Entrevista / Dolors Bassa Tiempos de hoy

-

 
   

                         Nº 1216. 6  de octubre de 2017

- - --

Entrevista / Teresa Carreras (Barcelona)

Dolors Bassa,  consellera de Trabajo de la Generalitat de Cataluña

“Llegaremos donde dijimos, hasta la independencia”

La consellera  de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat (ERC) sostiene que el Govern prefiere una independencia pactada, dialogada y acordada pero que, ante las reiteradas negativas de Rajoy al diálogo, nada los va a detener en su objetivo. Asegura, pocos días antes del crucial pleno del día 9, que “a pesar de las trabas, el Parlamento catalán decidirá el momento para proclamar la independencia”. En su opinión, si no se ha avanzado más es debido al seguidismo que el PSOE hace de las políticas del PP.


DEPARTAMENT DE TREBALL

“Será el Parlament quien decida si hay DUI el día 9 o si hay que esperar un poco más”

  “No me imagino a un país democrático como España utilizando al Ejército contra sus ciudadanos”

¿Cómo se siente  formando parte del gobierno que preside Carles Puigdemont en estos momentos tan delicados?
Experimento una gran responsabilidad como miembro del Govern porque de lo que estamos haciendo estos días depende la vida de mucha gente.  Siento responsabilidad para poder cumplir lo que prometimos el 27-S cuando fuimos escogidos por la ciudadanía. Tenemos pues unas obligaciones.  Hemos de velar para que la sociedad civil catalana no se divida y que continuemos cohesionados como hasta ahora.  Espero que todos los miembros del Gobierno catalán tengamos una gran capacidad de respuesta a medida que se vayan desarrollando los acontecimientos.

¿Qué va a resultar del pleno del Parlament catalán convocado para el próximo lunes 9?
Espero que se pueda celebrar  a pesar de las últimas trabas creadas por una denuncia de los socialistas catalanes.  Muchos diputados acudirán a la sesión. El Tribunal Constitucional (TC) que lo ha suspendido es un órgano politizado. El presidente ha dicho que  será el pleno de la Cámara quien decida sobre la independencia y así será.  Como Gobierno hemos hecho hasta ahora todo lo que teníamos que hacer.  Prometimos que haríamos un referéndum. Y lo hicimos. Se podía haber celebrado con toda normalidad si las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado no hubieran agredido a la ciudadanía catalana con la finalidad de impedirlo. Pero a pesar de aquella situación, que vio todo el mundo,  se celebró. El president llevará los resultados al Parlament para que  todos juntos podamos decidir cómo actuamos. Habrá una comparecencia de Puigdemont para explicar todas las actuaciones que nos llevaron al 1-O y presentar los resultados.  Entonces será el propio Parlament quien decida si quiere que haya una Declaración Unilateral de Independencia (DUI) aquel mismo día o si hay consideraciones que aconsejan esperar un poco más. Pero lo que sí está claro es que más pronto o más tarde habrá una Declaración de Independencia.   

¿Hasta dónde llegará el Govern?
El Govern está decidido a llegar hasta donde dijimos en nuestro programa electoral que lo haríamos, es decir, hasta proclamar la independencia. Hemos llegado a una mayoría de edad como país y el Gobierno catalán continuará demostrando que somos una sociedad fuerte. Cataluña se merece otro país. No nos queremos dejar continuar pisando como hasta ahora. Hemos demostrado que somos un gran país con un paro cívico el martes pasado secundado al 80%.

¿No le da miedo que su decisión lleve a las instituciones catalanas al abismo?
Niego la mayor porque las instituciones catalanas no estarán ante ningún abismo. Nos asusta mucho más vivir en un Estado que no es democrático, que no es capaz de escuchar a su población y que solo sabe utilizar la fuerza bruta. Nos asusta más vivir en un Estado que tiene un gobierno como el de Rajoy que no nos permite avanzar hacia un país más democrático.

¿Ve usted a la Generalitat intervenida con la aplicación del 155,  y al  president detenido o en la cárcel la próxima semana?
No, porque esto sería saltarse todas las leyes.  Aplicar el artículo 155 no lo pueden hacer en dos días. Se necesita un requerimiento al presidente, reunión de la Comisión, convocar al Senado.  Creo que no lo harán, aunque a veces lo dudo porque han aplicado el 155 a las finanzas catalanas por la puerta de detrás.

