Entrevista / María Senserrich Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1243. 20  de abril de 2018

- - --

Entrevista / Teresa Carreras (Barcelona)

María Senserrich, portavoz del PDeCAT

“No queremos repetir elecciones”

La nueva portavoz del Partit Demòcrata Europeu Català (PDeCAT), los exconvergentes catalanes, pertenece a esta generación de jóvenes que el procés ha puesto en primera fila. “La candidatura del presidente Puigdemont a la Generalitat está vigente.  Su legitimidad es absoluta. Es la nuestra” asegura a El Siglo desde su despacho en la sede del partido en Barcelona. Y añade que trabajan incansablemente para formar gobierno porque no quieren ir a elecciones.


S. RUIZ

“Llarena sería líder de ventas, en ciencia ficción, este Sant Jordi, con su relato de ‘la violencia que nunca existió”   “Cuando el presidente Puigdemont dice que tenemos tiempo significa que hasta el último momento estaremos negociando para tener Govern”

¿Quién será su candidato a la siguiente investidura?
A día de hoy, el presidente Puigdemont es y será nuestro candidato. Lo digo rotunda porque lo continuamos intentando y no cerramos ninguna puerta.  Estamos trabajando en la modificación de la ley de la presidencia que esperamos tenga apoyos suficientes.  Estamos analizando también la candidatura de Jordi Sànchez, que tiene el aval de Naciones Unidas y la de Jordi Turull. Haremos todo lo posible por investir al Presidente sabiendo que las circunstancias no son fáciles y menos teniendo presos políticos. Tenemos muy presente la fecha límite del 22 de mayo.

¿Están pensando todavía en una investidura virtual?
Estamos trabajando en la modificación de la ley para que la investidura sea un hecho. En el Parlamento no sería ésta, ni la primera vez, ni la última,  que una comparecencia se haga de esta forma. El Parlamento catalán utiliza estos instrumentos, en muchos casos, por una cuestión práctica y de ahorro.  El problema es que el juez Llarena está decidiendo por encima de la voluntad de un Parlamento. Si eres diputado sabes que te han votado y que tú no estás en la Cámara por quien eres si no por a quien te debes. El juez Llarena debería respetar esto.

¿Quién marca la estrategia en el PDeCAT?
La estrategia de nuestro partido la marca el presidente Puigdemont. Estamos tratando de hacer compatible las emociones y los mensajes que la gente nos traslada desde la calle con la voluntad de hacer un gobierno  y de que no haya elecciones. Cuando el presidente dice que tenemos tiempo significa que hasta el último momento estaremos negociando. Queremos un gobierno lo antes posible pero somos muy conscientes de que cuando nosotros damos un paso en el otro lado, en Madrid se levanta un muro. Estoy segura de que Llarena sería líder de ventas de ciencia ficción, en Sant Jordi, con su invención del relato de la violencia que nunca existió. Seguramente que por la violencia del 1-O deberían ir otros a la cárcel y no nosotros y ahora se ha abierto la pelea de gallos con  la malversación.

¿Cómo ven que el juez Llarena pida explicaciones al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que demuestre que el Govern no gastó un euro público en el referéndum?
El Gobierno central tendría que dar explicaciones ya.  Vamos a ver sobre qué pruebas sostiene el juez su petición.  Cuando  este episodio termine  veremos quién inventa relatos. El ministro afirmó en sede parlamentaria, a una pregunta de Ciudadanos, que no se había gastado ni un euro público en el referéndum e incluso el propio Rajoy, también.  Que el ministro desmienta el relato del juez significa que algo se tambalea fuerte. Al juez no le habría costado nada pedir un informe completo a la Agencia Tributaria. Pero no lo hizo. Ahora él mismo pone en evidencia que la de Llarena es una instrucción que no da garantías.  No puede ser que la Judicatura se invente relatos mientras nosotros tenemos a nuestros líderes independentistas encerrados en prisión preventiva como medida cautelar.  Vamos a pedir explicaciones a Rajoy.

“Hacer compatible lo que la gente votó con la realidad del momento es de una complejidad extrema”

 

Como nueva portavoz, ¿es difícil para usted lidiar en un partido con varias cabezas visibles, tanto dentro como fuera de Cataluña?
Más que difícil para mí es un reto personal. He sido diputada, concejala y he tenido diversos roles en el mundo de la política. Hablar para terceros de una manera clara como portavoz no es fácil. Me lo tomo con mucha responsabilidad sabiendo que me puedo equivocar. El partido no tenía hasta ahora portavocía pero las circunstancias lo han hecho necesario. He asumido esta responsabilidad porque comparto el proyecto y estoy orgullosa de trabajar con una organización que ha sido capaz de trabajar durante tantos años para el país. Tenemos más de 435 alcaldes y alcaldesas, muchísimos concejales que dedican mucho tiempo personal y profesional a hacer un país mejor.

