Entrevista / Ferran Pedret Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1250. 8  de junio de 2018

- - --

Entrevista / Teresa Carreras (Barcelona)

Ferran Pedret, portavoz adjunto del PSC

“Con Sánchez vamos a recuperar la ilusión por el cambio”

“Este gobierno es socialista, paritario y trabajará para recuperar la dignidad de las instituciones democráticas”. Así lo define Ferran Pedret, portavoz adjunto del PSC en el Parlamento catalán, al preguntarle por la opinión de su partido sobre el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez. “Este es el momento del cambio”, añade.


SERGIO RUIZ

“La ministra Meritxell Batet será una buena interlocutora y contribuirá a la normalización de relaciones entre el Gobierno y la Generalitat”   “El 8-M no pasó en balde para los socialistas y el Gobierno es un fiel reflejo. Es moderno, europeísta, progresista y va a suscitar enorme respeto internacional”

¿Cómo ha vivido la primera reunión del  Consejo de Ministras y Ministros de Pedro Sánchez?
Diría que con mucho orgullo.  El  8-M no pasó en balde para los socialistas. Este Ejecutivo es fiel reflejo del antes y el después del 8-M. Es moderno, europeísta,  progresista y estoy seguro de que suscitará un enorme respeto internacional. Once ministras y seis ministros: esto es respetar la paridad. Es un equipo liderado por mujeres en las que prima la profesionalidad y la solvencia. Un equipo que abre una nueva etapa política en nuestro país, socialista con representación de toda la geografía española. Con el diseño de su Ejecutivo Sánchez ha mostrado que era posible el cambio.

¿Cuáles son, para usted, las virtudes de Pedro Sánchez, que hace 20 meses tuvo que dimitir de forma abrupta de secretario general del PSOE?
La trayectoria personal de Pedro Sánchez en política  queda acreditada por su capacidad de sobreponerse a momentos duros y complejos. Esto en sí mismo parece una buena cualidad para un gobernante.  No le falta determinación, ni entusiasmo. Estas dos cualidades del presidente pueden ser decisivas en este momento. En sus primeros gestos desde la configuración del Gobierno, hasta la propia forma de tomar posesión del cargo, tanto del presidente como de las ministras y los ministros, está dando muestras de querer llevar más allá las prácticas del progresismo en España. Todos y todas creo que tienen en Pedro Sánchez a un buen presidente de Gobierno.

Valore y defina al nuevo Gobierno.
Está claro que tiene un fuerte aroma de igualdad y de feminismo que los socialistas compartimos. No sólo por la propia composición, sino por la solvencia y la calidad profesional de cada una de las ministras que ocuparán estos cargos. Es un Gobierno muy sólido y desde este punto de vista es una buena noticia. Carmen Calvo es una profesional con una dilatada  trayectoria que ha sido también secretaria y responsable de políticas de igualdad en el partido y mantiene un vínculo importante con las organizaciones feministas. Seguro que contará con interlocución privilegiada con el movimiento.

¿Y los dos ministros catalanes, Borrell y Batet?
Desmiento que Borrell ocupe un cargo para desmentir supuestos acuerdos con los independentistas. Esto es absurdo. Borrell es una persona con una amplia experiencia en política europea e internacional y conoce bien a sus interlocutores. Es el segundo político socialista español que ha sido presidente del Parlamento Europeo, después de Enrique Barón y del también conservador Enrique Gil-Robles. La ministra Meritxell Batet será una buena interlocutora y contribuirá, sin duda, a la normalización de las relaciones entre el Gobierno de España y el de la Generalitat. Pero no depende de una sola persona que la situación mejore. Tiene que haber gestos por ambas partes encaminados a desescalar el conflicto institucional  y a encauzar la convivencia en Cataluña.  Siempre hemos dicho desde el PSC que el primer pacto que tiene que haber es entre catalanes. Pero Meritxell no sólo ocupa el Ministerio de Administraciones Públicas para tratar el tema catalán. La ministra va a tratar de generar un nuevo consenso alrededor de la organización territorial del Estado. No sólo va a hablar con Cataluña, sino que dialogará con todas las autonomías.  

¿Por qué, en su opinión, Miquel Iceta no  ha sido nombrado ministro?
En Cataluña empieza  también una legislatura que ha costado mucho.  Aquí se acaba de constituir un gobierno también y hay que ver los siguientes pasos que se van a dar desde la política catalana. Nosotros, los socialistas, hacemos un seguimiento muy de cerca de estas políticas. Incluso  más allá de la representatividad electoral que puede tener el PSC.  Miquel Iceta, como primer secretario, tiene una enorme capacidad personal y una gran capacidad de interlocución que es bueno que ejerza en Cataluña y desde Cataluña. Esta es la razón y creo que es la mejor aportación que podemos hacer desde el PSC  al gobierno del PSOE.

¿Cómo se garantizará la viabilidad  de un Gobierno con sólo 84 diputados?
Pues dialogando con todas las fuerzas parlamentarias. Al Gobierno del PP las pocas oportunidades de diálogo que ofreció lo aislaron y muchas iniciativas de la oposición fueron llevadas a los tribunales. Hay que consensuar políticas para llegar a vías de acuerdo. El Gobierno de Sánchez tiene un amplio abanico de posibilidades al que recurrir para poner en marcha sus políticas.

¿Cómo espera que sean los primeros meses del nuevo gobierno socialista?
Los deseo llenos de acierto. Espero que Pedro Sánchez pueda ir implementando la agenda a la que se comprometió en la sesión de la moción de censura. Estoy seguro de que mucha gente de izquierdas y progresista de este país va a recuperar la ilusión pensando que es posible regenerar y transformar el país.

¿Les sorprendió la dimisión de Rajoy como líder del PP?
No podemos decir que esta dimisión sorprendiera después de haber sido presidente del Gobierno y líder de su partido durante catorce años. Pero sobre todo no sorprende ver cómo ha terminado su mandato al frente del Ejecutivo.  La corrupción del Partido Popular y la impunidad con la que han trabajado se lo ha llevado por delante. Los socialistas siempre hemos pedido responsabilidades políticas en los casos de corrupción y más en este caso que se ha acreditado  con una sentencia que esgrime una condena civil al PP y en la que no se da credibilidad al testimonio del, ahora ya, expresidente del Gobierno.  Los socialistas no dimos nada  por supuesto hasta el último minuto, hasta que quedó claro que el Partido Nacionalista Vasco iba a apoyar la moción y vimos que ésta iba a prosperar.

¿Qué le dirían al despedirle?
Poca cosa. Y más cuando Rajoy ha anunciado que seguirá militando en el PP aunque abandone su escaño en el Congreso.  Otra cosa es la crítica que  nos merece por su gestión al frente del país. La corrupción hace mucho daño a nuestras instituciones democráticas.  Sólo le diría que nadie debe agarrarse a la silla del Gobierno y más haciendo daño político e institucional al país. Pedro Sánchez, con mucha valentía, decidió terminar  y afrontar la situación con una moción de censura que no estaba inicialmente en nuestra hoja de ruta.

Antes hablaba usted de la corrupción. ¿Qué otros temas cree que se han llevado a Rajoy por delante? ¿Cataluña es uno de ellos?
El más importante, sin duda, ha sido la corrupción estructural y sistemática de la trama Gürtel que acredita que el PP desde su mismo origen obtuvo fuentes de financiación irregular y que, además, hubo personas en las filas del partido que las aprovecharon para su enriquecimiento personal. Pero yo creo que hay mucho más. Es un plante por el carácter no dialogante del PP y no sólo con los temas que tienen que ver con la crisis territorial, sino con muchos otros. El PP se había quedado muy aislado. Quiero añadir que, sin duda, la gestión del tema de Cataluña habrá tenido también su efecto. Estoy seguro de que en la decisión de votar a favor de la moción de censura por parte de formaciones como ERC o el PDeCAT esta idea debería estar presente sin ningún género de duda. Pero en nuestra opinión ha pesado más el tema de la corrupción, al menos como detonante.  Lo del PP es un estilo de gobierno muy hosco que genera muy poca capacidad de interlocución con otras formaciones políticas.

¿Cree usted que a partir de ahora el PP iniciará el camino de la regeneración?
Yo creo que no les queda otra que intentarlo pero veremos si son capaces de hacerlo. Hasta el momento, Ciudadanos recoge votos de distintos espacios políticos. Sus expectativas electorales acreditaban que, en buena parte, se comía el espacio del PP. Ahora veremos si una reacción del PP sirve para retener a este voto o no.  Démosles tiempo para ver cómo transcurre esta transformación en la cúpula del PP.

Quien ha querido estar presente en este debate es Aznar.
¿Cómo ve su papel reconstruyendo el centroderecha? ¿ Lo hará desde el PP o desde Cs?
Es una buena pregunta. Creo que al final Aznar se ha venido situando a la derecha del PP. Por esto es más probable que está más cerca de alguna de las tesis de Ciudadanos y que haya querido jugar el papel de halcón en lo que se refiere a la cuestión catalana. Si vuelve Aznar no es que vuelva lo mejor y más granado del PP y desde el partido las principales voces ya se han separado. Hay que recordar las enormes polémicas que Aznar generó tanto por sus actitudes como por determinadas políticas que desarrolló. No hay que olvidar que él tampoco está libre de sospecha de corrupción. Buena parte de lo que se ha juzgado y de lo que está todavía pendiente de sentenciar viene de la época en la que Aznar era responsable tanto del PP como del Gobierno.

¿Qué derecha, que oposición desean los socialistas ahora que ha empezado a caminar el Gobierno de la era Sánchez?
Para nosotros cuanto menos espacio social y electoral tenga la derecha, mejor. Los socialistas querríamos un espacio conservador que fuera capaz de entender la pluralidad de este país y que a la vez fuera capaz de tener una sensibilidad social importante de la que el PP, desde que yo tengo memoria, nunca ha hecho gala.

¿Cómo cree que ha quedado políticamente Cs después de la moción de censura?
Creo que han quedado bastante descolocados porque tenían una estrategia no demasiado elaborada que consistía en esperar sentados a que les cayera el fruto maduro en sus manos.  Han pasado muchos meses viendo en las encuestas su potencial crecimiento, sin que la gente haya emitido todavía ningún voto. Con la moción se dieron cuenta de la cruda realidad de que tenían 32 diputados y no más de 110 como les auguraban las encuestas. Ya veremos cómo termina esta pugna de reproches entre Cs y el PP que ya ha empezado.