¿Cree que el Gobierno del Estado pueda responder ante los movimientos del gobierno catalán con el Ejército?
No me imagino que un país democrático como es España utilice el Ejército  para ir contra sus propios ciudadanos. Pero con lo que estamos viendo no quiero hacer predicciones.

El president Puigdemont pide mediación y diálogo. ¿Estamos a tiempo todavía?
Siempre hemos pedido diálogo y un proceso pactado. Nunca hemos puesto la marcha directa.  Hemos ido muchas veces a Madrid a pedir este pacto.  Entre la sociedad española hay mucha gente que nos apoya.  Hemos llegado donde hemos llegado porque el Gobierno Rajoy nunca ha querido dialogar. Ahora pedimos mediación y también la rechaza. Por esto la pedimos a nivel internacional.

La última comparecencia de Puigdemont redujo crédito al mensaje del Rey. ¿Cómo lo valora?
Las palabras del president al Rey fueron muy positivas. Respondían a lo que cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas catalanas pensaban.  El discurso del Rey demostró falta de sensibilidad hacia los 844 heridos por las fuerzas policiales españolas y también hacia la gente que salió a la calle para protestar por la agresión y defender el país.  Todo el mundo vio lo que pasó.  El Rey  en su discurso habló por boca del Partido Popular.

¿Cree que muchos catalanes desconectaron de la Corona con el mensaje de Felipe VI?
Creo que el Rey perdió una oportunidad de acercarse a los catalanes que todavía tenían puesta una cierta esperanza en la Monarquía.  Se lo puedo demostrar claramente. Soy de una ciudad de Girona.  Con ayuda de empresarios y organizaciones de la sociedad civil el rey Felipe VI, cuando era príncipe,  impulsó la Fundación que ahora se llama princesa de Girona. El ayuntamiento de la capital y los empresarios quedaron decepcionados con las palabras del Monarca  y desconectaron. La alcaldesa no acudirá a los actos de la Fundación.

¿Qué valoración hace del paro general del martes pasado?
Fue muy positivo. Los catalanes demostraron el rechazo a la violencia. En la mayoría de los centros fue el resultado de la concertación social.  Tanto protestaban trabajadores como empresarios que consideraron la violencia gratuita, inadmisible.  No nos preocupa que empresas o entidades bancarias amenacen con irse de Cataluña. Personalmente no me gusta  que lo hagan y considero que sería un error que se hiciera un boicot a estas empresas o bancos.

Desde ciertos sectores de Cataluña se ve bien la mediación de la Iglesia. ¿Qué le parece?
Cualquier activo es bueno para mediar  ante  un Gobierno cerrado al que no ha hecho ninguna propuesta. Creo que es bueno que la Iglesia medie, igual que cualquier organismo internacional.  Las cosas se solucionan hablando. Esperábamos más del  primer debate sobre Cataluña que hubo en el Parlamento Europeo. Vimos con perplejidad que la mediación no saldrá de las instituciones europeas.

¿Qué actitud esperan en el Pleno convocado para el lunes del PSC y de los comuns ?
El PSC se ofreció como mediador en Cataluña. Le pediría que esta influencia en mediar la tenga también con sus compañeros del PSOE. En este pleno la clave la podría tener el PSC pero no se puede pedir diálogo y mediación por la noche y llevar las decisiones al TC por la mañana. Quien actúa así no tiene credibilidad. De Pedro Sánchez esperábamos que defendiera la democracia y no hiciera seguidismo del PP. Los comuns tiene claro que van a denunciar la represión a favor de un país más democrático

¿Cómo espera vivir esta semana próxima?
Con intensidad y de la manera más pacífica posible. Siempre hemos dicho que los catalanes somos un solo pueblo y queremos continuar siéndolo. Somos una sociedad cívica por encima de todo. Quería decirle al gobierno del PP que, ante la represión del Estado, la decisión unilateral será la correcta y que mida muy bien sus movimientos teniendo en cuenta lo que pasó el 1-O.