La Quincena Judicial / José Mariano Benítez de Lugo Tiempos de hoy

-

 
   

                Nº 1212. 8  de septiembre de 2017

- - --





La Quincena Judicial /
José Mariano Benítez de Lugo

Los otros culpables del atentado de Barcelona


La responsabilidad surge cuando quien pudo y debió actuar no lo hizo por lo que, y por supuesto con independencia de los responsables directos, hay también otros responsables por más que ambas Administraciones insistan en que no, con el palmario objetivo de eludir las consecuencias de su ineptitud y pasividad

A raíz del horrible suceso en las Ramblas, diversos miembros relevantes del PP (Rajoy, Martínez-Maillo y el propio ministro del Interior) han manifestado que los únicos culpables del mismo son los terroristas. Nada más incierto, pues una cosa es que los autores con trascendencia penal fueran ellos y otra muy diferente que no existan otros culpables, ya sea penal, civil o administrativamente. Nos explicamos exponiendo algunos antecedentes.

La Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de noviembre de 1993 declaró que había relación de causalidad (en un atentado de ETA) por la conducta omisiva de la Administración al no adoptar las debidas precauciones y la de 27 de marzo de 1998 también la responsabilizó por la falta de implantación de medidas de seguridad idóneas, dada la omisión del deber de vigilancia que era exigible a la Administración. También el TS en su Sentencia de 31 de enero de 1996, la responsabilizó porque hubo una conducta omisiva de las fuerzas de seguridad, sin cuya negligente pasividad el daño no se hubiera producido, pues éste era de esperar a la vista de los antecedentes existentes, siendo muy interesante también lo que dicen en la misma línea, la Sentencia del TS de 20 de octubre de 1997 referida al conocido caso del derrumbe de la presa de Tous, y la Sentencia de 30 de noviembre de 1985 que declaró que no había fuerza mayor exoneratoria de responsabilidad, al no haberse fijado “una zona de seguridad” con la que se podría haber prevenido y evitado el daño.

Y si las anteriores Sentencias del TS (y otras muchas más existen) se refieren a la responsabilidad pecuniaria de la Administración porque pudo y debió actuar de forma diferente a como lo hizo, también la jurisprudencia penal ha considerado conducta imprudente y sancionable si existía un fuerte peligro potencial que exigía una mayor precaución, un deber de cuidado que exigiese alertar del peligro existente.

Y todo lo anterior viene muy al caso a la vista de que un organismo americano que agrupa nada menos que veinte Agencias de Información (entre ellas la CIA y el FBI), advirtió a la Generalitat y al Gobierno central de un posible atentado terrorista “durante el verano en sitios con afluencia turística en Barcelona, y específicamente en las Ramblas”, y pese a tan concreto aviso ninguna medida de seguridad se adoptó.

Y la responsabilidad surge cuando quien pudo y debió actuar no lo hizo por lo que, y por supuesto con independencia de los responsables directos, hay también otros responsables por más que ambas Administraciones insistan en que no, con el palmario objetivo de eludir las consecuencias de su ineptitud y pasividad (culpas in vigilando e in omittiendo).

Firma

Es miembro del Colegio de Abogados de Madrid desde 1963 y Medalla de Honor de dicha institución concedida en 2016. Está en posesión de la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort por méritos a la Justicia y es presidente honorario de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa y patrono de la Fundación Justicia y Paz.

-