¿Cómo valora el PDeCAT que después de presentarse a unas elecciones organizadas bajo el 155 la situación esté encallada?
Sólo hay una explicación clara.  El gobierno Rajoy convocó los comicios del 21-D pensando que los resultados serían favorables a sus tesis. Los resultados surgidos de aquellas elecciones  al parecer no les gustaron, nunca los han aceptado y  hacen lo posible para revertirlos a través del poder judicial. Y contra esto estamos trabajando. Nuestros candidatos se presentaron a las elecciones convocadas desde Madrid con todos sus derechos políticos intactos. Tienen derecho a ser presidenciables aunque esto no ha sido posible hasta ahora porque un juez, con el Estado detrás,  de forma unilateral lo impide.

¿A qué responde el cambio de estrategia de los inculpados que hemos visto estos últimos días?
No veo ningún cambio de estrategia. No se retractan de lo que dijeron si no que ponen en evidencia lo que está pasando. Está claro que éste no es un juicio justo, ni con garantías. Hagas lo que hagas nunca gusta al juez Llarena. El conseller Quim Forn ha dejado del todo la política para intentar salir y, nada. Llarena quiere escarmentar a más de dos millones de personas que votaron una determinada opción política del todo legal. En esta macrocausa el poder judicial  no pone la verdad sobre la mesa. Por esto el relato del vicepresidente, los consejeros, la consejera, la presidenta del Parlament y los Jordis es tan importante, puesto que si no lo decimos nosotros, nadie lo aporta.  Los líderes catalanes están sometidos a una causa sin garantías justas y sus declaraciones ponen en evidencia la represión que se vive en Cataluña.

¿Qué papel juega el PDeCAT en las negociaciones  entre  JxCAT y ERC?
Para que todos sus lectores comprendan nuestra manera de trabajar le recordaré que en la última legislatura nuestro partido y ERC acudieron en coalición en JxSí.  Después de disuelto el Parlamento de Cataluña y cesado el Gobierno de la Generalitat proponemos que el presidente Puigdemont  encabece una lista unitaria para repetir una experiencia que fue muy positiva.  No fue posible. ERC no quiso sumarse. Por esto optamos por la fórmula  municipalista, que conocemos bien, llevada a nivel nacional.  Es decir, elaborar una lista transversal, con las mejores  personas que pudieran defender el proyecto independentista y así poder ampliar nuestra base.  Así es como nace JxCAT, como una confluencia que abre las puertas a grupos y personas que comparten su objetivo.  La independencia es el único camino que tenemos sobre la mesa para construir un país mejor. Finalmente JxCAT y ERC acabamos coincidiendo porque queremos un gobierno efectivo y no queremos repetir elecciones. Pero hacer compatible la realidad de lo que la gente votó con la realidad del momento es de una complejidad extrema.

¿Por qué la relación del PDeCAT con la CUP, también independentista, es siempre tan difícil?
Yo diría que es particular. Nosotros queremos construir un país sin excluir a nadie. Somos un partido de sumar. En cambio, cuando encuentras a un partido que te excluye por tu ideología se hace cuesta arriba trabajar. No todo se arregla con desobedecer. Yo obedezco a la gente que me ha dado su voto. Por esto digo que nosotros somos capaces de construir juntos, teniendo los  mismos objetivos, aunque en muchas cosas pensemos diferente. La CUP, por el momento, nos ha demostrado que no son capaces de hacer lo mismo. Lo lamento porque yo querría que ellos fueran también protagonistas de la construcción del nuevo país. Tienen que estar. El país será más grande si ellos están también.

¿Lamenta que el PSC no estuviera en la manifestación de Barcelona del pasado domingo?
Sí, me sabe muy mal. Ha sido un partido político con una gran tradición catalanista de hace muchos años. Yo me muevo mucho por el territorio y constato que muchos alcaldes y concejales del PSC no se sienten cómodos con la posición que mantiene su partido. Pero también van a las manifestaciones de una forma más anónima. Por esto llamo la atención de estos socialistas que se sienten desprotegidos y que entienden que lo que está sucediendo es una situación de injusticia más allá de la ideología, porque hay una cuestión democrática y de garantías judiciales que no se están cumpliendo. El mismo primer secretario del PSC ha denunciado que las medidas cautelares impuestas por el juez Llarena son excesivas.  Hemos visto que un diputado socialista ha ido a la cárcel a visitar a Junqueras, por humanidad, y que también irá a ver a la presidenta Forcadell. Es absurda esta necesidad de desmarcarse y matizar una visita a la cárcel. Porque lo que no es normal es tener que visitar en la cárcel a gente inocente, pacífica, demócrata y honesta por unos hechos inventados por un juez.