Tribuna / Sergio del Campo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1254. 6  de julio de 2018

- - --

 

 

Tribuna / Sergio del Campo

Normalidad institucional en Tarragona


Fue el ‘president’ Torra, y no el Rey, quien se llevó un sonoro y estrepitoso abucheo cuando su nombre se anunció por megafonía. Por supuesto, enseguida salió el aparato del ‘procés’ acusando a la organización de complot españolista

El domingo pasado se clausuraron los XVIII Juegos Mediterráneos en Tarragona. Seguramente muchos de ustedes ni se habrán enterado de su celebración. Acechados por los problemas desde el principio, han pasado con más pena que gloria perdiendo una estupenda ocasión para situar a la provincia en el mapa tanto nacional como internacionalmente. Tiempo habrá para analizar errores y aciertos. No obstante, en este artículo me gustaría destacar algunas anécdotas que se han producido durante los mismos. Sobre todo de cara a aquellas personas que nunca han venido por aquí. Para que no se queden sólo con las noticias que exportamos últimamente y contarles cosas que también suceden en Cataluña y probablemente no publiquen los medios.

La primera tiene que ver con la presencia de la Patrulla Águila y la unidad de paracaidistas del Ejército del Aire. La visita, enmarcada dentro de Plan Cultural de los Juegos, se tradujo en una exhibición acrobática aérea con repetidos guiños a la bandera española. La realidad es que la ciudad se volcó con la presencia del Ejército en la ciudad. Las piruetas emocionaron a los centenares de espectadores que llenaron el Balcón del Mediterráneo y vieron la actuación. Las críticas por parte de los sectores independentistas no se hicieron esperar.

La segunda de ellas tuvo lugar el mismo día de la inauguración. Las semanas previas se especulaba con la presencia de S. M. el Rey Don Felipe VI y la posibilidad de recibir una gran pitada. Sin embargo, fue el ‘president’ Torra quien se llevó un sonoro y estrepitoso abucheo cuando su nombre se anunció por megafonía. Por supuesto, enseguida salió el aparato del ‘procés’ acusando a la organización de complot españolista. De que las entradas se habían dejado en manos de un complejo entramado organizado por diversas asociaciones en la Casa de Aragón de Tarragona. Se cree el ladrón que todos son de su condición. No todo el mundo necesita subvenciones y adoctrinamiento para organizarse.

La tercera de las anécdotas tiene que ver con la llegada del buque insignia de la Armada española al puerto de Tarragona. Como ocurre con otros eventos, la Armada fue invitada y su reacción, para deleite de los presentes en la ciudad, fue enviar el buque Juan Carlos I. La joya de la Corona. ¿Qué ocurrió? Que durante los días que abrió sus puertas al público, la gente de Tarragona respondió con entusiasmo. Con colas de más de dos horas para ver el orgullo de la Marina y que contrastaban con las 15 o 20 personas concentradas en protesta por la presencia del barco. La invitación de la Armada española en otros lugares del territorio nacional no tiene mayor relevancia. Sin embargo, su presencia en las costas tarraconenses levantó todo tipo de suspicacias. Me quedo con la respuesta del almirante de la Flota a un periodista local en la que ponía en entredicho la presencia de un buque de guerra en unos juegos que son los juegos de la paz: “Nosotros somos unos invitados más. Hay gente a la que le gusta hablar de la paz y otra a la que le gusta trabajar por la paz. La Armada trabaja por la paz allí donde se le ordene. Rescatar náufragos del agua o eliminar la piratería en el Océano Índico, eso es trabajar por la paz y en lo tocante a ello, poca gente puede darnos lecciones”.¡Zasca!

Estas son las anécdotas a las que algunos medios independentistas se han referido como ejercicio de ‘exaltació espanyolista’ y que a mí me gustaría definir como normalidad institucional. Tarragona siempre ha recibido con respeto a S. M. el Rey o a cualquier otra institución del Estado. Diría que incluso con fervor. Quizás uno de los problemas sea ése, que Tarragona y Cataluña en general se han acostumbrado a la poca presencia del Estado en el territorio. Quizás sea el momento de cambiarlo.  

 

 

Firma:

Diputado de Ciudadanos por Tarragona en la XI y XII Legislaturas. Diplomado en Relaciones Laborales y Licenciado en Ciencias del Trabajo. También es Subinspector Laboral de Empleo y Seguridad Social. Actualmente, es Portavoz en la Comisión de Empleo y Seguridad Social y portavoz adjunto en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo.

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle