Entrevista Miquel Iceta Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1226. 15  de diciembre de 2017

- - --

-

Entrevista 21-D / Teresa Carreras (Barcelona)

Miquel Iceta, candidato del PSC

“Me veo como el presidente de la reconciliación”

Miquel Iceta (Barcelona, 1960), primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y su candidato a las elecciones del jueves, está convencido de que las puede ganar y convertirse en el próximo presidente de la Generalitat. Los sondeos plantean un escenario tan abierto que ha sido el terreno abonado para que presentar de nuevo su ‘tercera vía’.  “Necesitamos estabilidad, no más aventuras”, afirma contundente.


EUROPA PRESS

“De ninguna manera formaremos parte de un gobierno con ERC. Me he comprometido a no investir a un presidente independentista y así lo haré”   “Estoy convencido de que los votantes de Cs quieren pactar con el PSC: que nos voten ellos a nosotros y no al revés”

¿Cómo afrontará el día D, es decir, el próximo jueves?
Espero que el día de las elecciones al Parlament de Cataluña sea una jornada de máxima participación y que se desarrolle con toda normalidad. Vamos a elegir un Parlamento para los próximos cuatro años que a su vez tendrá que proclamar a un presidente para hacer frente a los retos más inmediatos. Todos los comicios tienen importancia pero, para nosotros, los del 21-D tienen un valor añadido porque nos situaremos en una encrucijada: se podrá escoger entre seguir con cuatro años más de aventura independentista, lío e incertidumbres o intentar la vía del pacto, tranquilidad y estabilidad que reconcilie a los catalanes y las catalanas y ponga velocidad de crucero al país y a su economía.

¿Contaba con una campaña electoral en la que sus rivales estuvieran libres  de prisión?
Me hubiera gustado hacer  una campaña en las mejores condiciones, en la que todos los candidatos hubiéramos podido celebrar debates, confrontar ideas, participar en actos y explicar nuestros proyectos. Desde el primer momento hemos considerado desproporcionadas las medidas cautelares que se dictaron antes de celebrar un juicio a los miembros del anterior Gobierno y que desearíamos que se reconsideraran. Algunos han podido participar, por lo que me gustaría que pidieran perdón a la sociedad por las mentiras que dijeron a la ciudadanía.

¿En qué situación cree que ha dejado el independentismo a Cataluña?
Los indicadores no son buenos. Unas tres mil empresas se han marchado y unas mil han situado su sede fiscal fuera de Cataluña y esto significa empobrecimiento de la sociedad. Los datos sobre las reservas de hoteles, el turismo, el consumo nos arrojan noticias que han sido un auténtico golpe a nuestras expectativas, igual que cuando Barcelona fue descartada como sede de la Agencia Europea del Medicamento para lo que tenía una magnífica candidatura. La OCDE alertó hace unos días de que si la situación en Cataluña continúa siendo de incertidumbre, es decir, si vuelven a ganar aquellos que han creado la actual situación, Puigdemont o Junqueras, ello puede afectar al crecimiento en el resto de España.  No son buenas noticias. Es necesario revertir esta realidad. Cataluña siempre ha ido por delante.

¿Por dónde empezaría usted a coser y recoser la situación?
Por recuperar el protagonismo en la economía catalana y ello pasa por restablecer la confianza generando estabilidad política. El próximo gobierno deberá contar con personas relevantes en sus respectivos campos y un conseller o consellera en cap que gestione el día a día. Una de las prioridades es reconstruir el “Contrato Social” que se ha roto en Cataluña como consecuencia de la crisis económica.

Usted describe una situación en la que sólo el independentismo ha causado daño ¿La aplicación del 155 no ha ido también en detrimento de la economía catalana?
Personalmente luché hasta el último minuto para que no se produjera la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y no se aplicara el artículo 155 de la Constitución en Cataluña.  Personalmente lo viví como un fracaso político. Unas elecciones planteadas por el presidente Puigdemont, como se llegó a pensar, hubiera sido un escenario mucho mejor.  La buena noticia es que, por ahora, la injerencia por parte del Gobierno de España en su aplicación está siendo mínima y, también, mínimo es el tiempo de vigencia. Se convocaron las elecciones del próximo jueves tan pronto como se pudo y la prueba de ello es que se celebrarán en día laborable.

Las últimas encuestas dan un escenario ingobernable. Parece que su ‘tercera vía’ tendrá un papel decisivo. ¿Cómo convencer a los electores para que le voten?
La mejor encuesta son los resultados del día de las elecciones. Nosotros batallaremos hasta el último minuto del último día para cada uno de los votos. Es cierto que nuestra propuesta de colaboración electoral con Units per Avançar  ha significado una esperanza para mucha gente del catalanismo moderado, no independentista, que habían quedado huérfanos de representación y lo estamos notando. El espíritu de pacto que reclamamos lo hemos aplicado en la confección de la lista incluyendo a Ramón Espadaler o Jiménez Villarejo.

De las críticas que ha recibido por incluir al democristiano Espadaler en su lista, ¿cuál es la que más le ha dolido?
Aquellas que no entienden que la colaboración es para un momento concreto. Es una alianza para que el seny y el catalanismo pragmático vuelva a la realidad. Espadaler ha dicho muchas veces que esta es la primera y la última vez que votará socialista.

¿Qué programa ofrecen ustedes a sus electores?
Nuestro programa electoral contiene 700 medidas concretas y, además, tengo el propósito principal de acabar con la división entre catalanes y reconciliarnos. Esto es lo más importante. En relación a las medidas concretas y para resumir le diré que proponemos tres pactos. Un pacto por el crecimiento para que  Cataluña continúe siendo un lugar atractivo para los inversores. Otro  por la igualdad, porque la crisis ha incrementado las desigualdades a muchos niveles, incluido el salarial. Y, en tercer lugar, un Pacto de Estado para que Cataluña pueda afrontar los temas territoriales y proponer un esquema propio puesto que sólo con decir no a la independencia no es suficiente.

Carles Puigdemont pide a Rajoy que acepte los resultados y que debata con él. ¿Cuál es su posición?
Los resultados del 21-D se tienen que aceptar, como no podría ser de otra manera, y la aplicación del 155 de la Constitución ya no tendrá sentido si el presidente y el Gobierno resultantes formulan sus propuestas en el marco de la ley.  En esta campaña los debates deben ser entre candidatos y Rajoy no se presenta. Pero el nuevo presidente tendrá que hablar con él para que las demandas de Cataluña puedan ser escuchadas y la más urgente es la de un nuevo modelo de financiación.

Las previsiones dan unos resultados muy ajustados, con ERC como la lista más votada. ¿Si Junqueras continúa en la cárcel, ve a Marta Rovira como presidenta de la Generalitat?
Yo me veo a mí como presidente de la Generalitat, el presidente de la reconciliación.

¿Si los Comuns tienen la llave para constituir Gobierno, le darían sus votos?
Tenemos que procurar no vender la piel del oso antes de cazarlo.  Yo salgo a ganar las elecciones porque todavía hay muchos indecisos. Los ciudadanos tienen que hablar y, luego, la política tiene que ser capaz de traducir los votos en acuerdos lo más amplios posibles para que den estabilidad al país.

¿Ve factible este tripartito del cual se habla: PSC, Comuns y ERC? ¿Lo impulsarían?
De ninguna manera formaremos parte de un gobierno con ERC. Yo quiero ser el próximo presidente y creo que nuestra propuesta de reconciliación es la que puede tener más apoyos. Me he comprometido a no investir a un presidente independentista y así lo haré. Tampoco apoyaré a nadie que quiera, a través de una política frentista, persistir en los problemas sin proponer reformas.

Rivera ha dicho que les daría sus votos si son necesarios para echar a los independentistas pero Pedro Sánchez no dice lo mismo. ¿Cómo lo ve usted?
Estoy convencido de que el cien por cien de los votantes de Ciudadanos quieren pactar con el PSC. Por lo tanto, es mejor que ellos nos voten a nosotros que al revés. Los catalanes perciben que Ciudadanos  quiere consagrar la política frentista y esto no puede ser. Tenemos que superar esta dinámica.  Serán necesarios acuerdos y para llegar a ellos todos deberán ceder o renunciar a cosas que les parecían imprescindibles.

¿Cuál sería su mensaje a los independentistas el próximo jueves?
Hubo un gran engaño y esto no lo digo yo sino sus propios dirigentes. No se fue prudente ni en plazos ni en la consecución de su proyecto puesto que no tenían la república pensada como nos hacían creer.  Lo que no se puede hacer es engañar a la gente.  Yo no diré que el federalismo llegará en 18 meses ni que la reforma de la Constitución que proponemos para encontrar un nuevo encaje de Cataluña con España se hará rápido. No se puede mentir.

¿Qué le diría a Puigdemont cuando propone que Cataluña decida si quiere continuar o no en la UE?
No tenemos que jugar con Europa.  Lo que me preocupa es que no es la primera vez que Puigdemont cambia de criterio en pocas horas en temas tan fundamentales. Necesitamos estabilidad y no más aventuras.