Tribuna / José Luis Centella Tiempos de hoy

-

 
   

                Nº 1212. 8  de septiembre de 2017

- - --






Tribuna / José Luis Centella

Retos y esperanzas para el curso político


Europa Press

Producen indignación quienes desde el PP y desde sus antenas mediáticas proclaman que la crisis terminó y que todos disfrutamos de una plena recuperación. La realidad aparece tozuda en el fuerte crecimiento del paro o en la notable pérdida de cotizantes a la Seguridad Social en agosto

Todavía sobrecogidos por las consecuencias de los criminales atentados perpetrados en Cataluña, estamos ante el atropellado inicio de un nuevo curso político. Antes de nada, deseo transmitir desde esta página la total solidaridad con las familias de las víctimas. Del mismo modo, plantear la necesidad de que se adopten todas las medidas para que no vuelvan a ocurrir y hablar claro para denunciar a quienes hacen bandera de la lucha antiterrorista mientras también hacen negocios con quienes financian a los grupos violentos. No se puede pasar por alto que parte del petróleo que compra Europa viene de los pozos que controla el Estado Islámico y parte de sus fondos circulan por un sistema bancario que prefiere no preguntar de dónde vienen ni a dónde va ese dinero que enriquece a grandes capitales.

Entre tanto, este nuevo curso político refleja con claridad la separación entre el discurso oficial del Gobierno y la realidad que vive la mayoría de la población. Producen indignación quienes desde el PP y desde sus antenas mediáticas proclaman que la crisis terminó y que todos disfrutamos de una plena recuperación. La realidad aparece tozuda en el fuerte crecimiento del paro o en la notable pérdida de cotizantes a la Seguridad Social en agosto, en los desahucios que no paran o en cómo se agravan los problemas de las mujeres, y no sólo los de la violencia machista.

¿Cómo puede afirmarse de forma triunfalista que la crisis ha terminado? Mariano Rajoy y su Gobierno hace oídos sordos a esa mayoría de la población que vive hoy peor que hace diez años, con menos derechos laborales y sociales, con menos libertades.

Por ello, debemos seguir trabajando por esas víctimas de la crisis y denunciar a quienes se aprovechan de ellas para enriquecerse. Las huelgas que se desarrollan en todo el Estado no son fruto del capricho, sino que ponen en evidencia cómo miles de trabajadoras y trabajadores no se resignan a ver disminuidos sus salarios y sus derechos.

Desde esta realidad, sigue siendo necesario cambiar democráticamente al Gobierno del PP. Se necesita un programa que acabe con la reforma laboral impuesta en 2012, con la ley que juzga y encarcela a sindicalistas, con esa Lomce que aún deteriora la educación pública, un programa que plantee un pacto que afronte realmente la violencia machista. En definitiva, es más necesario que nunca poner fin al contrasentido de este Gobierno del PP.

Conocemos las enormes dificultades, las necesidades de medir los tiempos, pero lo primero que debemos tener en cuenta es el sufrimiento que acumulan millones de españolas y españoles que no se merecen por más tiempo a Mariano Rajoy en la Moncloa y a todo su Gobierno ejecutando nuevas medidas.

Dejo conscientemente para el final la cuestión más grave que condiciona la vida política desde hace meses en todo el Estado, que ahora escribe sus nuevos capítulos y con la que nos seguiremos enfrentando aún en los próximos meses, más allá del próximo octubre. El régimen intentará aprovechar al máximo la tensión provocada por el reto independentista para generar una crisis institucional que le permita aplicar cambios institucionales y políticos que, en condiciones normales, ni se atrevería a plantear.

La izquierda tiene la responsabilidad de plantear una referencia que se sitúe en una perspectiva de esperanza frente a la frustración que generaría el callejón sin salida al que se llegaría por la reacción autoritaria del Gobierno del PP o por la incapacidad del Ejecutivo de la Generalitat de gestionar la declaración unilateral de independencia o, por lo que es más que probable, por la mezcla de ambas cuestiones. Esta referencia pasa por una propuesta sólida de construcción de un Estado Federal que dé forma al carácter plurinacional, multicultural y plurilingüístico del Estado Español.

 

Firma

Actual coordinador de la Asamblea Político y Social de Izquierda Unida y secretario general del Partido Comunista de España (PCE) desde 2009. Maestro de profesión, fue concejal en el Ayuntamiento de la localidad malagueña de Benalmádena, provincia donde inició su actividad política y por la que fue elegido diputado al Congreso en 1993, 1996 y 2000. En la X Legislatura (2011-2015) volvió a la Cámara Baja como diputado por Sevilla, ocupando la portavocía del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA-La Izquierda Plural. 

-



-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Carmen
Calvo


-
Pablo
Bustinduy

-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà



-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


,
Carlos
Berzosa



,

Julio
Rodríguez


-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle