Sin Maldad / José García Abad Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1254. 6  de julio de 2018

- - --

 

 

Sin Maldad / José García Abad

Lo mejor es hablar, sea con café y churros o con ‘mongetes’

   
EP / AP

Lo más importante de la reunión del lunes es que se va a celebrar tal reunión y el mejor resultado es que ambos dirigentes sigan reuniéndose civilizadamente. Torra pedirá referéndum y Sánchez recordará que el derecho de autodeterminación no está contemplado en la Constitución Española. Pero, como es probable, si tras la constatación de estas diferencias irreconciliables, tras el mero hecho de que Sánchez escuche, obviamente sin compartirlo, el discurso de Torra –no se puede dialogar sin escuchar– ,ambos deciden aparcar un desencuentro estéril y arreglar numerosos asuntos pendientes para normalizar la vida cotidiana de los catalanes… Si  deciden continuar hablando, la reunión habrá representado un gran alivio. Quizás un antes y un después. 

Aparentemente, la reunión que este lunes, 9, tendrá lugar en el palacio de La Moncloa, entre el presidente del Gobierno de España y el president de la Generalitat de Cataluña, nace muerta. Aparentemente, el resultado no pasará más allá de lo fotográfico. La foto de una frustración.

Me apunto, sin embargo, a la hipótesis optimista por improbable que parezca. Dando la vuelta a la doctrina de Estado Mayor que exige prever en la batalla la hipótesis más probable pero también la más peligrosa, por improbable que sea, sostengo que cuando la hipótesis más probable es la más peligrosa hay que acogerse a la más favorable por improbable que parezca.

Soy de la opinión de que en política, como en la vida, siempre es bueno verse las caras, el contacto humano entre seres humanos que lo seguirán siendo a pesar de los intereses contradictorios, e incluso las discrepancias políticas o futbolísticas, aparentemente irreconciliables. Hablando se entiende la gente, como sentencia el refrán. Es más fácil el entendimiento directo entre personas, hablando. Compartiendo un café con churros o con pa amb tomaquet o una butifarra con mongetes antes que la fría dialéctica de las consignas entre personajes obligados por sus respectivas parroquias a sustituir el acuerdo por el trágala.

Bases más radicales que sus dirigentes

Es evidente que, en lo que se refiere a Cataluña, desde una y otra posición, por no hablar de frentes, se exige al personaje político que dispare sobre el adversario, con cara y colmillos de perro, los improperios, machadas y descalificaciones que más pueden doler. Más a Quim Torra que a Pedro Sánchez, pues algo ha cambiado desde que este está al frente del Gobierno de la nación.

Me da la impresión, apoyada tras escuchar atentamente a mis numerosos amigos catalanes, entre los que cuento a los que escriben en El Siglo, desde distintas perspectivas partidarias, que las bases de los partidos independentistas son más radicales que sus dirigentes. Estos tienen que andarse, por tanto, con mucho cuidado. Recuérdese, por ejemplo, cómo dirigentes de Esquerra que habían expresado su abandono de la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) fueron rectificados en la asamblea de sus bases que sentenció que sin ser obligatoria no había que excluirla.

Los gestos cuentan… De cara a los independentistas tácticos

Los gestos siempre cuentan, pero en la fase en que nos encontramos cuentan mucho más. Aunque Torra diga que el acercamiento de los políticos presos a Cataluña no es un gesto de cara a las conversaciones, sino una obligación, lo que no es cierto, y él no puede dejar de saberlo. Lo verdaderamente cierto es que el gesto ha contribuido positivamente a que las conversaciones entre ambos dirigentes se inicien en un clima más idóneo.

Apoyado en las fuentes aludidas, entiendo que, matizando lo dicho respecto a la radicalidad de las bases, hay entre los que se confiesan independentistas muchos que no lo son del todo, que se presentan y votan como tales por razones tácticas, para asustar a “Madrid” y optimizar las concesiones.

Es este segmento de la población, el de los independentistas tácticos, el de aquellos que no quieren la independencia pero que están por el derecho a decidir y a quienes les parece un abuso que permanezcan políticos en las cárceles, una decisión judicial, por cierto muy discutida y discutible,el que habrá aplaudido el acercamiento de los presos a cárceles próximas a sus casas.

Lo más importante es la reunión misma

En resumen: lo más importante de la reunión del lunes es que se va a celebrar tal reunión y el mejor resultado es que ambos dirigentes sigan reuniéndose civilizadamente. Torra pedirá referéndum y Sánchez recordará que el derecho de autodeterminación no está contemplado en la Constitución Española. Pero, como es probable, si tras la constatación de estas diferencias irreconciliables, tras el mero hecho de que Sánchez escuche, obviamente sin compartirlo, el discurso de Torra  –no se puede dialogar sin escuchar–, ambos  deciden aparcar un desencuentro estéril y arreglar numerosos asuntos pendientes para normalizar la vida cotidiana de los catalanes… Si  deciden continuar hablando, la reunión habrá representado un gran alivio. Quizás un antes y un después.  

 

 

Firma:

Lleva ejerciendo la profesión de periodista desde hace más de medio siglo. Ha trabajado en prensa, radio y televisión y ha sido presidente de la Asociación de Periodistas Económicos por tres periodos. Es fundador y presidente del Grupo Nuevo Lunes, que edita los semanarios El Nuevo Lunes, de economía y negocios y El Siglo, de información general. 

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle