Entrevista / Marta Vilalta Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1253. 29  de junio de 2018

- - --

Entrevista / Teresa Carreras (Barcelona)

Marta Vilalta, portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya

“De Sánchez esperamos diálogo”

La recién elegida portavoz de ERC sabe que se acercan días de mucho ruido ante la próxima entrevista entre los presidentes de la Generalitat y del Gobierno español, el próximo lunes 9 de julio, que ha levantado muchas expectativas. “El diálogo que pedimos –ha dicho Vilalta a El Siglo– tiene que ser la respuesta política a la situación actual. Esperamos de Sánchez diálogo que nos lleve a una negociación sin renuncias”, aunque las espadas están en alto tanto en Cataluña como en el Congreso.

“No vemos perspectivas de pactar un referéndum, pero esperamos un diálogo de tú a tú entre presidentes”

 

“No se nos puede pedir que obviemos el 1-O. Al final, todo es voluntad política”

 

Foto: S. RUIZ

 

El presidente Quim Torra ha dicho desde Estados Unidos que planteará a Pedro Sánchez un referéndum pactado. ¿Cómo lo ven ustedes?
ERC siempre estará al lado del diálogo y de las urnas. Es cierto que por ahora no vemos unas perspectivas positivas para pactar este referéndum. Pero esperamos  que empiece un diálogo de tú a tú entre ambos presidentes. Este diálogo creemos que tiene que ser sin renuncias y sin condiciones por ninguna de las dos partes, aunque Pedro Sánchez ya ha puesto algunas limitaciones.

Si a última hora se confirma que no se va a poder hablar de autodeterminación ¿Ustedes no irán?
Vamos a ver qué pasa hasta entonces. Todavía  no tenemos el orden del día y en política una semana es mucho tiempo. Seguro que hasta el día de la reunión habrá mucho ruido en los medios. Muchas declaraciones y contradeclaraciones. Nosotros insistimos en que se tiene que poder hablar de todo, si no no será un diálogo sincero. Lo que nos ha llevado a esta situación es la demanda de mucha, mucha gente en Cataluña de hacer un referéndum de autodeterminación para decidir su futuro. Este es el punto de partida para restablecer los niveles de confianza rotos entre los dos gobiernos.

Pedro Sánchez, desde el Congreso, recomienda al presidente de Cataluña pasar página del 1-O. ¿Estarían ustedes de acuerdo?
El inicio de las declaraciones previas a la reunión entre ambos dirigentes políticos es desastroso. Nosotros nos reafirmamos en que tiene que haber diálogo que nos lleve a una negociación sin renuncias, sin condiciones.  Ambos presidentes tienen que sentarse en una mesa, sin líneas rojas, y con la voluntad de avanzar,  si no, no tendrá sentido el diálogo. No se  nos puede pedir que obviemos el 1-O.  Sánchez tiene que aceptar los resultados del 1-O. Al final todo es voluntad política.

¿Qué le parecen los primeros pasos de Pedro Sánchez?
La música suena diferente y suena mejor que antes. Ha habido gestos que compartimos con él como el del Aquarius o bien la recuperación de la sanidad universal que está a punto de conseguirse. Pero no le puedo esconder que en relación al tema de Cataluña el inicio no es satisfactorio, por el momento. Las afirmaciones de Sánchez no llevan a distender el ambiente. Si, como parece, la respuesta a poder hablar de todo no es positiva, no vamos por buen camino.

Desde el Ministerio del Interior se confirma el inicio del trámite del traslado a Cataluña de los presos del 1-O ¿Les parece positivo?
Sin duda, si esto se concreta, como le decía antes,  es una muestra más de que la música con Pedro Sánchez suena mucho mejor. Pero nosotros lo que queremos es su libertad porque están injustamente presos. La cárcel para ellos es el símbolo de la venganza de un sistema judicial que actúa a las órdenes de un  Gobierno contra los dirigentes independentistas,  entre los cuales están los dirigentes de ERC. El acercamiento o el traslado a Cataluña es una acción de derecho. Es simplemente cumplir la ley.  Si ya se han terminado las diligencias ya tendrían que estar aquí.  Han pasado demasiados días desde que Sánchez asumió la Presidencia del Gobierno. Su acercamiento o libertad debería haber sido de los primeros gestos del presidente al llegar a la Moncloa puesto que la situación de los presos políticos para una gran mayoría de catalanes es indigna.

Si Sánchez se limita a hablar de cómo recuperar las leyes sociales recurridas ante el Constitucional. ¿Estarán de acuerdo?
No es un tema menor. Estas leyes recurridas a petición del Gobierno de Rajoy generaron un alto consenso en el Parlamento de Cataluña. Algunas fueron aprobadas por unanimidad. Son leyes destinadas a mejorar el nivel de vida de los ciudadanos y las ciudadanas de Cataluña. Insisto en la idea de poder hablar de todo sin condiciones de entrada.

¿Usted cree que la suspensión en sus escaños de los diputados procesados la va a decidir el Supremo?
Tal como está indicado en el Reglamento del Parlamento catalán la última palabra en este sentido corresponde a la Cámara catalana. Según la normativa la suspensión de un diputado tiene que ser acordada por mayoría absoluta y no por un agente externo, como sería el Supremo.  En nuestra opinión debe ser el Pleno quien decida.

La Conferencia Nacional del partido ha recibido muchas enmiendas para que la unilateralidad figure en los textos a debatir ¿Volverá la unilateralidad a la hoja de ruta de ERC?
Quien nos llevó a la unilateralidad fue el Estado español. En la propuesta de ponencia Fem República” (Hagamos República) se situaba la multilateralidad como estrategia para conseguir la República. Algunos militantes nos dijeron que no se acababa de entender. Por eso estas enmiendas se han transaccionado y lo que se dice ahora es que desde ERC no renunciamos a ninguna vía  pacífica y democrática. Un problema que es político se tiene que resolver por la vía política, por lo que no descartamos ninguna vía siempre que esté basada en el diálogo. El peso de nuestra estrategia está en sumar para ser más fuertes y poder acordar. El Gobierno Rajoy no quiso acordar que el diálogo se hiciera a través de un referéndum y esto es lo que nos situó en el marco unilateral.  Para nosotros el diálogo sin condiciones es la respuesta política a la unilateralidad.

¿Qué le parece que la alcaldesa de Barcelona le haya pedido al presidente de la Generalitat que renuncie explícitamente a la vía unilateral?
Desde ERC siempre estamos abiertos a sumar y a construir para poder entendernos.  En esta legislatura que ya ha arrancado queremos encontrar puntos en común con otras formaciones como los de la órbita de los comuns. Nos gustaría tener mayorías amplias con ellos  para poder desplegar legislación que vaya en la línea de llegar a las mayores cotas de democracia. Creemos que podemos llegar a acuerdos con los comuns y también con la CUP, con quien compartimos la idea de República para conseguir una sociedad más justa para todos.

¿Les gustó que Joan Manuel Serrat fuera a Estremera a visitar a Raül Romeva y Oriol Junqueras?
A lo mejor esta visita ayudó a romper muros y seguro que habrá sido muy positiva. Tanto en Estremera como en Alcalá Mecó y Soto del Real se encuentran encarceladas personas que lo están injustamente como medida preventiva sin ninguna condena desde hace tiempo.  En nuestra opinión son presos políticos. Una persona conocida, reconocida y no independentista da muestras de la humanidad que tiene que haber en la política y en las relaciones humanas… Serrat es un demócrata  y por esto se acercó a visitarlos, para mostrarles su solidaridad.

¿Cómo ven a Ciudadanos?
La moción de censura que nosotros apoyamos, por responsabilidad, para descabalgar a Rajoy  y no para apoyar a Sánchez dejó a Ciudadanos en fuera de juego. Una formación política que ya se veía a punto de dar el sorpasso para alcanzar el Gobierno en el Estado se quedó descolocada. Ahora tiene que buscar su Norte. Tienen que redefinir su estrategia. Dejar de decir que en Cataluña la sociedad está dividida porque  aquí no hay fractura. Tenemos una sociedad diversa y plural, como siempre ha sido. Aquí no hay violencia, como les gusta afirmar a sus diputados. Superaremos cualquier discrepancia desde la cohesión social. Desde ERC combatiremos la idea de fractura que sólo persigue debilitar al independentismo.