienes desde las fábricas cubanas diseñan los cigarros que nos fumamos.

Estas vitolas ofrecen lo mejor de las ligadas de las diferentes marcas en cigarros que suelen ser de corta duración en sus respectivas combustiones, pero cuyos sabores y aromas se plantean casi exactamente igual que sus hermanos de mayores tamaños.

Por ello los maestros tabaqueros han adecuado en los últimos tiempos los nuevos modelos de habanos a estas premisas y así nacieron en su día el Partagás Serie D nº 4, el Montecristo Petit Edmundo o el Cohiba Robusto, que tan amplia y buena acogida tienen entre los aficionados.

Pero ya en los momentos más cercanos podemos hablar de una pléyade de cigarros salidos de la mente de esos diseñadores de nuevos habanos y de las manos de los torcedores para conseguir los mismos efectos que sus hermanos mayores en cuanto a la satisfacción de cara a quienes degustamos un habano

Hace apenas unos meses el mejor Maestro Tabaquero que ha tenido –y todavía tiene– Cuba, Arnaldo Vichot, me confesaba lo complicado que supone mantener la misma proporción de tabacos ligero, seco y volado en la ligada que contiene tripa de un cigarro de 194 milímetros de longitud, como es el Partagás Lusitanias, a ofrecer una degustación similar o casi idéntica en otros que no pasan de los 110 milímetros, como el Serie D Nº 5 de la misma marca.

Sabiendo que el aficionado trata de obtener las mismas percepciones en boca que los cigarros grandes, éstos han de tener la seguridad de que en poco espacio de tiempo podrán degustar un habano con ligadas como las de Cohiba, Montecristo, Romeo y Julieta, Hoyo de Monterrey, H. Upmann o la misma Partagás.

Una de las primeras cuestiones que hemos de tener en cuenta frente a estos pequeños habanos es que los tres tercios se acortan lógicamente y sus fumadas no duran mucho más allá de los veinticinco o treinta minutos en la mayor parte de estos seleccionados para el caso.

Por ello he seleccionado de cara a los tiempos que nos vienen esta media docena de vitolas que ofrecen un amplio panorama de todo lo que podemos ser capaces de disfrutar en cuanto a las diferentes ligadas de las distintas marcas.

Estas seis vitolas, cuyos tamaños van de los 110 milímetros de longitud del Montecristo Petit Edmundo (idéntico que el Partagás Serie D Nº 5) hasta los 90 milímetros del Half Corona de H. Upmann, pasando por los 102 del Cohiba Medio Siglo y del Hoyo de Monterrey Petit Robusto, hasta el Romeo y Julieta Petit Royales.

En cuanto a los cepos de estos habanos son grandes en su mayoría, ya que disponen del 52 tanto el Montecristo Petit Edmundo como el Cohiba Medio Siglo, mientras que el Partagás Serie D Nº 5 y el Hoyo de Monterrey Petit Robusto tienen de cepo 50, siendo los más reducidos en cuanto a sus respectivos diámetros el Romeo y Julieta Petit Royales (47) y el H. Upmann Half Corona.

De todos ellos podremos disponer de unos buenos minutos de disfrute en su degustación, sabiendo que las notas terrosas, amaderadas y a cacao las encontraremos en estos pequeños habanos, que nos ofrecerán sus mejores virtudes en cortos espacios de tiempo.

Un habano para cada momento

Montecristo Petit Edmundo (110 x 52)
Con potencia de sabores, buenos rastros tabaqueros en boca y una fortaleza de tipo medio/alto.
Tiempo de fumada: 25/30 minutos

Partagás Serie D No.5 (110 x 50)
Sabores se permiten el lujo de dejar un rastro alargado y denso en las papilas gustativas, con fortaleza más bien alta.
Tiempo de fumada: 30/35 minutos

Cohiba Medio Siglo (102 x 52)
Representante de la Serie 1492 ofrece gran percepción de sabores y aromas, todo ello con una gran suavidad y fortaleza baja.
Tiempo de fumada: 20/25 minutos


Hoyo de Monterrey Petit Robusto (102 x 50)
Buen equilibrio de sabores y aromas de la ligada propia de la marca, con comienzos dulces, notas picantes, y una fortaleza de tipo medio.
Tiempo de fumada: 30/35 minutos


Romeo y Julieta Petit Royales (95 x 47)
Suave y especiado con buenos rastros de madera, con toques dulzones y aromas en aumento, y una fortaleza media.
Tiempo de fumada: 20/25 minutos

H.Upmann Half Corona (90 x 44)
Con un retrogusto altamente tabaquero y su proporcionado equilibrio entre sabores y aromas mantiene una fortaleza de tipo medio.
Tiempo de fumada: 25/30 minutos

 

 

 

-

-

-