Entrevista Entrevista Albano Dante Fachin Tiempos de hoy

-

 
   

                Nº 1214. 22  de septiembre de 2017

- - --

Entrevista / Teresa Carreras

Albano Dante Fachin, secretario general de Podem

“Cataluña se va a llevar por delante a Rajoy”

El secretario general de Podem Catalunya, Albano Dante Fachin, atiende a El Siglo mientras participa en una manifestación delante del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). “Aquí, afirma, hay una gran sensación de provocación por parte de las fuerzas del orden. Lo que está pasando en Cataluña se va a llevar a Rajoy por delante”.

“El Gobierno desea ver imágenes de enfrentamientos, y no las van a ver”   “El día 2 de octubre, el PP tendrá que abrirse al diálogo”

¿Cree que estamos ante el esperado choque de trenes?
Seguramente que sí, aunque se esperaba un choque de trenes más institucional. Lo que hemos visto ha sido la aplicación de una dura represión por parte del Estado y la gente ha decidido salir a defenderse de esta represión. Salieron tanto independentistas como no independentistas. Todos vieron que tenían un gran recorte de libertades.  En realidad, se han encontrado la represión de Rajoy contra la democracia

¿Los catalanes tienen que esperar algo peor hasta el 1-O?
Espero que no, porque lo de esta semana ha sido muy grave, la gente salió a defender la democracia. Con su estrategia, a Rajoy le está saliendo el tiro por la culata. Su discurso de que los independentistas son cuatro radicales ya no cuela. Es todo un pueblo el que sale a la calle para defender sus derechos fundamentales. Mucha gente que no pensaba ir a votar el 1-O lo hará si Rajoy continua pisoteando los derechos de la gente.

¿Estamos ante una crisis de Estado?
Lo que está claro es que el PP, y Ciudadanos, con un PSOE vacilante forman todavía este bipartidismo que denunciamos el 15-M y que ya no nos representa, pero que aún tiene mucho poder. Más que una crisis de Estado, parece una crisis de los que manejan el Estado. El Estado español es plurinacional, aunque ellos no lo quieran reconocer. Quieren fabricar uno monolítico que ya no existe, y su estrategia les está fallando estrepitosamente.

¿Qué pretende Rajoy con su estrategia?
Si, como apuntó Rajoy, en su discurso pretende la rendición incondicional de los líderes catalanes, se equivoca. Este proceso ya no tiene líderes, ese tiempo ya ha pasado, el proceso está liderado por la gente. Ha sido la gente que ha salido espontáneamente a la calle para defender sus instituciones. Si la estrategia es que renuncie Puigdemont, Rajoy no conseguirá nada, porque el presidente de la Generalitat tiene a una gran mayoría del pueblo detrás. La estrategia del miedo que quieren imponer no funcionará. El tiempo del ruido de sables ya ha pasado. La realidad es impresionante y no la quieren ver. Quien se manifiesta es la gente normal, los alcaldes de siempre.

El vicepresidente  del Govern, Oriol Junqueras, ha reconocido que la macro operación contra el 1-O altera los planes del Gobierno pero que el referéndum se celebrará ¿Qué le parece?
Lamentablemente, el referéndum planteado no es el que nosotros hubiéramos deseado. Queríamos dirimir diferencias a través de una votación con un sí o con un no. No podrá ser.
Por esto hemos entendido que ahora estamos en un momento de movilización, y que teníamos que estar al lado de la gente defendiendo los derechos fundamentales de las personas.

¿Has visto indignación de la gente en las calles?
Las movilizaciones en Cataluña y en el resto del Estado nos han demostrado esta indignación un día tras otro. Hay sensación de provocación ante las fuerzas de seguridad, pero la respuesta de la gente es muy medida. Seguro que en el gobierno de Rajoy hay personas que desean ver imágenes de enfrentamientos, y no las van a ver. La gente mantiene la calma y el civismo, y creo que así será hasta el 1-O.

¿Cómo valora las concentraciones en defensa del derecho a decidir en el resto del Estado?
Rajoy iba de negro cuando hizo su alocución televisiva. Debe estar de luto porque sabe que lo que está pasando en Cataluña se lo puede llevar por delante. Con tanta represión demuestra que no tiene proyecto ni capacidad de gobernar. Pero parece que España sea una tierra de pequeños rajoys o aznares, cuando hay mucha gente en lucha contra este Gobierno, y esto se está haciendo visible. En el resto del Estado hay mucha gente que entiende y apoya lo que pasa en Cataluña, gente que pide a los políticos negociar, pactar.

¿Qué le parece la posición de Pedro Sánchez y la de Miquel Iceta?
En mi opinión las familias socialistas, tanto PSC como PSOE,  son una de las grandes decepciones. El PSC había defendido el referéndum como una herramienta y ha dejado de hacerlo. Lo más grave es que cuando se imputa a más de 700 alcaldes, cuando se entra en los medios de comunicación sin mandato judicial y se conculca la libertad de expresión y la libertad de prensa, los socialistas no tengan una posición firme para defender los derechos de la ciudadanía.  No dicen nada sobre la vulneración de derechos. Sánchez no ha tomado la suficiente distancia de las políticas del PP y quedará enredado en ellas. Cuando en el Parlamento catalán se creó una Comisión para estudiar las cloacas del Estado, los socialistas no vinieron a ninguna de las sesiones. Cuando vemos al PSOE con tantas vacilaciones sobre si apoyar al PP o no en relación a Cataluña me preocupa mucho. Seguro que Susana Díaz podría ser una perfecta ministra de Administraciones Territoriales para defender la unidad de España del PP.

¿Qué puede salir de la reunión de Zaragoza que ha convocado Podemos, con Pablo Iglesias al frente?
Creo que lo  primero que mostrará y, sólo para esto ya vale la pena haberla convocado, es que la posición del PP no es la única  y que tiene ante sí muchos frentes. El día 2 de octubre, sea cual sea el resultado, si es que lo hay, el PP tendrá que repensar sus políticas  porque  el Estado, tal como funciona hasta ahora, está agotado. El PP tendrá que abrirse al diálogo. 
Nosotros hemos sido invitados y asistiremos como diputados del Parlamento catalán.

Desde Cataluña cuesta ver el porqué de sus desencuentros con Pablo Iglesias. ¿La cuestión territorial y el referéndum son los principales?
Es cierto que la gente cada vez está percibiendo más estas diferencias. En junio, cuando pusimos sobre la mesa el debate sobre el referéndum, nuestras bases nos dijeron que teníamos que apostar por la participación. Desde Madrid, Monedero leyó esta decisión como un acercamiento a la burguesía. No se dio cuenta de que ciertas partes del discurso de Podemos han quedado totalmente desfasadas en Cataluña. A esto, se añadieron las dudas de Pablo Iglesias sobre lo que haría si fuera catalán. Y no se dan cuenta de que la plurinacionalidad  representa  justo lo contrario del centralismo. Lo que nosotros hagamos aquí, lo tenemos que decidir aquí. Nos han recriminado este posicionamiento.  Pablo Iglesias ha reconocido sus errores. Es cierto que está habiendo una evolución en la manera de ver estos temas difíciles. Pero nos ha tocado recibir muchos palos, porque fuimos los primeros en posicionarnos.

En el Pleno del Parlamento catalán en el que se aprobó la Ley del Referéndum, toda España vio un gran desencuentro en el grupo parlamentario de Catalunya Sí que es pot (CSQP) del que forma parte con Coscubiela. ¿A qué se debió?
Nuestro grupo parlamentario, del que forman parte Podem Catalunya, ICV, EUiA y Equo, a pesar de su pluralidad, funciona con pocos engranajes democráticos para tomar decisiones compartidas. Lo hemos denunciado durante mucho tiempo, y en aquel Pleno se evidenció. El grupo se creó deprisa y corriendo, sin herramientas democráticas. Habíamos pactado dividirnos el tiempo para poner sobre la mesa dos visiones que tenían que coexistir, pero, unilateralmente, Coscubiela decidió hablar solo él. Es cierto que el reglamento del Parlamento es muy estricto, pero él obvió el contexto de la situación actual. No se puede decir que defiendes los derechos de los diputados y olvidarte de uno de tu mismo grupo, Joan Josep Nuet, que está siendo perseguido penalmente por los tribunales.  Cuando cuentas una evidencia y omites otra, la realidad se acaba convirtiendo en una mentira.  En Podem  Catalunyano estamos de acuerdo con este proceder.