Tiempos de Hoy Tiempos de hoy
 
   

                           Nº 1201. 19 de mayo de 2017

- - --

Tiempos de Hoy / Verónica Gayá

Premian la calidad y sostenibilidad de las playas

España, líder en banderas azules

Una de cada seis banderas azules en el mundo está en España. 579 playas, 100 puertos deportivos y cinco embarcaciones turísticas lucen este distintivo de calidad internacional. Los turistas lo conocen, lo buscan y los municipios se esfuerzan en conseguir los estándares exigidos.


Una de cada cinco playas del litoral español ha conseguido esta distinción europea.

Las banderas azules cumplen 30 años y España es su invitada de honor. Encabezando la lista mundial, aunque con alguna menos que el pasado año, ha dejado atrás a países como Grecia, Italia o Croacia. 8.000 kilómetros de costa en los que lucen 684 orgullosas banderas, a los españoles nos gusta la playa, queremos cuidarlas (aunque no siempre y no todos), y queremos que se nos reconozca.

Una de cada cinco playas de nuestro litoral ha conseguido esta distinción europea, a otras no se lo han dado y algunas no lo pidieron. La mayoría de las que no la obtuvieron fueron por criterios de calidad de las aguas y por falta de vigilancia.

El Programa de la Bandera Azul fue creado en Francia en 1985 por la Fundación para la Educación Ambiental (FEE). Dos años más tarde comenzó a expandirse por Europa con el apoyo de la Comisión Europea; en España el gestor de sus programas es Adeac (Asociación de Educación ambiental y del Consumidor). Hoy, 30 años después, 49 países en los cinco continentes participan gracias al apoyo, entre otros, de las Agencias de Naciones Unidas para el Turismo (OMT) y para el Medio Ambiente (PNUMA). 30 años que han ayudado a promover el desarrollo sostenible de las zonas litorales con exigencias de calidad elevadas en seguridad, aguas, gestión ambiental, educación e información. Este año, en el Hemisferio Norte se han concedido 4.287 banderas.

Las banderas azules no sólo se han convertido en una referencia de calidad para los turistas, que las buscan, sino en el símbolo de un compromiso por parte de los territorios de garantizar la calidad de sus aguas y promocionar la grandeza litoral.

La concesión del galardón implica que Adeac la haya visitado durante la temporada de baños anterior y se haya emitido el informe pertinente, y debe ser siempre accesible a la inspección (programada o sin anuncio previo).

Información, calidad de las aguas, gestión ambiental y seguridad son los criterios, algunos imperativos, otros recomendables, los que se exigen a una playa para tener la bandera azul. Los siguientes son sólo algunos de los más relevantes:

—Criterios de información:

  • Debe estar expuesta al público información sobre los ecosistemas litorales, espacios naturales sensibles (Espacios Naturales Protegidos) y especies protegidas en esa zona costera. Un objetivo educativo de las banderas, que ayuden a sensibilizar a la población para actuar y relacionarse con el entorno de un modo adecuado.
  • También deben exponerse los resultados de los análisis de la calidad de las aguas de un modo inteligible para el público.
  • Se debe informar a los visitantes del significado de la bandera azul, así como explicarles de qué manera ellos pueden contribuir y ayudar al programa.
  • Las normas locales de utilización de la playa deben ser fácilmente accesibles al público y estar a su disposición cuando las soliciten.
  • El Ayuntamiento debe demostrar que se ofrecen al público, como mínimo, cinco actividades de información y educación ambiental. Estas se deben realizar a lo largo de todo el año, pero, como mínimo, una debe coincidir con la temporada de baños y al menos una o dos deben estar relacionadas directamente con la protección del litoral.

