Primarias PSOE Patxi López Tiempos de hoy
 
   

                           Nº 1200. 12 de mayo de 2017

- - --

Tribuna / Patxi López, candidato a las primarias del PSOE

Tenemos que salvar al PSOE

“La solución es evidente: ante la división, unidad; y ante la falta de ideas, un proyecto definido en el que nos sintamos cómodos todos los socialistas”   “Escucho numerosas apelaciones al voto útil. Pero lo útil no es votar a Pedro para que se cargue a Susana, ni a Susana para que se cargue a Pedro. Lo único útil hoy es salvar al PSOE y no seguir en una guerra fratricida que nos va lleva al precipicio”

Cuando el pasado 15 de enero presenté mi candidatura a la Secretaría General del PSOE lo hice convencido de la necesidad de apostar por un Partido renovado, unido y con un proyecto claramente de izquierdas capaz de conseguir el apoyo de la mayoría social de nuestro país.

Lo hice porque me veía con fuerzas de liderar este proyecto y derrotar a la derecha. Y hoy, cuatro meses después, me veo todavía con más fuerzas para llevarlo a cabo.

Estamos en una situación de emergencia. Y no es exclusiva del PSOE en España. Uno a uno están cayendo todos los partidos socialdemócratas europeos. Y sabemos por qué están cayendo: por la división interna y por la falta de un programa claro de izquierdas.

Y la solución es evidente: ante la división, unidad; y ante la falta de ideas, un proyecto definido en el que nos sintamos cómodos todos los socialistas.

He hecho público un documento con más de 100 propuestas para unir al PSOE y liderar el cambio social que necesita España. Estoy hablando de recuperar el poder de la política para gobernar la economía, y ponerla al servicio de los buenos empleos y el bienestar social. De devolver la fuerza a los sindicatos y a la negociación colectiva, porque un mercado laboral sin regulación, supone dejar a los trabajadores pobres abandonados a su suerte. Estoy hablando de impulsar una gran reforma fiscal, porque no se puede tener un país de primera, con una fiscalidad de tercera.

La socialdemocracia tiene que desterrar de una vez aquella maldita frase de “es la economía, estúpido” y embridar unos mercados que, sin control, sólo responden a los intereses salvajes del capital especulativo. Y tenemos que conjugar con audacia los -ismos (europeísmo, federalismo, laicismo, feminismo…) que nos van a permitir modernizar España y adaptarla a los desafíos de las próximas décadas.

Ésta es la gran tarea que tiene por delante el PSOE. No tanto decidir el quién, sino definir el qué. Sin embargo, en esta campaña no estamos oyendo un verdadero debate de ideas. He propuesto repetidas veces a las otras candidaturas organizar diferentes debates en los que confrontar nuestros proyectos, y el silencio ha sido la única respuesta. Sólo ruido y descalificaciones. Y eso es suicida.

Tenemos que parar este enfrentamiento. Tenemos salvar al PSOE. Hoy tenemos un partido dividido. La recogida de avales se ha utilizado como una guerra para crear ejércitos enfrentados. Se ha planteado el debate en términos de fuerza y eso nunca es un argumento. Yo me he presentado para defender la unidad del partido y regenerar la propuesta socialista. Y por eso estoy decidido a ir hasta el final.

Porque estoy convencido de que es imprescindible que el próximo día 21 de mayo exista un gran espacio en el PSOE a favor del entendimiento y de superar las divisiones internas. Y que cuanto más grande sea este espacio, más posibilidades habrá de evitar la fractura.

No voy a hacer apaños, ni pactos oscuros. Voy a defender nuestros principios hasta el final, y cuantos más sean los compañeros que nos ayuden a defenderlos, más posibilidades vamos a tener de salvar al PSOE de su propio suicidio.

Estos días estoy escuchando numerosas apelaciones al voto útil. Pero lo útil no es votar a Pedro para que se cargue a Susana, ni votar a Susana para que se cargue a Pedro. Lo único útil, hoy por hoy, es salvar al PSOE y no seguir en una guerra fratricida que nos va a llevar por el precipicio.

Mi candidatura va a dedicar el resto de la campaña a hacer una apelación política y ética a la responsabilidad de los socialistas, para que el 39 Congreso no contribuya a debilitar aún más al PSOE, sino que sea una gran oportunidad para demostrar a los españoles y españolas que hemos dejado de enredarnos en lo nuestro, para ocuparnos por fin de sus problemas.

El Congreso del PSOE no puede convertirse en la repetición de aquel fatídico Comité Federal del 1 de octubre. A los errores graves del pasado no puede añadirse ahora el error garrafal de su repetición. Este enfrentamiento suicida dentro del PSOE nos lleva al abismo. Por eso voy a seguir defendiendo hasta el final la unidad, la concordia y un proyecto de izquierdas para salvar al PSOE de nuestra propia fractura.

 

 
-
 
-