Politica Madrid Tiempos de hoy
 
   

                               Nº 1196. 13 de abril de 2017

- - --

Estallan las hostilidades para la sucesión de Manuela Carmena

El errejonismo se atrinchera en Madrid


A dos años vista para las elecciones municipales, las diferentes facciones que integran el Ayuntamiento de Madrid ya están tomando posiciones para la sucesión de Manuela Carmena, bajo la atenta mirada de un Pablo Iglesias que desconfía de una corporación en la que los partidarios de Iñigo Errejón son mayoría y van a hacer valer su peso de cara a 2019. Mientras, la alcaldesa marca territorio, con la intención de tutelar su sucesión, y trata de gestionar un complicado equilibrio con los concejales críticos de su grupo, agrupados en torno a IU y Ganemos.


La portavoz municipal y líder del errejonismo en el Ayuntamiento, Rita Maestre, mantiene buena relación con la alcaldesa. / FERNANDO MORENO

Manuel Capilla

El resultado de Vistalegre II ha laminado las parcelas de poder que acumulaba Iñigo Errejón y sus partidarios en la estructura del partido. Los representantes del errejonismo han sido apartados de sus cargos o han visto mermadas sus competencias y muchos de los trabajadores del partido que se alinearon con el actual secretario de Análisis Estratégico han sido despedidos. Sin embargo, en medio de la marea pablista, que también controla la inmensa mayoría de las organizaciones autonómicas de la formación, queda una institución en la que el errejonismo es mayoría y va a pilotar el futuro: el Ayuntamiento de Madrid.

La sucesión de Manuela Carmena, que ha insistido muchas veces en que no concurrirá a los comicios de 2019, no está oficialmente abierta. A dos años de las elecciones, todavía nadie se ha postulado, pero ya hay un runrún sobre la cuestión, con quinielas y nombres que empiezan a circular y con los diferentes actores tomando posiciones para cuando empiece la carrera. La propia Carmena ha delimitado su espacio de poder explicando en una entrevista concedida la semana pasada a El Mundo que: “Me corresponde tutelar mi sucesión, y lo asumo con gusto”.

El núcleo duro de la alcaldesa
Unas palabras que han sorprendido a quienes consideran a Carmena “una gestora que tiene la mirada puesta en 2019”, no más allá -con una actitud muy distinta al marcado perfil político con el que cuenta, por ejemplo, su homóloga en Barcelona, Ada Colau-, pero que casa con los movimientos que se ha producido en los últimos meses en el seno de Ahora Madrid. Y es que en diciembre se incorporaron a la Mesa de Coordinación, una especie de ejecutiva que reúne a todos los promotores de la candidatura, Luis Cueto, coordinador general de la alcaldía y la persona en la que Carmena confía para gestionar el día a día del Ayuntamiento,  y Berta Cao, mano derecha de la primera teniente de alcalde y ‘superconcejala’ de Derechos Sociales, Empleo y Equidad, Marta Higueras. Junto a Cueto, Higueras es la otra persona de más confianza con la que cuenta Carmena y, de hecho, su incorporación a la lista de Ahora Madrid fue una de las condiciones que impuso la alcaldesa para encabezar la candidatura en 2015. Aunque la Mesa de Coordinación no cuenta con poder ejecutivo, y es simplemente un órgano de deliberación y de conexión con las demandas de la sociedad civil, está claro que Carmena no quiere quedarse fuera de cualquier foro que pueda tener algo que ver con el futuro del Ayuntamiento.

De momento, las preferencias de Carmena son un misterio y más teniendo en cuenta que la alcaldesa se apoya cada vez más en ese núcleo duro compuesto por Cueto, Higueras y su jefe de gabinete Felipe Llamas. Una situación que sus críticos tildan de deriva “presidencialista”, con un proceso de toma de decisiones vinculado a un círculo muy reducido. Pero pocos dudan que el feeling de Carmena con el núcleo duro del errejonismo en el Ayuntamiento es bueno, y especialmente con la portavoz del consistorio, Rita Maestre. Buena muestra del apoyo errejonista con el que cuenta la alcaldesa fue el reciente desayuno informativo que la alcaldesa ofreció en el Nueva Economía Fórum. A la cita acudió el grueso del errejonismo, al margen de representantes del pablismo que por cuestión de etiqueta debían estar, como los secretarios generales en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, y en Madrid ciudad, Jesús Montero. Allí estuvieron, además de Maestre y casi todos los concejales, Iñigo Errejón, diputados regionales como Pablo Padilla y Hugo Martínez Abarca, y hasta Tania Sánchez, número dos de la candidatura encabezada por Maestre que fue derrotada por Espinar hace algunos meses.


Luis Cueto, coordinador general de la alcaldía, es tildado por los
críticos de “alcalde en la sombra”. / EUROPA PRESS

Los críticos pierden espacio
Un movimiento fundamental para entender el equilibrio de fuerzas en el Ayuntamiento, hoy por hoy, es la remodelación que ha emprendido la alcaldesa en Madrid Destino, la empresa pública que gestiona todos los espacios culturales municipales. Por tanto, la empresa depende de la concejalía de Cultura, en manos de la ‘crítica’ Celia Mayer, hasta hace pocas semanas y que ahora va a gestionar la propia Carmena durante “tres o cuatro meses”, según explicaba en la entrevista concedida a El Mundo. Hace pocos días, Carmena elegía como nuevo consejero delegado de Madrid Destino a Joaquín Fernández Segura, exdirector de la Comisión Nacional de la Energía con el Gobierno de Mariano Rajoy, Fernández Segura es un economista jubilado que trabajó también en el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general de Energía. Un perfil técnico, de profesional de la administración, muy similar al del propio Cueto, al que Carmena fichó en junio de 2015. Cuesto es funcionario del cuerpo superior de administradores del Estado, exalto cargo de los ministerios de Industria y de Ciencia y, además, marido de la sobrina de Carmena. Un perfil con el que también cuenta la nueva coordinadora de Cultura, Carmen Rojas, una alta funcionaria que trabajó como directora general de Infraestructuras Culturales y de Patrimonio Histórico entre 2007 y 2012, bajo el mando de Alberto Ruiz-Gallardón, trabajando en la puesta en marcha y gestión de infraestructuras municipales como Centro Centro, Cibeles y Matadero.

Pero junto al nombramiento de Fernández Segura, ha habido otro movimiento en el organigrama de Madrid Destino que es buena muestra de por dónde respira Manuela Carmena hoy por hoy. Y es que el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, vinculado a IU, ha sido relevado de la vicepresidencia del consejo de administración de la entidad a favor del concejal de Centro y Chamberí, Jorge García Castaño, que formó parte del grupo de escindidos de IU que, capitaneados por Tania Sánchez, abandonaron la coalición cuando descarriló la confluencia con Podemos antes de las municipales y autonómicas de 2015 y que en los últimos tiempos han sido un soporte fundamental de Errejón y de la candidatura que Maestre presentó a las primarias de Podemos en la Comunidad de Madrid.

En los últimos tiempos, Sánchez Mato viene echando un pulso a Carmena en relación a las restricciones presupuestarias impuestas por el Ministerio de Hacienda. La alcaldesa defiende la necesidad de ajustarse a las limitaciones fijadas por Cristóbal Montoro y su equipo, mientras que Sánchez Mato es partidario de sortearlas, proponiendo alternativas contra la austeridad. Este es el telón de fondo de un relevo que, oficialmente, se enfoca en dirección a elaborar unas “políticas turísticas sostenibles”. El movimiento no ha sentado bien entre los críticos, que según adelantaba El País la semana pasada, han conseguido que Carmena permita acceder a todos los concejales a la Junta de Gobierno, participando con más peso en la toma de decisiones.

