Tema Portada Tiempos de hoy

-

 
   

                Nº 1211.  1   de septiembre de 2017

- - --

Política / Manuel Capilla

Mediador entre Junqueras e Iglesias y refugio de Podemos en los medios

Vuelve Roures, el magnate de la izquierda

Tras mucho tiempo fuera de los focos, el que fuera empresario mediático estrella del zapaterismo, Jaume Roures, vuelve a jugar un papel clave en el escenario político nacional. Fracasado su intento de liderar un imperio a la izquierda de Prisa, en los últimos tiempos Roures ha estado volcado en hacer caja con los millonarios derechos televisivos del fútbol español, aunque, eso sí, ha seguido produciendo los informativos de La Sexta y ha permanecido en el accionariado de Público.es. Pero su cercanía con la cúpula de Podemos, con Iglesias y Monedero a la cabeza, y sus conexiones con la izquierda independentista catalana lo han convertido en mediador de una posible alianza de la izquierda tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlament catalán.

    El magnate audiovisual está muy bien conectado con los partidos liderados por Pablo Iglesias y Oriol Junqueras /FM/EP/SR.

Roures ha cultivado muchas y buenas relaciones en los despachos donde se toman las decisiones

  A pesar de la absorción de La Sexta por Antena 3, controla la producción de sus informativos   Conoce a Iglesias en los cine forum que organizaba Monedero en la Complutense

“Junqueras ya está planificando el 2-O”, explican a El Siglo fuentes cercanas a la cúpula de Catalunya en Comú sobre el encuentro que mantuvieron en Barcelona Oriol Junqueras y Pablo Iglesias, desvelado por El Confidencial. No parece llamativo que el líder de ERC trate de sumar aliados para el día después del referéndum. En los círculos políticos catalanes se da por hecho desde hace tiempo su ruptura con el PDeCat y su favoritismo, según los sondeos, para suceder a Carles Puigdemont al frente de la Generalitat. Pero para algunos observadores sí que ha sido muy interesante averiguar quién ha ejercido de anfitrión de ese encuentro: Jaume Roures, factótum de Mediapro, la productora que factura 1.500 millones de euros al año explotando los derechos de emisión del fútbol español y la Champions, y fundador de La Sexta y Público, con los que intentó edificar un imperio mediático en los años de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Gracias a sus buenas conexiones con el expresidente, se le llegó a poner la etiqueta de magnate mediático de cabecera del zapaterismo, buscando un paralelismo con el Jesús Polanco de los tiempos de Felipe González y el llamado Prisoe. Eso sí, en los últimos tiempos él ha tratado de poner distancia con esa etiqueta (ver apoyo ‘Una tormentosa relación con el PSOE’), explicando que desde Moncloa se trató de torpedear el lanzamiento de Público. De ideología trotskista -pasó siete veces por las cárceles franquistas-, este periodista deportivo y modesto productor televisivo en los ochenta ha pasado a consolidarse como un referente del sector audiovisual y como una figura fundamental en el panorama mediático de la izquierda española y catalana. 

Y ello a pesar de que ese imperio mediático que Roures pretendió edificar terminó menguando, que no desapareciendo, al mismo tiempo que a Zapatero se lo llevaba por delante la crisis económica. La edición en papel de Público acabó por echar el cierre a principios de 2012, no sin polémica con los trabajadores por la forma en que la empresa abordó los despidos y las indemnizaciones. Y La Sexta terminó absorbida por Atresmedia también en 2012, en esa reorganización del mapa audiovisual que también provocó la adquisición de Cuatro por parte del otro gigante del sector, Mediaset.
Aunque en los últimos años Roures ha estado volcado en la gestión de los derechos del fútbol español, con los que Mediapro registra unos beneficios anuales de unos 160 millones de euros, ha seguido manteniendo la presencia tanto en Público, como en La Sexta. Público.es, la versión digital, de la fallecida cabecera en papel, sigue teniendo a Roures como accionista, minoritario, eso sí. Pero el accionista de referencia es Toni Cases, socio habitual del propio Roures. Mientras, en Atresmedia, el holding del que forma parte Mediapro, Imagina, mantiene alrededor de un 4% del accionariado. Pero, además, Roures controla la producción de los informativos de la cadena y de programas como Al Rojo Vivo o La Sexta Noche a través de su productora Liquid Media, que forma parte de su conglomerado empresarial.


Juan Carlos Monedero ha sido el principal vínculo de Podemos con Roures / FM.


Pero Roures no ocuparía el lugar central que ocupa en el panorama político nacional si al mismo tiempo que ha sabido prosperar en los negocios no hubiera cultivado muchas y buenas relaciones en los círculos políticos y en los despachos donde se toman las decisiones. Unos contactos que le han convertido en el mediador ideal entre Podemos y Esquerra Republicana.

En el caso de la formación morada, los vínculos arrancan desde hace más de una década y concretamente con Juan Carlos Monedero, que organizó varias presentaciones en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de películas producidas por Roures relacionadas con la memoria histórica, como ‘Campanades a mort’, que relata los sucesos de Vitoria de marzo del 76. Es ahí cuando también conoce a Pablo Iglesias y algún otro miembro del núcleo fundador de Podemos, como Ariel Jerez. Monedero explica a El Siglo que el vínculo surge cuando nos encontramos un “empresario comprometido”, que al mismo tiempo que hace negocios aporta su granito de arena para “transformar el mundo”. Monedero recuerda que Roures es el productor de películas con un importante transfondo político como ‘Camino’ –que narra la muerte de una niña cuya familia pertenece al Opus Dei– o ‘Salvador’  –la historia de Salvador Puig Antich, el militante anarquista condenado a muerte en los estertores de la dictadura–. Pero la actividad de Roures como productor de películas y documentales de carácter social y político va mucho más allá. Por ejemplo, ha financiado algunos filmes de Fernando León, como ‘Los lunes al sol’ o ‘Política, manual de instrucciones’, el documental que retrata los orígenes de Podemos. También ha estado detrás de ‘Comandante’, el filme en el que Oliver Stone hace un esbozo intimista de Fidel Castro. Y ahora acaba de terminar ‘Las cloacas de Interior’, el reportaje que recoge la supuesta guerra sucia del Estado contra el proceso soberanista catalán. Aunque no todo es política en el currículum como productor de Roures. También ha financiado varias de las películas que Woody Allen ha rodado en Europa, como ‘Vicky Cristina Barcelona’ y ‘Medianoche en París’.

A este respecto, preguntado sobre si existe compromiso ideológico en estas decisiones, Roures explica en una entrevista concedida a El Mundo el pasado mes de marzo que “no es romanticismo, sino necesidad de explicar historias que hay que explicar y no se explican. Es la diferencia entre el empresario y el productor. Hago lo que creo que tengo que hacer en cada momento”. 

Desde que se conocieran en los cineforums que organizaban en la Facultad de Políticas de la Complutense, el vínculo entre Roures e Iglesias ha ido en aumento, con los medios del magnate catalán dando cobijo el líder de la formación morada. Es sobradamente conocida la historia de cómo Iglesias edificó su éxito en las elecciones europeas de 2014 con su irrupción en la tertulia de La Sexta Noche, donde debutó a mediados de 2013. Pero es menos conocido que Iglesias ya ejercía como articulista de Público.es desde agosto de 2012. Y que esa web comenzó a alojar a La Tuerka, el programa de debate político que Iglesias conducía desde 2010 en teles locales como la vallecana Tele K, a finales de 2013, pocas semanas antes de que Podemos se presentara en sociedad para concurrir a las europeas. Eso sí, Roures aclara que Iglesias no es un asalariado suyo. En esa entrevista concedida a El Mundo, explica que “La Tuerka es una cooperativa que tiene contrato con Público. Él hace su entrevista porque le gusta y porque le pedimos 'no nos abandones', pero no cobra”.


El empresario Oriol Soler (a la izquierda, en la presentación de la campaña de Junts pel Sí), próximo al independentismo, estuvo presente en la cita en casa de Roures / EP.


Mientras, los vínculos de Roures con los partidos catalanes se articulan en torno a sus negocios con  la televisión pública catalana, TV-3, que mantiene casi toda su producción externa contratada con el emporio audiovisual de Mediapro. Fuentes próximas a Catalunya en Comú explican a El Siglo que el encuentro entre Iglesias y Junqueras se planificó a instancias de ERC y concretamente de Oriol Soler, un empresario y periodista de 48 años conocido en los mentideros barceloneses por su cercanía a la Generalitat y por haber sido destinatario –o más bien el grupo editorial que fundó Grup Cultura 03- de cuantiosas subvenciones del Ejecutivo catalán. Soler es uno de los impulsores del diario Ara, lanzado en 2010 y de línea editorial abiertamente independentista. Desde ese año, Soler ha ido ganando peso en el entorno independentista, hasta el punto de dirigir la campaña ‘Ara és l’hora’, cuyo objetivo era llamar a la movilización de cara al 9-N, y la campaña electoral de Junts pel Sí en las elecciones plebiscitarias impulsada por Artur Mas en 2015. Más aún, Soler fue una de las personas que medió entre Junts pel Sí y la CUP cuando estos últimos se negaron a investir a Mas y estuvo presente en el domicilio de Roures en la entrevista entre Iglesias y Junqueras.

Para muestra de la influencia de Roures en la Generalitat y en Junts pel Sí, un botón. Estas fuentes explican que el pasado mes de mayo Mediapro inauguraba una exposición en el Palau Robert, un edificio histórico, en plena Diagonal, gestionado por la Generalitat. Una exposición que, bajo el título, Mediapro Live ofrece actividades interactivas y que ha dejado pequeña otra exposición sobre Salvador Dalí en ese mismo Palau Robert. Así que, mientras Mediapro ocupa la mayor parte del espacio del edificio, Dalí ha quedado “arrinconado en una sala”.

Otro elemento para medir la creciente influencia de Roures va a ser la próxima renovación del Consejo de Radiotelevisión Española que ya están preparando los partidos en el Congreso. Ya comienzan a aparecer quinielas con los candidatos que manejaría Podemos para el Consejo, con algún nombre supuestamente cercano al magnate catalán.
Y es que aunque Roures ha ocupado menos atención de los medios en los últimos años, no ha perdido influencia en los círculos políticos en general y en las fuerzas en auge en particular. Tras haber ejercido de anfitrión de Iglesias y Junqueras hay quien ha visto un paralelismo con el que fuera responsable de Efe durante la Transición, José Mario Armero, que prestó su casa para los contactos entre Adolfo Suárez y Santiago Carrillo. Habrá que ver si entre Junqueras e Iglesias hay el mismo feeling. Pero de momento, Roures aparece muy bien situado ante los cambios políticos que puedan producirse tanto en Barcelona como en Madrid.

Una tormentosa relación con el PSOE

Para ejercer como anfitrión de un hipotético pacto de izquierdas, a Jaume Roures le faltó un invitado en el encuentro que mantuvieron Iglesias y Junqueras en su domicilio: Pedro Sánchez. Veremos si Roures sigue ejerciendo como mediador de un entendimiento de las fuerzas progresistas, pero lo que sí parece claro es que su relación con el PSOE no parece atravesar por su mejor momento.

Lejos quedan los tiempos en los que Roures tenía colgada la etiqueta de empresario mediático del zapaterismo y estaba conectado con un núcleo más cercano a José Luis Rodríguez Zapatero y especialmente a Miguel Barroso, secretario de Estado de Comunicación entre 2004 y 2005 y a quien se atribuye el diseño del mapa mediático del que salieron beneficiadas Prisa con Cuatro y Roures y Mediapro con La Sexta. Barroso –cuya última actividad conocida es la de consejero delegado de la agencia de comunicación Young & Rubicam, filial de la multinacional británica de la publicidad WPP, accionista a su vez de Imagina, el holding al que pertenece Mediapro junto a Globomedia-, formaba parte de un clan en el que también estaban  José Miguel Contreras -primer consejero delegado de La Sexta y actual productor ejecutivo de El intermedio y El objetivo, además de analista político en tertulias varias, como la de Al Rojo Vivo- y Antonio García Ferreras, que se hizo cargo del puesto de director de La Sexta tras su fundación, en 2006, después de haber estado dos años como dircom del Real Madrid –un cargo que aceptó en 2004 después de desligarse de la Ser, donde era el responsable de los servicios informativos-. Tras la fusión con Atresmedia, García Ferreras ha seguido al mando de la línea del canal, como director editorial y de los informativos. Este trío, estrechamente conectado a Roures, como se ve, era habitual en Moncloa en los años de gobierno de Zapatero y compartían horas de ocio con el presidente. Por ejemplo, solían jugar ‘pachangas’ de baloncesto en la cancha que Zapatero se hizo construir en el Palacio.

Aún así, es llamativo que en los últimos tiempos, Roures, en las escasas entrevistas que ha concedido, ha intentado poner tierra de por media con esa etiqueta de magnate mediático del zapaterismo, concretamente en relación a los palos en las ruedas que Moncloa puso al nacimiento de Público. A pesar de que algunas interpretaciones quisieron ver en esa cabecera un intento de Zapatero de crearle un competidor a El País cuando ya se había distanciado seriamente de Juan Luis Cebrián y los mandamases de Prisa, Roures niega la mayor. Ya en febrero de 2015, explicaba en El Mundo que “el primero que se opuso a que saliera Público fue el secretario de Estado de Comunicación de Zapatero, que vino a verme para decirme que en Moncloa no querían que saliera. Algunos socios se bajaron del barco tras su visita”. Roures se refiere a Fernando Moraleda sucesor de Barroso, que le vino a decir, según afirma en otra entrevista a El Mundo el pasado mes de marzo: “Como saquéis Público os vamos a putear”.

Pero lo cierto es que los negocios le fueron bien a Roures en los años en los que Rodríguez Zapatero estaba al frente del gobierno. Aparte de la licencia para La Sexta, Mediapro consiguió varios contratos con TVE en esa época, en la que Luis Fernández estaba al frente de la Corporación. Por ejemplo, Mediapro se hizo cargo de ’59 segundos’ o ‘España directo’.