Tiempos de Hoy Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1229. 12  de enero de 2018

- - --

Tiempos de Hoy / Verónica Gayá

Los planes de pensiones, el producto estrella

No es país para ahorradores

Lo españoles no ahorramos mucho… o nada. Lo poco que ganamos lo dedicamos a nuestros amplios deseos de consumo, y la poca cultura financiera de la que disponemos nos sitúa por debajo de la mitad de la capacidad de ahorro europea.  


Satisfacer nuestros deseos consumistas es el principal obstáculo para el ahorro. / EUROPA PRESS

Las cosas están mejorando, y en muchos hogares españoles se empieza a ver la luz. Sin embargo, del dinero de más que llega se ahorra muy poco. Llevamos mucho tiempo consumiendo poco, con deudas y deseos pendientes, y ahora de cada 100 euros que llegan 94 se consumen, un euro menos de lo que consumíamos en los mejores años antes de la crisis; unas cifras muy diferentes a las del resto de Europa donde la proporción dedicada al consumo es del 89 por ciento.

El 86,6 por ciento de los españoles que obtienen rentas ingresan menos de 30.000 euros al año, por lo que su margen de ahorro es muy limitado. Según una encuesta de Fintonic, la aplicación para el control de las finanzas, el 58 por ciento se endeuda para llegar a fin de mes, frente al 40 por ciento que consigue mejorar algo sus cuentas corrientes y de ahorro cada mes. En términos generales, la balanza en España está en negativo: gastamos un 1,6 por ciento más de lo que ingresamos.

Los hombres ahorran un 1 por ciento más. Los mayores de 55 años son los que más ahorran, un 8,8 por ciento, seguidos de los menores de 25, con un 8,6, mientras a la cola quedan los que tienen entre 34 y 44 años.

Vascos y cántabros son los que mejor se planifican, seguidos de los riojanos. Los peores puestos son para canarios, catalanes y valencianos, con un 5,4, un 6,5 y un 6,7 respectivamente.

¿Por qué y para qué?
En su IV Estudio de Comparación Online de Ahorro Inteligente, Rastreator ha preguntado a los españoles por qué no ahorran. Más del 70 por ciento considera que no ingresa lo suficiente, el 65 por ciento lo achaca a los gastos imprevistos, el 43 por ciento prefiere darse caprichos, por encima del 30 por ciento está endeudado o apoya económicamente a conocidos, y además el 26 por ciento declara que no sabe cómo hacerlo.

Respecto a las motivaciones de ahorro, el 56,3 por ciento contesta que lo hace con idea de viajar, el 56,1 para formar un colchón para imprevistos, el 47,2 para educación, el 40 por ciento para la jubilación, el 35,7 para caprichos y el 31 por ciento para un coche nuevo.

Cómo
Los planes de pensiones son el producto estrella, seguidos de la inversión en valores,  los fondos y los depósitos. Más del 86 por ciento de los españoles declaran estar preocupados por su jubilación, les preocupa ser una carga para su familia, pero menos de la mitad ha decidido y podido tomar medidas al respecto. Suelen elegir los planes de pensiones por sus ventajas fiscales, ya que no se pagan impuestos hasta el momento del rescate. Además de estos productos son muchos los que han decidido invertir en bienes inmuebles que alquilarán en un futuro para garantizarse algún ingreso extra además de la jubilación.

Sin embargo, aquí en España se vuelve a tener una asignatura pendiente, ya que según el mismo estudio del buscador Rastreator, el 65 por ciento de los españoles considera que tiene conocimientos financieros escasos, y el 36 por ciento declara haber contratado algún producto financiero sin entenderlo bien.

Por supuesto, necesitamos mejores ingresos que nos permitan salvar algo de dinero cada mes, pero también necesitamos que nos recuerden la necesidad de hacerlo y que contemos con los conocimientos para tomar la mejor decisión de cómo.

Al día


Fijar un objetivo razonable de ahorro es clave para conseguir llenar nuestra ‘hucha’.


Voy a hacer una ‘hucha’

Son muchos los que a principios de año se fijan una meta de ahorro, así que esta semana os traemos algunos consejos muy útiles para corregir alguna rutina y conseguir un saldo positivo, a favor del ahorro. 

  • ¿Tienes claro en lo que gastas? La mayoría de la gente no sabe contestar a muchas preguntas sobre sus propios gastos. Dedícale unas horas al semestre a sentarte y sacar las facturas:

Establece los gastos que tienes fijos y los variables, y fíjate si puedes disminuir algunos.

  • ¿Puedes pagar menos por la luz?, ¿por el servicio de telefonía móvil? Revisa cada uno de estos gastos: el banco, ¿cuánto pagas de comisiones?, ¿cuánto te cobran por transferencias? Igual si haces muchas y tu banco las cobra muy caras es mejor que cambies de banco; el gas y luz: revisa la potencia que tienes contratada, ¿te hace falta?, ahora busca la tarifa que te convenga más, y por supuesto apaga luces, controla el termostato y revisa ventanas y persianas.
  • Calcula también tus gastos variables: cuánto gastas al mes en hacer la compra, cuánto en salir, cuanto en cenas... ¿Puedes reducir estos gastos?
  • Cuando vayas a la compra haz una lista y no te salgas de ahí, compra productos de temporada, no te dejes llevar por las ofertas.
  • Cada mes establece una cantidad a gastarte en ropa, electrónica, caprichos... y no te salgas de ahí. Piensa lo que vas a comprar, no te dejes salir a la calle en estados de euforia o tristeza con la tarjeta de crédito en la mano.
  • Si te sueles dejar llevar por los buenos planes te sugerimos que a principio de mes metas en un sobre el dinero que has decidido destinar al ocio y lo saques de ahí. Si se acaba, se acabó.
  • No ahorres lo que te sobra. No dejes que el mes trascurra y pretendas ahorrar lo que te sobra. Decide una cantidad realista y guárdala nada más empezar.
  • Evita endeudarte. Aunque a veces es muy complicado, o imposible, como a la hora de comprarte la casa o un coche. No te endeudes para cosas que no sean necesarias como caprichos, viajes...