Se busca sucesor de la “sociedad civil”
Pero aunque Carmena pueda sentirse políticamente más cerca de Maestre y el resto de concejales errejonistas que de los provenientes de IU, como Sánchez Mato o Mauricio Valiente, y de los provenientes de Ganemos, como Celia Mayer, Guillermo Zapata o José Luis Barbero, lo cierto es que no parece que se incline por delegar en ellos su relevo. El nombre de Maestre siempre ha estado en las quinielas, al que ahora se suma el de Errejón, que después de que Iglesias lanzara el globo sonda de su hipotética candidatura para la Comunidad de Madrid, algunas voces del entorno de Podemos y del Ayuntamiento empiezan a verle también como candidato al consistorio. En el desayuno informativo del pasado mes de marzo, Carmena se limitó a decir que ambos serían “buenísimos candidatos” en un ticket para el Ayuntamiento y la Comunidad. Tampoco faltan las voces podemitas que aspiran a convencer a Carmena para que se desdiga y termine presentándose, recordando que Jesús Montero y el propio Pablo Iglesias, que tuvieron que insistir para que finalmente accediera a encabezar la candidatura de Ahora Madrid, no lo consiguieron a la primera.

Pero en la entrevista concedida a El Mundo insiste en que no va a presentarse y dibuja un perfil que no terminaría de ajustarse ni a Errejón ni a Maestre. En concreto, la alcaldesa señala que deben ser personas que “conciten sentimientos de adhesión, que sean capaces de generar procesos de ilusión en la ciudad y que a su vez tengan la capacidad de articular la gestión que es necesaria”. Por último, en su opinión, debería proceder de la “sociedad civil”, al igual que ella. Pero, eso sí, según dice en la entrevista, en mente no tiene al exjuez Baltasar Garzón, otro nombre que se añade a las quinielas.

Así las cosas, Carmena parece exigir tener la última palabra para elegir a su sucesor, mientras se desvincula de un Pablo Iglesias que también va a jugar un papel fundamental en un proceso en el que el errejonismo se juega buena parte de su capital político.


Mauricio Valiente, Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer lideran el bando de los críticos. / EP

El trío de concejales díscolos de Carmena

Las diferencias en el seno de Ahora Madrid se han evidenciado en los últimos días en el pleno municipal, con los concejales vinculados a IU y Ganemos, ausentándose de la votación de una moción para condenar la protesta organizada por la CUP en la sede del PP catalán. Fueron un total de ocho de los 19 con los que cuenta Ahora Madrid, todos provenientes de IU o Ganemos Madrid: Mauricio Valiente, Carlos Sánchez Mato, Celia Mayer, Guillermo Zapata, Pablo Carmona, Rommy Arce, Yolanda Rodríguez y Montserrat Galcerán. Pero son los tres primeros los que han encabezado los principales pulsos con Carmena que están agrietando el Ayuntamiento de Madrid:

Carlos Sánchez Mato. Proveniente de IU y muy cercano a Alberto Garzón –de hecho, hace pocos meses fichaba como asesor a su hermano, Eduardo-, el delegado de Economía y Hacienda está ejecutando una gestión muy bien valorada en el seno del Ayuntamiento, ya que ha conseguido reducir la deuda del consistorio en un 30% desde que tomara posesión en junio de 2015. Pero en el último Plan Económico Financiero del Ayuntamiento para el periodo 2016-2017, aprobado a mediados de marzo, el Ministerio de Hacienda entiende que el consistorio incumple la regla de gasto en 233 millones de euros, por lo que ha requerido que se retenga esa cifra. Sánchez Mato ha esgrimido varios argumentos para no recortar esa cifra, como los más de 1.000 millones de superávit con los que cuenta el Ayuntamiento o la rápida amortización de deuda, pero Carmena  ha afirmado que cumplirá “sin ninguna duda” con el requerimiento de Hacienda. Tras sus palabras, los críticos impulsaron hace unos días en Twitter dos campañas una llamada #MadridNoRecorta y #AsíNoManuela, similar al #ÍñigoAsíNo, lanzado por el pablismo en plena Nochebuena.

Mauricio Valiente. Toda la oposición, incluido el PSOE, está poniendo toda la presión sobre el coportavoz de IU en la Comunidad de Madrid para que Carmena le retire las competencias sobre Derechos Humanos. Y es que Mauricio Valiente votó en contra a finales del pasado mes de febrero de una moción presentada por el PP para pedir la liberación del opositor venezolano Leopoldo López, junto a otros cinco de los concejales críticos. Después de que fuera reprobado en el Pleno por todos los grupos salvo Ahora Madrid, Carmena ha decidido confirmar a Valiente tras la reunión de la Junta de Gobierno del pasado viernes, 31 de marzo, que se prolongó durante tres horas, más de lo normal. Al término de la reunión, la portavoz Maestre afirmaba que el Ejecutivo municipal confirmaba a Valiente de forma "consensuada".

Celia Mayer. La nueva delegada de Igualdad ha sido quien ha provocado los mayores dolores de cabeza a Carmena en el último año y medio como responsable de Cultura. Mayer, que llegó a la Corporación como uno de los principales rostros de los activistas agrupados en torno a Ganemos, ha visto como Carmena le ha ido despojando de competencias en una suerte de cese ‘en diferido’. Primero le despojó de las competencias en Memoria Histórica, que entregó a la abogada, vinculada al PSOE, Francisca Sauquillo. Luego colideró la concejalía aprovechando la baja por maternidad de Mayer, el año pasado. Y por último le ha terminado arrebatando la cartera tras conocerse la eliminación de los nombres de Fernando Arrabal y Max Aub de las instalaciones del Matadero. Para no alterar el equilibrio de fuerzas municipal, Mayer se hará cargo de la nueva concejalía de Igualdad, donde Carmena y su equipo confían en que tenga más difícil meterse en charcos.



Pablo Casado y Antonio Miguel Carmona suenan para liderar a PP y PSOE, respectivamente, en 2019. / EP

Y el resto de partidos, también sin candidatos

Si en Ahora Madrid las piezas ya han empezado a moverse para ocupar el vacío que va a dejar Manuela Carmena en 2019, tanto PP como PSOE también tienen por delante la tarea de encontrar a las personas capaces de liderar sus listas. En la ‘era Cifuentes’, con la presidenta de la Comunidad oficialmente a los mandos del partido en la región, tras el congreso del pasado mes de marzo, Esperanza Aguirre parece tener muy complicado repetir. Y más a medida que se van conociendo nuevos detalles del ‘caso Púnica’ y de la supuesta financiación irregular del PP madrileño bajo su mandato. Así las cosas, ya ha empezado a circular el nombre de Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del partido y diputado por Ávila. Pero en el seno de los populares miran sus posibilidades con un cierto escepticismo, porque su nombre ha estado en muchas quinielas, tanto para entrar en el Gobierno después de las generales de diciembre, como para capitanear el PP de Castilla y León.

Mientras, en el PSOE, el partido que sostiene con sus votos al Ejecutivo de Manuela Carmena, todo está en compás de espera hasta la resolución de las primarias. El que fuera candidato y portavoz en el consistorio hasta agosto de 2015, Antonio Miguel Carmona, vuelve a dejarse querer, presentándose como el hombre de Susana Díaz en Madrid. A su favor tiene su popularidad y su presencia mediática, pero los resultados que alcanzó en 2015 no parecen el mejor aval. Mientras, quien también se deja querer es Ángel Gabilondo, que no ha apoyado a ninguno de los candidatos a las primarias y subraya que está "dispuesto a trabajar por Madrid gane quien gane". Eso sí, sin aclarar si se ve repitiendo como candidato a la Comunidad o dando el salto al Ayuntamiento.

 

 
 
-