—Criterios de calidad de las aguas:

  • Cumplimiento de los requisitos y estándares de una calidad excelente de las aguas de baño. Cada playa debe tener, al menos, un punto de muestreo. Las muestras deben tomarse cerca de la desembocadura en la playa de corrientes, riachuelos u otros efluentes, para poder documentar que tales efluentes no afectan a la calidad del agua de baño. Se deben efectuar como mínimo ocho análisis al año, con un intervalo máximo de 30 días durante la temporada de baños oficial.
  • No deben producirse vertidos de aguas residuales industriales, así como cualquier otro tipo de vertido no autorizado, o que contenga sustancias contaminantes y afecten a la playa o a su entorno.
  • El municipio debe cumplir los requisitos establecidos para el tratamiento y posterior vertido de las aguas residuales urbanas (imperativo).

—Criterios de gestión ambiental:

  • Debe constituirse un Comité de Gestión de la Playa que estará formado por los sectores implicados más relevantes: autoridades locales, sector hotelero, gestión técnica de la playa, salvamento, ONG local y otros grupos (surfistas, submarinistas, pescadores, etc.).
  • La playa debe estar limpia y se debe controlar el periodo y la maquinaria de limpieza, el número de papeleras, etc.
  • Deben existir sanitarios adecuados y limpios, sin vertidos incontrolados o ilegales de sus aguas residuales
  • No se permite el camping ni el aparcamiento.
  • Tampoco la entrada de animales domésticos. Las normas locales referentes a la limitación de perros, caballos y otros animales domésticos en la playa deben ser estrictamente respetadas y su acceso o actividad rigurosamente controlados.

—Criterios de seguridad y servicios:

  • Presencia de socorristas acuáticos contratados con certificación profesional en espacios acuáticos naturales y equipos de primeros auxilios accesibles.
  • Debe existir al menos un punto de agua potable.
  • La playa debe contar con accesos cómodos y seguros.

La comunidad con mayor número de banderas azules ha sido la Comunidad Valenciana con 129, seguida de Galicia (113), Cataluña (95) y Andalucía (90). Llama la atención especialmente el caso de las playas vascas, que sólo han obtenido cinco. No por falta de cualidades, sino porque no han querido solicitarlas (sólo se la han denegado al municipio de Ea). La mayoría de los ayuntamientos prefieren solicitar las certificaciones medioambientales, como las ISO 9001 y 14001 o la certificación europea EMAS, que consideran más rigurosas.

Al día


Playa de Merón (San Vicente de la Barquera, Cantabria), una de las banderas azules más destacadas.


¡A la playa!

Ya casi huele a verano, así que no está de más que los más previsores vayan echando una ojeada al mapa. Esta semana te hablamos de algunas playas a lo largo del litoral español que estrenan bandera azul:

-La playa de Balarés es una preciosa playa de la Costa da Morte. Situada al amparo de la ría Laxe y Corme, encontramos la paz que proporciona la arena blanca y fina y un oleaje moderado. Aún se conserva un embarcadero desde el que se exportaba wolframio para los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Merece la pena ir al mirador.

-Cala de Moraig, en Benitatxel, Alicante. Si lo que te gustan son las rutas, las vistas y la escabrosidad de los acantilados, incluyendo cuevas, éste es tu sitio.  Que no se te olviden los escarpines, porque hay piedras, y sobre todo... ¡pon a cargar tu cámara!

- La playa de la Restinga combina arena, con barcos, muelles y mucho, mucho encanto. Situada en la zona de El Hierro (Canarias). Su biodiversidad marina y sus aguas cristalinas son perfectas para buceadores. Además, buen pescado y y un grato paseo por un precioso pueblo pesquero.

- La playa de Vera (Almería) ofrece dos kilómetros de arena fina y dorada, de 50 metros de ancho envueltos en una hilera de flora. Uno de los enclaves preferidos del turismo naturista europeo.

- La playa del Sable de Merón es la playa de San Vicente de la Barquera. 3,5 kms. de longitud. El paseo por la ría evitando las horas de más calor es más que recomendable.

 

 
-