Sin Maldad /José García Abad Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1253. 29  de junio de 2018

- - --




Sin Maldad / José García Abad

Borrell y Calviño, doble aval

 
Sánchez ha sido hábil al enrolar en el mismo paquete a Calviño con la mano derecha y a Borrell con la izquierda. La primera tranquilizará a los mercados. Y Borrell es un aval frente al independentismo

Al abuelo de la actual presidenta del Banco Santander, Emilio Botín-Sanz de Sautuola López, cuando daba su habitual paseo matutino por el santanderino Paseo de Pereda, que sigue siendo la sede del hoy primer banco español, se le acercó un mendigo. “Por amor de Dios –le pidió al banquero que entonces presidía el último de los grandes bancos  españoles–, socórrame usted con una limosna”. El banquero, considerado por su porte aristocrático y sus aficiones nobiliarias expresadas mayormente en la compra de obras artísticas, como el último magnate, siguió su camino impertérrito sin dignarse socorrer al mendigo.

Al día siguiente el astuto mendigo, que conocía al milímetro la ruta del gran personaje, se dirigió de nuevo al mismo y le rogó: “Por favor, Don Emilio, por amor de Dios y de la Santísima Virgen María, socórrame usted con una limosna”. Entonces el magnate echó mano a su bolsillo y le dio un duro al mendigo al tiempo que le decía: “Así, sí. Con dos avales no puedo negarme”. Un día le pregunté a Don Emilio –yo me remonto mucho en el tiempo– si era cierta la anécdota y sonriendo enigmáticamente me dijo: “No es exacto, pero fue algo así”.

Objeción de mi hijo 'podemita'

Comentando el Gobierno pergeñado por Pedro Sánchez con mi hijo Javier, que está podemita, y que me califica con escaso respeto de “sociata trasnochado”, me dijo: “Pero, papá, no me digas que Sánchez ha hecho un gobierno de izquierdas. ¿Qué me dices de Grande-Marlaska, qué me dices de Nadia Calviño?”. “Tu objeción a Marlaska –repuse– la entiendo pero no la de Nadia Calviño”. “Calviño –me replicó despectivamente–, la nueva ministra de Economía es una liberal de tomo y lomo”. “Hombre Javi, no seas sectario. Calviño, hija de un guerrista acérrimo como sabes, es una socialdemócrata liberal, como Carlos Solchaga, Joaquín Almunia y tantos otros ministros económicos de González”. Y añadí, como argumento definitivo: ¿Y Pepe Borrell?, también te parece un liberal de mierda?”. El argumento fue definitivo: “Pepe Borrell es un verdadero hombre de izquierda y su presencia en el Gobierno me tranquiliza bastante. Como izquierdista y como la persona adecuada para enfrentarse con los independentistas”.

Pedro Sánchez ha sido hábil al enrolar en el mismo paquete a Nadia Calviño con la mano derecha y a José Borrell con la izquierda. La primera que ha brillado en su trayectoria en la Comisión Europea es un aval que tranquilizará a los grandes poderes y a la derecha sociológica, empezando por la presidenta del Banco Santander –“Felicitaciones, Nadia”– como en su día, con Felipe, la tranquilizaron Miguel Boyer y Carlos Solchaga. Obtienen la seguridad de que el Gobierno mantendrá en orden las cuentas públicas.

Y José Borrell representa un aval europeísta, como el de su compañera, pero también una ideología de izquierdas con el debido respeto al papel del Estado para frenar unas desigualdades crecientes.

Ante todo, no cometer errores

Lo cierto es que el Gobierno Sánchez ha sido acogido favorablemente por las opiniones públicas, de izquierdas y de derechas, quizás sorprendidas porque se desconfiaba de un personaje que había cambiado demasiadas veces de opinión. Ha tranquilizado a la opinión que temía la quiebra de la bonanza económica. El Gabinete ha sido calificado de sólido y competente. Y la parroquia socialista entiende que es el adecuado para este año y medio que queda de legislatura.

Ésta ha arrancado con gestos significativos que no cuestan dinero, como el traslado del dictador Francisco Franco y el fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera desde el Valle de los Caídos hacia mausoleos familiares y la legalización de la eutanasia, a lo que seguirán la abolición de la llamada ley Mordaza y cambios limitados a la reforma laboral.

Si Sánchez no comete más errores que a los que tiene derecho como ser humano falible, es muy probable que en las elecciones de 2020 podrá salir victorioso. Es como si estuviéramos en una larga campaña electoral.

El gran reto está, obviamente, en Cataluña. De momento se nota un cierto alivio de la crispación que vivíamos pero ahora hay que pasar del mejor clima a los hechos concretos en unas negociaciones que, si escuchamos las machadas del president Torra, parecerían inviables. Sin embargo, ya sabemos que en los prolegómenos de una negociación cada parte radicaliza sus posiciones para optimizar el resultado tras las cesiones necesarias para el acuerdo. Sánchez no va a traicionar a la Constitución y Pepe Borrell es un buen aval al respecto.

 

 

Firma:

Lleva ejerciendo la profesión de periodista desde hace más de medio siglo. Ha trabajado en prensa, radio y televisión y ha sido presidente de la Asociación de Periodistas Económicos por tres periodos. Es fundador y presidente del Grupo Nuevo Lunes, que edita los semanarios El Nuevo Lunes, de economía y negocios y El Siglo, de información general. 

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo

-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle