Tiempos de Hoy Tiempos de hoy

-

 
   

Nº 1225. de diciembre de 2017

- - --

Tiempos de Hoy / Verónica Gayá

Correos se encomienda al comercio electrónico para sobrevivir

Tengo un paquete para usted

Cartas del banco, facturas, suscripciones a revistas (de las de papel), publicidad, un ansiado sobre con noticias de la familia… los tiempos de mirar el buzón antes de subir a casa se han acabado. El cartero sigue llamando, pero ahora trae hasta la puerta paquetes de Amazon.

Correos ya tiene gran parte del camino hecho: tiene la infraestructura, más de 2.300 oficinas; la gente, 51.000 empleados, y un mensaje claro en su ADN, el de acercar a una sociedad que quiere comunicarse. / EUROPA PRESS


Corría el año 1706 y Felipe V, el primer Borbón, hizo que el servicio de correo pasara a ser gestionado por el Estado. Más de 300 años después, su cifra de negocio supera los 1.605 millones de euros, gestionando más de 3.600 millones de envíos.  Pero esta empresa pública sopla velas en una pronunciada caída. El correo  postal agoniza. El pasado año, Correos, dependiente del Ministerio de Fomento, alcanzó unas pérdidas de más de 50 millones de euros, y lo peor está por llegar, ya que el Gobierno ha declarado que prevé que esta cifra se triplique este año.

Al fondo de este túnel se divisa una suculenta luz. Puede que no haya cartas para el cartero, pero hay paquetes. El comercio electrónico, un negocio que el pasado año movió 24 millones de euros, un 25 por ciento más que el año anterior, puede convertirse en el as en la manga de esta profesión icónica, por el que, no obstante, tendrán que competir.

Según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, en 2016 se mantuvo la tendencia al alza de la facturación del sector de mensajería y paquetería, que se situó en 6.425 millones de euros, con un crecimiento del 4,5%. Esta variación es ligeramente superior a la contabilizada el año anterior.

Correos sabe que esta puede ser su salvación, y por tanto lleva años trabajando en esta línea para seguir ocupando el liderazgo del reparto de paquetería. Por el momento ha conseguido ser la preferida de Amazon para sus entregas, que le procura un 30 por ciento de su volumen de negocio en envíos de paquetes.

Modernizarse, adaptarse a las nuevas necesidades y aprovechar la infraestructura que ya tiene para convertirse en referencia de los, cada vez más demandados, servicios de paquetería es el nuevo reto que asume esta empresa de capital 100 por 100 público. Por eso, hace casi cinco años que puso en marcha el Plan de Acción 100-300-1.500, un proyecto que pretende transformar a la entidad en el mejor proveedor de servicios de comunicación físicos, electrónicos y de paquetería del mercado postal español, mediante diversas medidas que ya se están poniendo en marcha  gradualmente en 100, 300 y 1.500 días. El plan tiene cinco líneas de actuación: la diversificación efectiva de la actividad e ingresos de Correos para superar la excesiva dependencia del negocio postal tradicional; la eficacia comercial; la optimización operativa para aprovechar al máximo la gran fortaleza que representa la capilaridad de la red de oficinas y de distribución de la empresa postal; el desarrollo del modelo organizativo interno de Correos para ganar en agilidad y la innovación, como quinto eje estratégico. 

Correos lleva 300 años reinventándose, adaptándose a la sociedad y sus necesidades. Ya tiene gran parte del camino hecho: tiene la infraestructura, más de 2.300 oficinas; la gente, 51.000 empleados, y un mensaje claro en su ADN, el de acercar a una sociedad que quiere comunicarse. Pero, ¿sabrá hacerlo?.


No todo son buenas noticias

A pocas semanas de la puesta en marcha del último paquete de medidas, el Informe Yellow sobre Políticas Públicas y Entorno Social Evaluando Correos 2016 del Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada ha considerado que el plan está fracasando. Señala que no hay rastro de las 130 medidas que se iban a implementar para reformar la compañía, y que sólo hay una referencia al cumplimiento de este plan en la Memoria de 2015 de la empresa: la implantación de los servicios Citypaq y Homepaq, pero de los que, sin embargo, no se tienen datos sobre sus resultados.

Otros datos que maneja para su evaluación son demoledores: todas sus sociedades pierden dinero. Los envíos han caído un 28 por ciento, el empleo un 15 por ciento y la productividad por empleado cae en cuatro años un 15 por ciento. Las pérdidas operativas de Correos, fuera de las compensaciones por Servicio Postal Universal, se han multiplicado por cuatro: 42 millones de euros en 2011, 316 millones de euros en 2014 y 214 millones de euros en 2015.

Al Día


Podemos elegir estos contenedores como lugar de recogida o entrega de nuestro paquete. / EP


City Paq

Cada día son más los que apuestan por las compras on line, pero a menudo se ven con dificultades a la hora de concretar una entrega. Por eso, desde hace tiempo, podemos ver en muchos rincones de España unos enormes muebles metálicos del característico amarillo de Correos. Se trata de los City Paq, que ya están disponibles en lugares públicos, centros comerciales, gasolineras, estaciones de metro y autobuses…, y en privados (Home Paq), como urbanizaciones, oficinas…

Podemos elegir estos contenedores como lugar de recogida o entrega de nuestro paquete, siempre que no exceda los 30 kilos y no tenga un volumen mayor a 60x49x40 cm.  Para utilizarlo tienes que registrarte en el servicio a través de la web o descargándote la aplicación. Cuando tu paquete esté dentro te llegará un mail de aviso con un código con el que podrás abrir la puerta del casillero donde se encuentra. De la misma manera puedes concretar gestionar un envío depositando tu paquete en estos contenedores para que sea recogido allí.