Entrevista Odón Elorza Tiempos de hoy

 
   

                                Nº 1208. 7 de julio de 2017

- - --

Entrevista / M.C.

Odón Elorza, diputado y miembro de la Ejecutiva del PSOE

"No seguimos las huellas de Podemos”

“Hay que superar desconfianzas, no falta cierto feeling, pero tenemos que intentarlo”, explica Odón Elorza sobre las mesas de trabajo que los socialistas van a abrir con Podemos, porque “no puede haber, entre fuerzas de la izquierda que están en la oposición, crispación, rechazo y pelea continuada”. Y critica duramente que Rajoy haya tardado tantas semanas en recibir a Sánchez tras su victoria en las primarias, porque “una de las primeras cosas que hizo Pedro Sánchez al ser elegido secretario general fue llamar a Rajoy y decirle que en el tema de Cataluña íbamos a estar defendiendo la aplicación de la ley. Es un desprecio más al que estamos acostumbrados”.


F. MORENO

“Rajoy ha mantenido una actitud de desprecio hacia Pedro Sánchez”
   “El 2 de octubre habrá que poner encima de la mesa un plan B para Cataluña”

¿Veremos frutos rápidamente de las mesas de negociaciones que van a poner en marcha el PSOE y Unidos Podemos?
Tenemos esperanzas fundadas de que esas mesas de trabajo sobre reformas legislativas vayan avanzando. No será fácil porque es una dinámica nueva. Hay que superar desconfianzas, no falta cierto feeling, pero tenemos que intentarlo. Lo normal es que entre fuerzas de la izquierda haya un diálogo. Lo que no puede haber entre fuerzas de la izquierda que están en la oposición es crispación, rechazo y pelea continuada. Hemos apostado por un proyecto en este Congreso, con Pedro Sánchez a la cabeza, autónomo, resituándonos en una socialdemocracia del siglo XXI. No tenemos ningún complejo respecto a Podemos, no seguimos sus huellas. Queremos recuperar nuestro espacio, como bien dice Pedro Sánchez, como oposición de gobierno.

¿Qué ha cambiado con respecto a hace un año para que ahora sea posible llegar a acuerdos con Podemos?
Todos hemos ido madurando. Hemos ido comprendiendo que la izquierda es más plural y diversa que antes y que no podemos estar instalados en el reproche permanente. Es evidente que lo que aconteció en febrero y marzo de 2016, con la actitud de Podemos hacia la investidura de Pedro Sánchez, marcó mucho y estableció una gran desconfianza. Y por parte de Podemos, supongo, la capacidad limitada de negociación que le dieron los barones a Pedro Sánchez tampoco le inspiraba suficientes garantías. Todos hemos sacado enseñanzas. En el PSOE hay un proyecto claro y nítido, con un líder que tiene el respaldo de una parte importante de la militancia. No es un líder que haya obtenido la secretaría general de una componenda política, como fue hace tres años.

Volviendo a las mesas de trabajo, ¿qué leyes ve más factible sacar adelante?
La ILP sobre el salario mínimo, presentada en su día y que está paralizada. Es muy importante que arranque y sobre ella podemos tener un gran consenso, aunque quizá sea más difícil convencer a Ciudadanos. Está la Ley Mordaza, y en esta sí creo que podemos triangular con Podemos y Ciudadanos. También vamos a tener oportunidad de avanzar con la Ley Electoral, sobre la que vemos interés en Ciudadanos y menos en Podemos. Y tenemos también una asignatura pendiente importante, que es todo lo relacionado con el Pacto de Toledo, que no está avanzando en la búsqueda de un pacto de Estado. Habrá que tomar iniciativas, porque hay bastantes coincidencias con Podemos, pero no sabemos si Ciudadanos estará por la labor. Porque las políticas neoliberales de Ciudadanos de bajar los impuestos, sin preocuparse de generar nuevos ingresos ni de alimentar la hucha de la Seguridad Social, son contradictorias con lo que planteamos los socialistas.

¿Cómo valora el hecho de que Rajoy haya recibido en la Moncloa a Unai Sordo, recién celebrado el congreso de CCOO, y haya tardado tanto en hacer lo propio con Pedro Sánchez, con el jefe de la oposición?
Pues como no soy del cuerpo diplomático, diré que me parece un desprecio. Es inadmisible que Rajoy haya esperado mes y pico para mantener una reunión con el secretario general del principal partido de la oposición. Es una actitud de desprecio. Una de las primeras cosas que hizo Pedro Sánchez al ser elegido secretario general fue llamar a Rajoy y decirle que en el tema de Cataluña íbamos a estar defendiendo la aplicación de la ley. Es un desprecio más al que estamos acostumbrados.

Ya han decidido que van a votar no el techo de gasto. ¿Cree que Rajoy conseguirá sacar adelante los Presupuestos de 2018?
No hemos hecho todavía un análisis de ese escenario, está lejano. Lo que estamos haciendo es posicionarnos respecto a nuestro proyecto político, a nuestro modelo de crecimiento para España. Es obligación del gobierno negociar, buscar apoyos con distintas fuerzas políticas. Ojalá se produjera el hecho de que el PP se diera cuenta de que el país no puede seguir con esa política presupuestaria y fiscal y le da por presentar un proyecto de presupuestos radicalmente diferente al que ha hecho en 2017. Nosotros estamos dispuestos a sentarnos a negociar, pero mucho tiene que cambiar el PP.

Lo preguntaba porque en las cuentas de 2017 la clave ha estado en Pedro Quevedo, el diputado de Nueva Canarias que compartió listas con ustedes en las elecciones.
Pedro Quevedo tiene autonomía propia para negociar en estos casos. El compromiso de Pedro Quevedo y de la fuerza política que representa es el compromiso de apoyar la investidura de Pedro Sánchez, y así actuó en su momento. Y también fue coherente cuando votó no, por dos veces, a la investidura de Rajoy. A partir de ahí, que Pedro Quevedo diga que una negociación con el Gobierno puede significar para Canarias una serie de mejoras, como ha hecho el PNV, entendemos que no está contradiciendo la letra del acuerdo que firmamos. Otra cosa es que no parece que su actitud vaya en consonancia con el espíritu que envuelve ese acuerdo.  

¿Está satisfecho con la integración que ha habido después del congreso, teniendo en cuenta que en la Ejecutiva sólo hay un no pedrista, que es Patxi López?
Esa es una visión parcial, desde mi punto de vista, de lo que está aconteciendo en el PSOE desde el Congreso Federal. Le doy el último ejemplo. Ayer a la mañana [por el lunes], en la Ejecutiva, en Ferraz, estaba sentado, interviniendo con total normalidad, Guillermo Fernández Vara como presidente del Consejo Federal para hablar de la posición a tomar respecto al techo de gasto. En esa mesa estaba también sentado Abel Caballero, alcalde de Vigo, debatiendo también en nombre de los alcaldes socialistas sobre el techo de gasto. Estaba también sentada, como portavoz del Grupo Parlamentario, Margarita Robles. Y estaba también, por supuesto, Patxi López, que interviene mucho, su presencia es una gran aportación. Este es un ejemplo de cómo se están dando los pasos para darle mayor cohesión al partido socialista. Esa mayor cohesión también se produjo a la hora elaborar la lista del Comité Federal en el congreso, que recogía una serie de nombres que han apoyado la candidatura de Patxi López o de Susana Díaz. Han transcurrido las primarias de Andalucía y algún otro territorio y no se está viendo crispación. El nivel de convivencia, de cómo se están cerrando las heridas, va avanzando. Esto no se culmina en un mes.  Se han dicho tantas barbaridades que el tiempo está demostrando que se está avanzando en la dirección de consolidar un proyecto autónomo, socialdemócrata para el siglo XXI, con un modelo de partido que tiene poco que ver con el anterior.

¿Habrá moción de censura encabezada por Pedro Sánchez en esta legislatura?
No está en este momento sobre la mesa. No es una prioridad. Hay un equipo en la Ejecutiva Federal muy cohesionado. Por lo que yo sé nunca ha habido una Ejecutiva tan potente, con gente especializada en diversas tareas y manteniendo una gran cohesión en el debate. De modo que la moción de censura no es lo que está encima de la mesa en este momento. Lo que está es avanzar en esas reformas legales que el PP no quiere abordar, y lo tenemos que hacer desde la oposición sumando fuerzas. Consolidar el proyecto del PSOE internamente, avanzando en esa cohesión que hemos citado antes; abordar el problema de Cataluña, intentando que el PSOE y el PSC, de la mano, jueguen un papel fundamental en el juego político que pueda dar un plan B. Esas son nuestras prioridades, cambios legislativos en política social, búsqueda de la cohesión interna y Cataluña. La moción de censura, como dijo Pedro Sánchez, se planteará cuando haya garantías de que esa moción sea realmente eficaz. Y creo que es bueno un proceso de diálogo con otras fuerzas de la oposición para ir generando las condiciones y, en su caso, el clima o el climax. Que espere tranquilo el señor Pablo Iglesias, que llevamos nuestro proyecto, nuestro ritmo y nuestros tiempos. Los tiempos, en política, los tiene que llevar uno mismo, no los puede marcar nadie desde fuera.