Roures, el nuevo Lara Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1235. 23  de febrero de 2018

- - --

Política / Manuel Capilla

Hace política con Podemos, caja con Moncloa y colabora con los ‘indepes’

Roures, el nuevo Lara

Se mire donde se mire en el panorama político español, Jaume Roures está cerca. A imagen de José Manuel Lara, que no tenía reparos ideológicos a la hora de hacer negocios, Roures mantiene buenas conexiones a derecha y, sobre todo, a izquierda. Antiguo empresario de cabecera del zapaterismo, hoy es el refugio de Podemos en los medios y sigue sólidamente conectado al independentismo catalán, lo que no quita para que haga caja en Moncloa. Pero Roures está tomando un papel más activo en el escenario político. Quizá no tanto como pretende imputarle la Guardia Civil en la investigación del 1-O, pero sí lo suficiente como para haber impulsado un hipotético tripartito en Cataluña.


Jaume Roures ha sido señalado por la Guardia Civil como una de las figuras clave del procés. /EP

Roures considera que se ha colocado en el punto de mira de la Guardia Civil por producir y dirigir el documental ‘Las cloacas de Interior’.   La ‘operación Roures’ dejó atada y bien atada la entente entre ERC y los comuns, que pretendía sumar al PSC en un nuevo tripartito

Jaume Roures ha sido uno de los últimos nombres que ha aparecido vinculado al proceso que se sigue en el Supremo por el 1-O. Los investigadores le señalan como un “elemento capital para la difusión del mensaje independentista” y hasta le sitúan como uno de los miembros de ese “comité ejecutivo” que habría trazado el devenir del procés a lo largo del último año. ¿En qué evidencias se sustentan estas hipótesis por parte de los investigadores? Por un lado, en que fue su productora, Mediapro, quien produjo el vídeo emitido por TV-3 en el que se relataban los acontecimientos del 1-O, cargas policiales incluidas, “se enaltecieron a las personas que fueron capaces de hacerlo efectivo y se difundieron los mensajes que interesaban a la causa independentista”. Por otro, en que se le alude en varias conversaciones telefónicas de Josep María Jové, el ex número dos de Oriol Junqueras en la conselleria de Economía. Eso sí, sólo se le alude directamente en una de ellas. En el resto, son alusiones del tipo “el abuelo”, de la que la Guardia Civil infiere que se refieren a Roures.

Independientemente de la solidez de las evidencias que maneje la Guardia Civil, lo cierto es que Roures entiende que se ha colocado en el punto de mira de Interior en los últimos meses por su trabajo audiovisual, de ahí un informe policial que él mismo ha calificado de “infantil”, en una entrevista concedida a Radio Cable la semana pasada. Y es que el factótum de Mediapro no sólo produjo ese reportaje sobre el 1-O. También fue productor y director de ‘Las cloacas de Interior’, el documental estrenado el año pasado en el que se relataba la guerra sucia lanzada desde el equipo de Jorge Fernández Díaz contra los líderes independentistas catalanes –y también, por cierto, contra los de Podemos-. Además, el mismo día de las elecciones acogió, en las instalaciones de Mediapro, un centro internacional de prensa para seguir el devenir del referéndum, donde comparecieron los líderes de los partidos y donde, por cierto, se cobró diez euros a cada uno de los periodistas que acudieron a él para cubrir la jornada.

Esa tarifa a los periodistas, que levantó ampollas entre la profesión, da buena muestra de la actitud de un empresario que no pierde ocasión de hacer caja. Al mismo tiempo que se conocía que su nombre aparecía en la investigación de la Guardia Civil como elemento central del procés, también se hacía público que está haciendo caja con el gobierno y con la RTVE edificada la legislatura anterior con el rodillo parlamentario del PP. Por un lado, se ha llevado el contrato de las unidades móviles de TVE y RNE, por valor de 1,5 millones de euros y una duración de cuatro meses, prorrogables por otros dos. El presupuesto de licitación ascendía a 1,9 millones, así que la oferta de Mediapro lo ha mejorado en 400.000 euros, algo difícil de igualar para cualquier otra productora que no sea un gigante como Mediapro. El otro contrato que se ha adjudicado es aún más llamativo por el hecho de que es con el mismísimo Ministerio de Presidencia, para ofrecer el servicio de la señal audiovisual en alta definición y la transmisión por videostreaming de las comparecencias públicas del presidente del Gobierno, la vicepresidenta y el portavoz del Ejecutivo mientras se encuentren en territorio español. Un contrato que asciende a ‘sólo’ 500.000 euros. Una cifra menor para alguien que pilota un grupo valorado en unos 2.000 millones de euros gracias a los derechos del futbol, pero que denota una evidente capacidad para hacer negocios sin mirar con quien.


El magnate catalán produjo y dirigió el documental ‘Las cloacas de Interior’ que relata la guerra sucia de Jorge Fernández Díaz contra el independentismo. / EP

Anfitrión del nuevo tripartito catalán
Y es que mientras hacía suculentos negocios en los últimos treinta años, Roures ha sabido cultivar muchas y buenas relaciones en los círculos políticos. Unas relaciones que le convirtieron en el mediador ideal entre ERC, Podemos y los Comuns para intentar articular un nuevo tripartito tras las elecciones del 21-D. Las urnas terminaron por finiquitar esa posibilidad, pero la entente entre los republicanos y los comuns había quedado atada y bien atada en citas como la ya famosa cena en casa de Roures en Barcelona, en la que estuvieron presentes Oriol Junqueras, Pablo Iglesias y Xavier Domènech. De hecho, en los círculos políticos catalanes, esa opción –que también buscaba incorporar a un PSC nada predispuesto- se conocía como ‘Operación Roures’.

Los vínculos de Roures con la formación morada se remiten a hace más de una década, cuando Pablo Iglesias y el núcleo duro del partido eran todavía simples profesores de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense. Es con Juan Carlos Monedero con quien el magnate mediático estableció los primeros vínculos personales, gracias a unos actos en torno a la memoria histórica que organizaba Monedero en la facultad, en los que  se proyectaron películas como ‘Campanades a mort’. Un film producido por Roures que relata los sucesos de Vitoria de marzo del 76. Es en esa época cuando también conoce a Pablo Iglesias y algún otro personaje clave en los orígenes de Podemos, como Ariel Jerez.

Desde esos cineforums, Roures ha sido un elemento fundamental en la trayectoria política de Iglesias y de Podemos. Es sobradamente conocida la historia de cómo Iglesias edificó su éxito en las elecciones europeas de 2014 con su irrupción en las tertulias políticas de La Sexta, la cadena fundada por Roures en 2006 con el beneplácito del zapaterismo y en la que, tras la fusión con Atresmedia en 2012, sigue produciendo sus informativos a través de una de las filiales de Mediapro, Liquid Media. Pero no es tan conocido que, desde agosto de 2012, Iglesias ya ejercía como articulista de Público.es, la web heredera del periódico que el fundó, Público, y cuyo accionariado sigue controlado por él y varios de sus socios. Esa web comenzó a alojar a La Tuerka, el programa de debate político que Iglesias conducía desde 2010 en teles locales como la vallecana Tele K, a finales de 2013, pocas semanas antes de que Podemos se presentara en sociedad para concurrir a las europeas. Eso sí, Roures ha subrayado en alguna ocasión que Iglesias no es un asalariado suyo. En una entrevista concedida a El Mundo, explicaba que “La Tuerka es una cooperativa que tiene contrato con Público. Él hace su entrevista porque le gusta y porque le pedimos 'no nos abandones', pero no cobra”.

Finalmente, y a pesar de los esfuerzos de Roures, Iglesias ha terminado ‘abandonando’ Público.es. Ya no conduce el programa de entrevistas ‘Otra vuelta de Tuerka’, que grabó sus últimas ediciones el verano pasado, por lo que su único espacio es el que mantiene en Hispan TV, Fort Apache. Así las cosas, Monedero ha quedado como la gran estrella de lo que antaño empezó como un modesto debate político en la tele local vallecana. El “intelectual que necesita volar”, como le definió en su momento Iglesias, ha pasado de conducir esa tertulia política a ponerse al frente de todo un ‘late show’ con humor y entrevistas, ‘En la frontera’, muy al estilo de Andreu Buenafuente y que se emite de lunes a jueves en pleno prime time, a las nueve y cuarto de la noche.

-
José Creuheras ha frenado la rebelión del hijo de José Manuel Lara para retirarle de la presidencia de Planeta. / EP

Y en el imperio Lara, a la greña

Mientras Roures asume el papel que durante muchos años asumió José Manuel Lara Bosch, como  empresario capaz de hacer negocios y estar bien conectado con todo el espectro ideológico, los herederos del propio Lara en Planeta todavía están dilucidando quien asume el trono vacante tras el fallecimiento del patriarca en 2015. En ese momento, las hermanas de Lara, Inés y Maribel Lara Bosch, dejaron la presidencia en manos de José Creuheras, en lo que se preveía como una solución transitoria. José Manuel Lara García, a quien todo el mundo señalaba como heredero del grupo, quedaba como consejero delegado a la espera de que se curtiera para asumir el mando.
Sin embargo, a Lara García, de 41 años, parece que le han entrado las prisas por acelerar la sucesión, tras tres años como número dos del grupo editorial dueño de Antena 3, La Sexta, La Razón y Onda Cero. Y como habría hecho su padre, no dudó en buscar apoyos políticos en la operación que preparaba para descabalgar a Creuheras. Según algunas informaciones, Rajoy hasta le recibió en Moncloa para tratar el asunto. Unos movimientos en la sombra que Creuheras consideró una traición cuando llegaron a sus oídos y que le bastaron para ejecutar el cese de su consejero delegado.
Con este movimiento, Creuheras se coloca como hombre fuerte del grupo y saca músculo tras haber mejorado los beneficios del grupo en 2016 y 2017. Supone además una garantía a priori de que la línea editorial de los medios del grupo, incluida La Sexta, no se modificará. Y es que, según algunas informaciones, para ganar apoyos en Moncloa y en la élite empresarial española, Lara habría ofrecido la beligerancia de La Sexta contra la derecha como moneda de cambio.

 


Juan Carlos Monedero es el fundador de Podemos con el que Roures mantiene una relación más estrecha. / EP

El 155 descuadra las cuentas de Mediapro
Los vínculos de Roures con la Generalitat y los círculos de poder catalanes se articulan desde hace mucho tiempo en torno a sus actividades con la tele pública catalán TV-3, donde Roures empezó a trabajar como productor en los 80 y donde también arrancó su trayectoria como gestor de los derechos del fútbol español. Hasta ahora TV-3 ha tenido contratada buena parte de su producción externa con Mediapro y el resto del holding empresarial agrupado en Imagina.
Sin embargo, la aplicación del 155 está haciendo daño a las cuentas del grupo de Roures, ya que el magacín de tarde que producía, ‘Tarda Oberta’, ha sido la primera víctima de los recortes en la tele pública catalana por el conflicto con Hacienda a cuenta del IVA. Cristóbal Montoro reclama a TV3 el pago de 167 millones de euros por la devolución del impuesto de la subvención de la Generalitat entre 2015 y 2017, y la pública catalana ya había anunciado que, ante este escenario, se veía obligada a prescindir de programas de producción externa para abaratar costes, como ha sido el caso de ‘Tarda Oberta’. La cancelación no ha sentado nada bien al magnate mediático, que demandará a TV3 por daños y perjuicios.

Que ‘Tarda Oberta’ ha sido uno de los primeros espacios en salir de la parrilla de TV-3 ha sorprendido a quienes conocen la influencia que Roures ejerce en los más altos círculos políticos catalanes y el predicamento que tiene Mediapro en el ámbito cultural de Barcelona. Y para muestra de esa influencia, un botón. El pasado mes de mayo, la productora inauguraba la exposición Mediapro Live en el Palau Robert, un edificio histórico de la capital catalana situado en plena Diagonal y gestionado por la Generalitat. La exposición, a mayor gloria de la productora, ocupaba la mayor parte del edificio y dejó pequeñas algunas de las otras muestras que se estaban exhibiendo en el Palau Robert, como fue el caso de una sobre el mismísimo Salvador Dalí, que tuvieron que ser reconfiguradas para encajar la de Mediapro. La cesión del espacio a la productora de Roures fue gratuita, según el convenio redactado con la conselleria de Presidencia. Y la inauguración de la muestra contó con la presencia del president Puigdemont, a quien Roures acompañó en su visita.   

A pesar de lo sucedido con TV3, Roures y su socio en Mediapro, Tatxo Benet, no pierden de vista que la clave de su emporio audiovisual pasa por seguir manteniendo los derechos de retransmisión del fútbol. Ya tiene los de la Champions y en las próximas semanas pujarán por renovar los de la Liga para los próximos años. Roures y Benet han dado un paso importante a la hora de ganar músculo financiero para comercializar estos derechos con la entrada en el accionariado de Mediapro del grupo chino Orient Hontai Capital, que se acaba de hacerse con el 54% del capital. Orient Hontai ha comprado la participación del 22% que mantenía el inversor Juan Abelló, la del 19% que mantenía el grupo mexicano Televisa y con el 12% del cofundador del grupo Gerard Romy. Roures y Benet mantienen entre los dos un 24% de Mediapro, pero seguirán a los mandos, a pesar de que el grupo chino tenga la mayoría. De la mano de Hontai buscan poder competir por unos derechos por los que también pujarán gigantes como Amazon o Facebook. De mantenerlos depende que Roures siga siendo el magnate mediático más activo de la política española.

 

-
Tatxo Benet, socio de Roures desde los 80, ha comprado la obra retirada en Arco. / EP

Su socio ‘compra’ los presos políticos

Jaume Roures ha tenido muchos socios a lo largo de toda su trayectoria empresarial, pero sólo uno, Tatxo Benet, le ha acompañado desde que, en sus tiempos de productor en TV-3, viera el negocio que había en la gestión de los derechos del fútbol. Benet no sólo comparte con Roures el mando en Mediapro, sino también la conciencia política, lo que le ha llevado a comprar la obra censurada en Arco ‘Presos políticos’, que recoge 24 fotografías pixeladas de personas como Oriol Junqueras y el resto de independentistas catalanes encarcelados o los dos titiriteros que ingresaron en prisión por hacer supuesta apología del terrorismo en uno de sus espectáculos.
La obra, que tenía un precio de salida de 80.000 euros, ha sido retirada de la galería de Helga de Avear “para evitar mayores polémicas”, según han informado fuentes de la organización de Arco, lo que ha provocado que la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, no acudiera a la inauguración del evento el pasado jueves.
No hay que perder de vista que un marcado perfil político ha estado en la mayor parte del trabajo que Roures y Benet han hecho como productores. Ambos están detrás de películas como ‘Camino’ –que narra la muerte de una niña cuya familia pertenece al Opus Dei–, ‘Salvador’  –la historia de Salvador Puig Antich, el militante anarquista condenado a muerte en los estertores de la dictadura– o buena parte de las obras de Fernando León,  como ‘Los lunes al sol’ o ‘Política, manual de instrucciones’, el documental que retrata los orígenes de Podemos. Y hasta han estado detrás de ‘Comandante’, el filme en el que Oliver Stone hace un esbozo intimista de Fidel Castro.