Tribuna / Belén Hoyo Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1245. 4  de mayo de 2018

- - --

 



Tribuna / Belén Hoyo

La privacidad y nuestros datos


El llamado “derecho al olvido” confiere potestad al ciudadano para obligar a la entidad que posee sus datos a borrarlos de sus archivos y cesar su difusión

El uso de las nuevas tecnologías e Internet ha abierto un debate importante en torno a la privacidad y el derecho al olvido. En este contexto la protección de datos cobra sentido y su regulación se convierte en una necesidad.  

Prácticamente todos los países europeos tienen normas específicas de protección de datos. Europa es el continente que ha alcanzado un nivel más elevado de aplicación. América del Norte es también una región en que la protección de datos, o más exactamente la privacidad, ha alcanzado un alto nivel de desarrollo. Y asimismo hay que destacar avances significativos en Latinoamérica y el Pacífico, así como en algunas regiones de África. Pero desafortunadamente todavía hay muchos países donde no existe legislación en esta materia. 
Habitualmente, la existencia de leyes que regulan los tratamientos de datos personales va acompañada del establecimiento de autoridades de supervisión encargadas del control de su cumplimiento. En el entorno europeo, la independencia de esas autoridades de protección de datos se considera un rasgo indispensable para un eficaz desempeño de sus funciones, pero en otras áreas geográficas esa independencia puede valorarse o ponerse en práctica de formas diferentes a como sucede en Europa.
Existe un listado de todos los países del mundo que cuentan con autoridad de protección de datos reconocida como tal por la Conferencia Internacional de Comisionados de Protección de Datos y Privacidad, siempre que La cumplan una serie de requisitos, entre los que se incluyen la independencia en el ejercicio de sus funciones y la supervisión de normas específicas de protección de datos. El concepto de nivel adecuado de protección o "adecuación" está relacionado con la protección de datos en la Unión Europea. La Directiva 95/46 hasta la fecha ha prohibido la transferencia de datos a países que no cuenten con un nivel adecuado de protección de datos y establece un procedimiento para determinar formalmente si un país ofrece ese nivel de protección.  El 25 de mayo de 2016 entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos que comenzará a aplicarse el próximo 25 de mayo (2018). 
En España la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal se está aplicando todavía, pero en unos días se impondrá la nueva normativa europea que tiene como objetivo aumentar la protección de la privacidad de todos los ciudadanos de la UE. El nuevo Reglamento prevé un aumento en las sanciones con multas de hasta 20 millones de euros o el 4% de la facturación global del negocio (el máximo pagado por una empresa española con la legislación vigente es 600.000€), además incluye importantes novedades en relación a la ubicación de la empresa, al derecho al olvido y al consentimiento.

El GDPR se va a aplicar a todas las empresas que procesan datos personales de ciudadanos que residan en la Unión, independientemente de su ubicación. Esto supone un cambio trascendental para grandes multinacionales del sector tecnológico como Facebook o Amazon, que ahora pasan a estar regidos por la norma comunitaria por más que sean extranjeros. Respecto al llamado “derecho al olvido” confiere potestad al ciudadano para obligar a la entidad que posee sus datos a borrarlos de sus archivos y cesar su difusión. Además, las condiciones para el consentimiento se han fortalecido, y las empresas ya no podrán usar términos y condiciones indescifrables repletos de jerga legal, ya que la solicitud de consentimiento debe darse en una forma inteligible y de fácil acceso. 

Todos estos propósitos son positivos. La Red nos da muchos beneficios paro también tiene muchas amenazas y esta nueva regulación va a proporcionar más protección. El hecho de que vaya a ser tan simple y rápido retirar el consentimiento como otorgarlo, nos va a permitir una navegación más segura y tranquila. Respecto a la conservación de nuestra privacidad, que va más allá de los datos, este es un primer paso pero todavía nos queda mucho por hacer.

 

Firma:

Diputada del Partido Popular por Valencia desde la X legislatura y actual coordinadora de Política Nacional del PP valenciano en el Congreso. Es Licenciada en Derecho, Ciencias Políticas y de la Administración y Estudios en Humanidades. Actualmente es Portavoz de la Comisión de Asuntos Exteriores, Vocal de la Comisión de Interior, Vocal de la Comisión de Educación y Deporte, Adscrita de la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital, Adscrita de la Comisión Mixta Control Parlamentario de la Corporación RTVE y sus Sociedades. También es miembro Suplente de la Delegación española en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Vicesecretaria de Organización Nacional de Nuevas Generaciones del Partido Popular y Coordinadora General del Partido Popular de la Provincia de Valencia.

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández

-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle