Entrevista Carmen Calvo Tiempos de hoy

-

 
   

      Nº 1220. 3  de noviembre de 2017

- - --

Entrevista / Manuel Capilla

Carmen Calvo, secretaria de Igualdad del PSOE

“Las urnas normalizarán el disparate de Cataluña”

Carmen Calvo, doctora en Derecho Constitucional, se ha colocado como la mano derecha de Pedro Sánchez para afrontar la crisis catalana. Ha sido una persona clave en la negociación con el Gobierno para aplicar el artículo 155 y coordinará los trabajos del PSOE en la comisión para la reforma constitucional que se ha puesto en marcha en el Congreso. Desde esta posición subraya que esa comisión es la “única vía” para “reajustar” el sistema autonómico y “que nos dure otros 40 años”.


Fernando Moreno

“La derecha va siempre tarde en este país. Todo lo ve 40 años después que los socialistas”   “Tenemos que estar confiados en la actuación impecable de nuestra judicatura”

¿Qué parte de responsabilidad tiene el PSOE en este 155 light, que se limita en el tiempo y con el que, por ejemplo, no se interviene TV-3?
Conecta con nuestro sentido de responsabilidad habitual. Sabedores de que era una situación crítica, tal vez la más grave de nuestra democracia, la hemos asumido desde una perspectiva coherente con los valores democráticos. Por eso, creo que el 155 que finalmente se ha puesto en marcha tiene mucho que ver con nuestra visión de una España que es diversa territorialmente. Para nosotros, era tan constitucional aplicarlo como hacerlo con parámetros muy respetuosos con la diversidad territorial de España.

¿La decisión de celebrar elecciones el 21 de diciembre se acordó con Rajoy?
Siempre dijimos, y yo creo que ha surtido efecto, que ha influido, que esto tenía que ser muy rápido porque desde el punto de vista constitucional era lo lógico. No se intervienen competencias de una autonomía para nada que no sea desembocar en la normalidad de esa autonomía. Como el objetivo era ese, se trataba de desembocar rápido en elecciones. Recuerde el día que dije que las elecciones serían en enero y todo el mundo se sorprendió. Bueno, pues enero y el 21de diciembre se llevan diez días.

¿Los jueces y el fiscal general del Estado pueden alterar la aplicación sosegada del 155?
El poder judicial es, y tiene que ser, un poder independiente de los otros dos poderes del Estado. Y tiene que actuar con rigor a su propio espacio constitucional. Sobre eso, nadie debería añadir nada. Es lo que conviene a una democracia, lo que hace el poder judicial en una democracia madura. Nosotros tenemos que estar confiados en la actuación jurídicamente impecable de nuestra judicatura, y no hay más que añadir.  

¿Las elecciones solucionan la crisis catalana?
Las elecciones van a normalizar la situación disparatada a la que han llevado los independentistas. Cataluña seguirá teniendo el día 22 una parte importante, no sabemos cuanta, que seguirá estando en el independentismo. Pero se puede ser independentistas en una democracia, ese no es el problema. Lo que no se puede ser en democracia es secesionista, incurrir en delitos de incumplimiento de las normas y de la norma mayor, la Constitución. Tú puedes querer que tu territorio no pertenezca a España, pero sólo lo puedes conseguir por el procedimiento establecido, que es justo lo que no han querido los independentistas. Yo creo que una parte muy importante de los independentistas han entendido que de esa manera no se puede actuar.

¿Cómo valora la posibilidad de establecer un tripartito entre ERC, Catalunya en Comú y el PSC, como se ha propuesto desde Podemos?
Pero eso lo dice Podemos porque tiene que salvar su pésima gestión de esta situación. Es un grito de auxilio de su propia situación, no tiene nada que ver con la realidad. Para el Partido Socialista y para nuestros compañeros del PSC, lo que hay que hacer una extraordinaria campaña, seria y clarificadora para los votantes. Podemos no tiene que adelantarse a nada. Y, por cierto, para los socialistas no existe un frente constitucionalista, porque para los socialistas todos los partidos son constitucionales, todos. Todos van a concurrir desde el punto de vista constitucional, de manera impecable, a unas elecciones el día 21. Este ha sido el gran triunfo de la Constitución. Para nosotros no existen ni frente ni bloques ni coaliciones posteriores. El PSC, con la ayuda del Partido Socialista, va a ir a intentar los mejores resultados porque nos gustaría, evidentemente, gobernar Cataluña.

¿Tras haber ganado las primarias defendiendo la plurinacionalidad del Estado y el acercamiento a Podemos, puede pasarle factura en las urnas al PSOE el acercamiento al PP?
El 155, puesto de otra manera, es el principio de lealtad federal que estamos defendiendo los socialistas. Es decir, yo lo veo al revés. Hemos hecho un ejercicio extraordinariamente democrático de defender la Constitución y de respetar un territorio. Cuando los socialistas, cuando llegue el momento, propongamos nuestra reforma federal de la Constitución sobre la idea de un Estado plurinacional la gente verá que el 155 responde a lo que los Estados federales tienen como principio de lealtad. Los territorios tienen que ser leales al Estado, porque su legitimidad nace del Estado. No sólo no nos hemos contradicho, sino que hemos hecho un ejercicio de cómo un Estado federal resolvería una situación como esta.

¿La unidad de la izquierda, el entendimiento entre PSOE y Podemos, ha sido una víctima del procés?
Cada uno puede interpretar la idea de la unidad de la izquierda como quiera, pero nosotros venimos de unos meses en los que se nos decía que estábamos podemizados. Ha faltado que ocurriera algo importante para todo el mundo entendiera que el Partido Socialista ni se podemiza ni cualquier otra cosa que se invente alguien. El Partido Socialista tiene una trayectoria de autonomía impecable. La unidad de la izquierda no consiste en que el Partido Socialista haga otra cosa distinta de sus propios objetivos, su propia estrategia. Nosotros nunca íbamos a estar con partidos que no entendieran que defender la democracia es defender la Constitución. Porque yo les he escuchado decir a algunos líderes de la izquierda que la democracia está antes que la Constitución.

¿Pedro Sánchez ha reforzado su liderazgo en las últimas semanas?
Es que Pedro Sánchez es un líder europeo que ha pasado por una situación por la que no ha pasado nunca nadie. Ahí se dibuja la fortaleza, no sólo política, de alguien que tiene objetivos claros. Si alguien pensaba que Pedro Sánchez ciudadano y Pedro Sánchez secretario general del PSOE no iba a aguantar este ‘tironazo’ inmenso que ha tenido que aguantar es porque no lo conocía. Venía de ganar unas primarias contra todo pronóstico y por mayoría absoluta.

¿La comisión para la reforma constitucional en el Congreso servirá para encauzar el problema, teniendo en cuenta que no va a estar Unidos Podemos, ERC y el PDeCAT?
Tiene que servir para eso. En política, la lógica también tiene que existir. ¿Hay alguna otra vía para encauzarla? En estas últimas semanas, hemos tenido que trabajar con la contingencia inmediata de los acontecimientos y créame que, yo que lo he vivido en mis carnes, lo hemos vivido de hora en hora. Pero después de lo inminente tiene que venir lo sólido. Así que le pregunto a los partidos que todavía no lo ven, ¿hay alguna otra vía que hacer una revisión del Título VIII, incluido el Senado, para reordenar del desarrollo autonómico de España, para que todos los territorios se sientan coordinados, solidarios, dentro de un solo Estado español? Los acontecimientos vienen dándonos la razón en las cosas que llevamos años pensando. La primera vez que yo hablé de Estado federal fue hace ya siete años. Los socialistas venimos hablando de reforma constitucional desde hace tres años. Las bases de esta reforma están colocadas en el 39 Congreso. En esa comisión habrá que hacer un balance de todo lo bueno que ha tenido el proceso autonómico, que es mucho. Y luego habrá que reajustarlo para que nos dure otros 40 años.

¿Pero ve realmente posible avanzar en ese camino federal? Ya no sólo por las ausencias en la comisión, sino porque PP y Ciudadanos son totalmente refractarios a avanzar en la descentralización.
Pero eso es bueno. Nosotros sabemos que la derecha de nuestro país no estuvo por una España autonómica durante la Transición. Pero fíjese, Manuel Fraga fue luego presidente de Galicia, el mismo ponente de la Constitución que no lo veía. La derecha va siempre tarde en este país, siempre tarde para todo. Todo lo ve 40 años después de que lo veamos los socialistas. No pasa nada, les esperaremos. ¿El PP y Ciudadanos van a ver la España que yo veo?  No, claro. Por eso ellos son la derecha y nosotros somos socialistas. Ellos tendrán que ceder posiciones y nosotros también, porque la reforma de la Constitución necesita altas dosis de encuentro. Nos toca volver a dar la talla por este país.