Entrevista a Mónica Silvana Tiempos de hoy

-

 
   

Nº 1225. de diciembre de 2017

- - --

Entrevista / Javier de Benito

Mónica Silvana, diputada en la Asamblea de Madrid e impulsora de la reforma para dar voto a los discapacitados intelectuales

“Ampliar derechos es una seña
de identidad puramente socialista”

Diputada del Partido Socialista de Madrid (PSM) en la Asamblea autonómica y secretaria de Movimientos Sociales y Diversidad en la Ejecutiva Federal del PSOE, Mónica Silvana ha presentado en el Congreso una reforma de Ley Electoral para ampliar el derecho a voto de las personas con discapacidad intelectual. Esta iniciativa fue aprobada por unanimidad en el Parlamento de Madrid y ahora aspira a otorgar este derecho a casi 100.000 personas que padecen algún tipo de esta discapacidad y que no pueden votar a pesar de querer hacerlo.

“En las elecciones de Cataluña, casi 15.000 discapacitados intelectuales no podrán votar, a pesar de querer hacerlo”   “Para conseguir derecho a voto, los discapacitados intelectuales deben hacer exámenes que nosotros quizás no superaríamos”

¿Por qué cree que está tan limitado el derecho a voto para las personas con discapacidad intelectual en España?
Este derecho está limitado en la mayoría de los países. España, con esta iniciativa, sería uno de los países pioneros en despenalizar esta discriminación que sufren las personas con discapacidad intelectual. No son todas las personas con esta discapacidad, son aquellas personas que fueron declaradas incapaces por un juez, en la mayoría de los casos por peticiones de las propias familias que quieren proteger su patrimonio. Cuando se las declara incapaces, automáticamente se les quita el derecho al voto. En España, representan más de 100.000 personas. Por ejemplo, en las próximas elecciones de Cataluña, este 21 de diciembre, casi 15.000 personas no van a poder votar a pesar de querer hacerlo.

Actualmente, ¿cómo se determina si alguien con algún tipo de discapacidad intelectual puede o no votar?
Los apartados B y C del artículo tres de la LOREG (Ley Orgánica de Régimen Electoral General), dicen que no tienen derecho a voto “los declarados incapaces en virtud de una sentencia firme judicial siempre que la misma declare expresamente la incapacidad para el ejercicio del derecho al sufragio” y “los internados en un hospital psiquiátrico con autorización judicial durante el periodo que dure su internamiento”. Para conseguir ese derecho a voto, estas personas deben recurrir a un juzgado y hacer varios exámenes que, dicho sea de paso, cualquiera de nosotros quizás no superaríamos. Por ejemplo, una de las preguntas que le hacían a Mara, uno de los casos más simbólicos de lo que es esta prohibición, era quién tiene más poder en España, si el presidente del Gobierno o el Rey. Muchas de las personas que nos declaramos capaces seguramente no sabríamos responder a una pregunta de este estilo. Otra pregunta era qué decía un artículo definido de una ley electoral. Seguramente la mayoría de los ciudadanos españoles no tengan esa rapidez en responder una pregunta así. Los socialistas queremos ampliar ese derecho. Somos los que hicimos posible que las personas ciegas puedan votar. Se quitó la prohibición y se adaptó un sistema en braille. Esta medida que proponemos desde la Asamblea de Madrid y que ha llegado al Parlamento queremos que sea una realidad. Consiste en ampliar derechos y en una seña de identidad puramente socialista que se enmarca dentro de una medida de regeneración democrática y de dar voz y voto a personas que hasta ahora no lo tenían.

Cuando el PSOE hace referencia a que hay que “extender ese derecho” ¿cómo se plantea hacerlo?Queremos eliminar los apartados B y C del artículo tres de la LOREG. El Partido Popular, por el contrario, quiso poner una coma a la ley a través de una una enmienda que fue rechazada. Nosotros queremos ampliar ese derecho de forma que quede eliminada la discriminación. Queremos quitarle esta potestad a los jueces, que algunas veces dicen que sí y otras que no. De los cinco juzgados que tenemos en Madrid, hay tres que sistemáticamente retiran la capacidad del voto y no aceptan ningún recurso y los otros sistemáticamente dicen que sí. Esa arbitrariedad, que ahora mismo está en manos judiciales, queremos eliminarla con esta iniciativa.

¿Se ha fijado el PSOE en algún país concreto para elaborar esta reforma de ley?
Es muy difícil hacer una comparación directa. Algunos países, por ejemplo, los nórdicos nunca tuvieron estas restricciones. Pero otros países como Portugal o Italia sí que las tienen. Los socialistas somos pioneros en muchas legislaciones de abrir nuevos derechos en Europa y que luego se ven reflejados también en muchos países latinoamericanos, como, por ejemplo, el matrimonio igualitario o la ley de atención de autonomía personal. Nuestro grupo parlamentario también llevará esta iniciativa al Parlamento Europeo, queremos llevar la voz a Europa y que se denuncie. Mara, la chica gallega a la que le fue retirado el voto y que lleva ya varios recursos rechazados por el Tribunal Constitucional, está ahora presentando su caso en el Tribunal de Estrasburgo.

Parece que esta proposición de Ley ha conseguido un gran consenso entre las diferentes fuerzas políticas. ¿Qué partidos han sido los más reacios a esta iniciativa?
En general, la derecha siempre fue más reacia a apoyar todo aquello que supusiera una ampliación de derechos. Estamos acostumbrados, porque el PP ha frenado y ha recurrido muchas leyes socialistas que han salido con el respaldo de otras fuerzas políticas. En este caso, el PP en la Asamblea de Madrid en la primera votación se abstuvo y ya, en la votación definitiva, antes de llegar al Congreso, votó a favor. Afortunadamente, en la toma en consideración, en el Congreso de los Diputados, salió por unanimidad. Ahora queremos agilizar el proceso. Nuestra intención era que esto se canalizara a través de la comisión de discapacidad, para darle un trámite más rápido. Pero el PP, conjuntamente con Ciudadanos, han considerado que el lugar donde había que debatir esto era la comisión del Constitucional. Ahora mismo está pendiente de proceso de enmiendas en la comisión del Constitucional del Congreso. No todos tenemos la misma energía y voluntad de sacarlo adelante de la forma más rápida posible.

En la Asamblea de Madrid el proyecto de Ley se aprobó por unanimidad de todos los partidos políticos, pero el PP intentó incluir unas enmiendas. ¿Cuáles fueron?
Plantearon dos enmiendas. Una era mantener los apartados B y C, pero matizándolos, dejándolos más light. Y la segunda quería eliminar nuestra proposición de que la reforma tuviera carácter retroactivo. Nosotros propusimos que a las 80.000 personas que hay declaradas incapaces, a las cuales se les fue retirado el voto, se les devuelva el derecho. La enmienda del PP eliminaba el punto dos, donde hablábamos de que se aplique con retroactividad. Al final la iniciativa salió con el texto original de la propuesta socialista.

Usted representa la corriente más joven del PSOE de Pedro Sánchez. ¿Cómo cree que ha actuado su partido respecto a la crisis catalana?
Creo que hemos actuado con responsabilidad, con sentido de Estado y fundamentalmente con respeto a la Constitución. Y justamente porque respetamos la Constitución, la mejor forma de respetarla es querer modificarla, querer transformarla para que sea útil a la sociedad actual donde vivimos.

¿Ha hecho algo mal el Partido Socialista ante la crisis catalana?
Si actuar mal es acatar primero la legislación e intentar hasta el último momento defender el diálogo… Creo que no.