Tribuna / Miguel Ángel Aguilar Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1264. 12  de octubre de 2018

- - --




Tribuna / Miguel Ángel Aguilar

Vilipendio y cobardía

EUROPA PRESS

Decir a los CDR, como hizo Torra, que hacían bien en apretar y que siguieran apretando para pasar horas después, cuando de las apreturas se fue pasando a los apretones a las puertas del Parlament, a ordenar a los Mossos que defendieran la posición, defensa que hicieron dejando 32 heridos uniformados de diversa consideración, es de una cobardía inhabilitante

Se inauguraba el Tercer Foro de la Unión por el Mediterráneo (UpM), con sede en Barcelona, al cumplirse su décimo aniversario y el president de la Generalitat, Quim Torra, había recibido una no invitación al cónclave donde participan representantes de los 43 países que forman parte de la organización. Los periodistas, siempre curiosos y un punto malintencionados, indagaron por las razones de esa ausencia y el ministro Josep Borrell aclaró que el Ministerio de Asuntos Exteriores había considerado no invitarle para evitar que en ese escenario siguiese vilipendiando el buen nombre de España y distorsionara el significado del Foro. Torra tiene que saber –prosiguió el ministro– que si declara su enemigo al Estado español, si chantajea al presidente del Gobierno diciendo que sólo dará su apoyo a los Presupuestos en caso de obtener un referéndum de autodeterminación y si se convierte en el cabecilla de los agitadores callejeros es inútil que espere ser invitado a un acto protocolario donde su presencia es contingente.

Así que Torra puede estar empezando a probar de su propia medicina, después de sus intentos reiterados de desairar al Rey, que es el jefe del Estado y símbolo de su unidad y permanencia. Pero su ánimo de vilipendiar va más allá del rey Felipe VI, como demuestran los términos de “bestias con forma humana” utilizados por Torra en algunos de sus escritos del diario Mon para etiquetar a los castellanohablantes. Que desde una actitud supremacista les asignara una falla genética del ADN debiera haberle restado idoneidad para estar al frente de una Generalitat de todos. Recordemos a José Calvo Sotelo replicando a Pasionaria aquello de “más vale morir con honra que vivir con vilipendio” pero antes se impone abordar la cobardía, siguiendo la pauta establecida por Lord Moran, uno de los médicos de guerra más importantes de la historia, en su libro Anatomía del valor que fue publicado en 1945 y cuya traducción al español acaba de aparecer en Arzalia Editorial.

Porque nuestro autor establece allí la distinción entre miedo y cobardía. Para él el miedo es la respuesta del instinto de autoconservación al peligro, y sólo es malsano cuando resulta desproporcionado respecto al grado de peligro. Pero estima que ni siquiera el miedo malsano es cobardía. Esa etiqueta la reserva para algo que el hombre hace, mientras que es sólo asunto suyo lo que se le pase por la cabeza. Lord Moran precisa que según dispone la Ley del Ejército un hombre es culpable de cobardía cuando exhibe “un interés impropio de un soldado por su seguridad personal en presencia del enemigo”, al desertar vergonzosamente su puesto o al deponer las armas. Basta sustituir la terminología bélica por la del enfrentamiento político y sustituir enemigo por adversario para toparnos con la cobardía en la que han incurrido Carles Puigdemont, su vicario en la Plaza de Sant Jaume, Quim Torra, o Roger Torrent, presidente del Parlament. Porque salir al balcón para decir a los CDR que hacían bien en apretar y que siguieran apretando para pasar horas después, cuando de las apreturas se fue pasando a los apretones a las puertas del Parlament, a ordenar a los Mossos, que defendieran la posición, defensa que hicieron dejando 32 heridos uniformados de diversa consideración, es de una cobardía inhabilitante. ¿Qué dirán el presidente Sánchez y la portavoz del Gobierno Celaá a propósito del vilipendio y de la cobardía? Atentos.

 

Firma:

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

-

-

-

-
José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar

-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle