La moción de censura llega a RTVE Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1254. 6  de julio de 2018

- - --

Política / Manuel Capilla

Sánchez consigue mantener el bloque que lo llevó a la Moncloa para renovar la tele y la radio públicas

La 'moción de censura' llega a RTVE

Pedro Sánchez ha conseguido sortear el primer escollo que amenazaba la unidad del bloque que sacó adelante su moción de censura: la renovación del Consejo de RTVE. En un proceso más accidentado de lo previsto, con Pablo Iglesias llevando la voz cantante y con los trabajadores de la casa soliviantados por la elección de nombres ajenos a RTVE para presidirla, será un histórico de Radio 3, Tomás Fernando Flores, quien ocupará el cargo hasta finales de año. Para entonces, prevé Moncloa, se habrá desbloqueado el concurso público previsto en la ley aprobada recientemente y que PP y Ciudadanos han intentado controlar. Aunque no falta quien señala que, una vez puesto en marcha el decreto, el nuevo Consejo durará lo que dure el Gobierno.


Tomás Fernando Flores, histórico de Radio 3, es el elegido por el PSOE para ocupar la presidencia de RTVE.

En la mañana del martes, en Moncloa suspiraban aliviados tras la intervención de la vicepresidenta, Carmen Calvo, en la comisión constitucional del Congreso. Allí, Calvo había señalado que entre Pedro Sánchez y Joaquim Torra se producirá “un diálogo sin cortapisas”, incluido el derecho de autodeterminación. Un guiño que no compromete a nada al Gobierno –acto seguido Calvo subrayó, como viene haciendo el Ejecutivo, que el “derecho a la autodeterminación no existe en ninguna Constitución de ninguna democracia”-, pero que fue suficiente para los portavoces de los partidos catalanes, que habían comprometido su apoyo al decreto de renovación de RTVE al tono de la intervención de Calvo y a que Torra pudiera tratar la cuestión del referéndum con Sánchez. Joan Tardà, el más beligerante desde que hace unos días el PSOE no apoyara en el Congreso una moción presentada por los republicanos que instaba a un diálogo sin condiciones con la Generalitat, puso punto final a su enfado subrayando ante la vicepresidenta que “pelearnos más de la cuenta” en esto “sería imperdonable”.

Había así fumata blanca en un proceso que ha resultado mucho más accidentado de lo previsto por el Gobierno, pero en el que Sánchez ha conseguido, finalmente, mantener la unidad del bloque que sacó adelante la moción de censura. El elegido para presidir la Corporación es Tomás Fernando Flores, un histórico de Radio 3 que todavía debe recibir el visto bueno oficial del Congreso.  Un nombre propuesto por el PSOE, después de que los anteriores candidatos que aparecieron en las conversaciones entre los socialistas y Podemos quedaran descartados y, además, quemados por las filtraciones y por lo que se apunta, desde algunas voces, ha sido la precipitación de la formación morada. Una precipitación que se ha terminado traduciendo en que Pablo Iglesias y los suyos han perdido la oportunidad de designar al presidente de la Corporación, que llegó a estar en sus manos. Una cuestión fundamental, porque aunque el consejo de administración se mueva en función de la mayoría que lo compone, el régimen que rige en TVE es “presidencialista”, como explican fuentes próximas a la cúpula de la Corporación. Y es que aparte del voto de calidad con el que cuenta el presidente para desempatar en las votaciones, “todas las decisiones las tiene que proponer el presidente”, explican estas fuentes. Podemos habría perdido así la oportunidad de oro que le habría concedido Sánchez.

Un concurso atascado

La renovación urgente de la cúpula de RTVE que ha puesto en marcha el Gobierno vía decreto tiene una razón de ser: el bloqueo del concurso público, previsto en la ley aprobada en septiembre de 2017, por parte de PP y Ciudadanos. Y es que a pesar de que la nueva ley quedó aprobada con el apoyo de todos los grupos, algo nunca visto, gracias a un acuerdo transversal al que terminó sumándose el PP, los mecanismos del concurso quedaron por definir. PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, con el apoyo de PNV, ERC y PDeCAT consiguieron cerrar un borrador hace algunos meses, pero entonces comenzaron los problemas serios ante el estupor e indignación de PSOE y Podemos. En primer lugar, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, apreció dudas jurídicas y no quiso llevarlo a votación al pleno. Y como en último término todo depende de un acuerdo Congreso-Senado y en la Cámara Alta el PP tiene mayoría absoluta, todo quedó encallado en abril.

Mayor fue la sorpresa y la indignación en las filas socialistas y moradas cuando, dos semanas después de consumarse la moción de censura y a pocos días de que venciera el mandato del actual presidente de RTVE, a finales de junio, Ciudadanos decide sumarse al PP para tratar de garantizarse la mayoría en el comité de expertos que evaluará el concurso público. De los 13 miembros, seis serían para el PP y uno para la formación naranja. Un acuerdo que según sus autores resolvía las dudas jurídicas y que, esta vez sí, se sometía rápidamente a votación en la Mesa del Congreso que preside Pastor. La votación salió adelante gracias a la mayoría que tienen en ella los populares y los de Rivera y que fue boicoteada por PSOE y Unidos Podemos ante la ausencia de acuerdo de todos los grupos. Queda por delante la tarea de restaurar el acuerdo de todos los grupos, por lo que no son pocas las voces que apuntan al hecho de que, aunque el Gobierno quiere que el concurso se ponga en marcha a finales de año, el actual consejo siga en funcionamiento el tiempo que dure este Ejecutivo.

Los dos primeros nombres que se barajaron, el de Arsenio Escolar, exdirector de 20 Minutos, y el de Ana Pardo de Vera, directora de Público.es, se anularon mutuamente por entender que ambos estaban demasiado significados. El primero con el PSOE, la segunda con Podemos. Así las cosas, los negociadores de Podemos, capitaneados por el secretario de Comunicación de la formación morada, Juanma del Olmo, y su portavoz en la comisión de control de RTVE, Noelia Vera, señalaron a Andrés Gil, actual redactor jefe de eldiario.es. En esas conversaciones -con la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, y el jefe de gabinete monclovita, Iván Redondo, como contraparte- se entendió que Gil podía constituir una tercera vía por considerársele más próximo a IU, no a Podemos. Sin embargo, su nombre se topó con el veto del PNV y con la indignación de los trabajadores de RTVE, que se preguntaban si no habría nadie en la casa capaz de asumir el cargo, más de gestión que periodístico, y más de forma transitoria, como prevé el decreto aprobado por el Gobierno.

Cuando Iglesias afirmó en una entrevista en Espejo Público que el elegido era Gil, el PNV hizo saber a través de la prensa que no estaba de acuerdo ni con la forma ni con el fondo del acuerdo entre PSOE y Podemos. Sobre todo, no les parecía bien que socialistas y morados lo cocinaran todo sin haber contado con ninguno de los otros grupos. Mientras, con los trabajadores de RTVE indignados por la elección, Gil anunciaba que se retiraba de la carrera por la presidencia por no suscitar el suficiente consenso y los socialistas se fijaban en Tomás Fernando Flores, en lo que además era un guiño al PP para tratar de sumarlo al acuerdo.

No hay que olvidar que Flores fue ascendido a la dirección de Radio 3 en 2012, cuando el PP renovó toda la cúpula de la Corporación de forma unilateral, gracias a su mayoría absoluta en el Congreso. Un perfil de independencia con respecto al Gobierno, de cierto prestigio –su trabajo al frente de Radio 3 le valió, en 2013, la Antena de Oro que entrega la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión de España- y de gestión, porque además de su etapa al frente de Radio 3, ha dirigido varios programas de radio y televisión. Su espacio más reconocible es Siglo 21, el programa dedicado a la música de vanguardia que dirige y presenta desde 1996.

Eso sí, su nombre no ha estado exento de polémica. No faltan voces que le han acusado de haber hecho una limpia con tintes políticos cuando llegó a la dirección de la emisora y que tuvo un objetivo principal: Carne Cruda, el programa dirigido y presentado por Javier Gallego y que ahora se emite en internet, en la web de eldiario.es.  En unas declaraciones a El Mundo, Flores señaló en su día que la cancelación de Carne Cruda no tuvo que ver “con ninguna cortapisa ideológica”, sino que se quitó de la parrilla porque era “sensacionalista”, “kamikaze” y “propio de una radio pirata”. En su opinión, Carne Cruda “ni cabe en Radio 3 ni se corresponde con el rigor necesario en una emisora pública”. Tampoco tienen muy buena opinión de él otros popes de Radio 3 como Jesús Ordovás o Diego Manrique, que han deslizado críticas durísimas estos días en medios y redes sociales. Pero lo cierto es que los resultados de audiencia de Radio 3 respaldan la gestión de Flores con cifras récord a lo largo de estos seis años, por encima de los 500.000 oyentes de media. Un tiempo en el que Flores se ha labrado además un perfil modernizador, profundizando en la apuesta de Radio 3 por las redes sociales y los contenidos digitales.

Todavía quedan dos plenos en el Congreso para que se haga oficial el nombramiento de Flores, en un proceso que debe quedar concluido el próximo 18 de julio. De momento, el Congreso ya ha elegido a los seis consejeros que le corresponden según el decreto. Tres a propuesta de Podemos –Rosa María Artal, Cristina Fallarás y Víctor Sampedro-; dos a propuesta del PSOE –Flores y Concepción Cascajosa-; y uno por el PNV –Juan José Baños-.El Senado debía elegir a otros cuatro consejeros esta misma semana, bajo la doble condición de que fuera mediante mayoría absoluta de la Cámara y con la aquiescencia, el menos de cuatro grupos parlamentarios. Y no cumplen con estas dos condiciones simultáneamente ni la lista elaborada por el PP ni la acordada por PSOE y Podemos. Así las cosas, la responsabilidad de designar a los cuatro consejeros que faltan pasa al Congreso y sus nombres saldrán de la lista de diez pactada por socialistas y morados, dado que el PP y Cs han renunciado a proponer nombre alguno, excluyéndose del órgano de gobierno de RTVE. En principio, salvo sorpresa de última hora, serán Juan Tortosa y Fernando López Agudín, por parte de los de Iglesias, y Ana Isabel Cerrada y Josep Lluís Micó, por parte del PSOE. Será en los plenos para designar a estos cuatro consejeros cuando se vote la investidura de Flores como presidente de RTVE.


De izquierda a derecha y de arriba a abajo, los consejeros nombrados hasta ahora son: Rosa María Artal, Cristina Fallarás, Víctor Sampedro, Concepción Cascajosa y Juan José Baños.

Entre los consejeros ya designados oficialmente aparece el nombre de otra histórica de la casa, Rosa María Artal, miembro del equipo de Informe Semanal entre 1984 y 2007, cuando se vio afectada por el ERE puesto en marcha por la dirección. Actual columnista de eldiario.es, fue número dos de la lista de Podemos en Zaragoza, su ciudad natal, en las generales de junio de 2016. La formación morada también ha propuesto para el consejo de RTVE a otra periodista zaragozana, Cristina Fallarás. Antigua redactora jefe de la edición catalana de El Mundo, fundadora del desaparecido ADN –del que fue subdirectora- y exdirectora de Diario 16, hoy por hoy ejerce como columnista de Público.es. Por último, Víctor Sampedro es catedrático de Opinión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos y cuenta con una amplia trayectoria como docente y articulista. De hecho, también ejerce como columnista en Público.es.

Todavía pendiente de nombramiento entre los designados por Podemos están Fernando López Agudín, exdirector de Informe Semanal, y que también se encargó de las relaciones informativas del Ministerio de Justicia e Interior que pilotó Juan Alberto Belloch, y Juan Tortosa, otro ex de Informe Semanal, que también ha pasado por  CNN+ y Cuatro.
Quien sí recibió el visto bueno del Congreso esta semana es, Concepción Cascajosa, que es profesora de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid y Juan José Baños, propuesto por el PNV, quien ha desarrollado casi toda su carrera en el diario Deia, del que ha llegado a ser director en dos etapas. También ha sido consejero de EiTB.

Entre los propuestos por el PSOE faltan por someterse a votación en la Cámara Baja Lluís Micó, catedrático de Periodismo de la Universidad Ramon Llull y vicedecano de la Facultad de Comunicació Blanquerna, e Isabel Cerrada, que hasta ahora ha desempeñado el cargo de directora de Relaciones Laborales de la corporación RTVE.
A falta de sorpresas de última hora, y de que el PP decida dar marcha atrás a su decisión de boicotear el nombramiento del nuevo consejo, como ya había hecho Ciudadanos, estos diez nombres serán los integrantes de la nueva cúpula de RTVE. Sánchez sortea así la primera prueba para la mayoría que le llevó a la Moncloa. Siguiente parada, los Presupuestos Generales del Estado para 2019.

Hace casi tres meses que empezaron las protestas de los trabajadores.

¿Qué pasa con los viernes negros de TVE?

Los viernes negros de TVE -en los que los trabajadores de la tele pública han protestado, vestidos de negro, por la censura y manipulación que afirman sufrir- han tenido mucho que ver en que el Gobierno haya decidido pisar el acelerador de la renovación del consejo de la Corporación. Sin embargo, no está claro que las protestas vayan a interrumpirse por el momento. El probable nombramiento de Flores como presidente no ha despertado un gran entusiasmo en la casa, pero tampoco grandes resistencias, como sí lo habían hecho los nombres propuestos inicialmente. Por ejemplo, desde el Consejo de Informativos, extremadamente beligerante en los últimos años contra la cúpula nombrada a dedo por el PP, no han valorado el nombre de Flores ni positiva ni negativamente, en lo que parece un voto de confianza. Así las cosas, entre los trabajadores de la casa hay división de opiniones sobre la necesidad de continuar o no con las protestas, a la espera de que se vayan conociendo los primeros pasos de Flores y el resto del consejo.