Números anteriores Esta semana
Nº 912 - 7/2/2011


Los Goya despiden a Alex de la Iglesia

EL 'LOBBY' DEL CINE SIEMPRE GANA


Este fin de semana se celebra la gala de los premios Goya más tensa de los últimos años. La conocida como ley Sinde ha abierto una brecha en la Academia de Cine, cuyo director, Alex de la Iglesia, anunció su dimisión nada más conocer una norma que, dicen los internautas, ignora sus demandas para satisfacer a los creadores. Desde que José Luis Rodríguez Zapatero llegara al Gobierno, directores, actores, guionistas y productores han protagonizado un activo papel en defensa de la industria cinematográfica española, enfrentándose a los ministros de Cultura Carmen Calvo y César Antonio Molina, y al que fuera director general del ICAA, Ignasi Guardans. Los tres tuvieron que dejar el cargo. Y los tres se consideraron víctimas de un sector con el que el presidente se siente en deuda.

Por Virginia Miranda

La gala de los premios Goya de 2003 se recordará por el grito del 'No a la guerra' del mundo del séptimo arte español. La de 2011, por la brecha abierta en la Academia de Cine desde que su presidente, Alex de la Iglesia, respondiera al texto de la fey Sinde consensuado en el Senado con el anuncio de su dimisión.

Entre una y otra no existe relación aparente, pero los que se sienten víctimas del llamado lobby cinematográfico establecen una relación causa-efecto. Actores y directores de renombre pusieron su voz y su rostro a favor de la causa defendida por el entonces candidato de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero que, un año después, llegaba a La Moncloa. De forma explícita con la campaña 'Hay motivo', una serie de 32 cortometrajes proyectados en vísperas de las elecciones generales de 2004 en los que Joaquin Oristrell, Luis Tosar, Icíar Bollaín y David Trueba, entre otros, denunciaban la gestión de la crisis del Prestige o el apoyo a la guerra de Iraq del Gobierno del PP. Hoy, están considerados los grandes vencedores de la batalla librada entre creadores y usuarios de internet a cuenta de la norma contra las descargas ilegales. Una batalla en la que el autor de Balada triste de trompeta, que opta este domingo a 15 candidaturas en la XXV edición de los Goya, se puso del lado de los internautas porque no defienden el "todo gratis", sino un cambio en el modelo de explotación que se adapte a los avances tecnológicos y las demandas del público.

Antes de la ley Sinde, otras han sido las polémicas en las que el cine y la política han compartido papel estelar. La ley del cine, la orden que la desarrolla, el canon digital... Y en todas ellas, los artistas han hecho valer los intereses de una industria que es cultura y también es negocio, pero que también es un sector en crisis permanente, circunstancia presente en todos y cada uno de los capítulos de desencuentros entre creadores y altos cargos del Gobierno.

"En la ley del cine han sido todos de una deslealtad absoluta". Este fue el titular de la entrevista publicada por el diario El Pais el 30 de junio de 2007 a la entonces titular de Cultura, Carmen Calvo. El proyecto de ley del cine había provocado posturas encontradas entre productores y cadenas de televisión. Tras conocer su redacción, los primeros exigían la inclusión de medidas de desgravación fiscal. Las segundas protestaban por la intención de incrementar del 5 por ciento al 6 por ciento de sus ingresos su inversión anual en la industria cinematográfica europea. La hoy diputada tampoco aceptó en las negociaciones limitar la exhibición de cine estadounidense en las salas españolas. "Lo que quieren es que impidamos directamente a los distribuidores de las multinacionales que compitan con ellos en el mercado. Así de claro. Pero una ley de cine no puede tumbar las leyes mercantiles (I...). Y los actores, ahora parece que ya sólo se quedan con el simbolismo moral, pero lo que querían era tumbar unos cuantos artículos del Estatuto de los Trabajadores", dijo en la entrevista.

Al mes siguiente, Calvo era cesada como ministra. El lobby del cine la mantenía en el centro de su diana porque no se había avenido a aceptar sus reivindicaciones fiscales y acabó quemada políticamente. Su sucesor, César Antonio Molina, no corrió mejor suerte que ella. Cinco meses después de aterrizar en el Ministerio, la ley del cine se aprobaba en el Congreso con el beneplácito de la industria. Los cineastas Alejandro Amenábar, Alex de la Iglesia, Ángeles González-Sinde y Elías Querejeta, el productor Agustin Almodóvar y la actriz Pilar Bardem fueron algunos de los rostros conocidos que acudieron al hemiciclo para presenciar su aprobación definitiva en el Congreso. La nueva norma contemplaba un sistema de ayudas que incluía, ahora si, las desgravaciones fiscales.

La ley del cine.Sin embargo, la relación entre el titular de Cultura y productores y directores pronto se encalló. Estos últimos empezaron a impacientarse con el ministro por el lento desarrollo de la ley. En el mes de marzo de 2009, Molina recibió en la sede de su departamento a un grupo de cineastas y productores que, según trascendió a la prensa, le llamaron "ineficaz" e "incompetente" por no publicar la orden ministerial que desarrolla la ley del cine. Al mes siguiente, Molina abandonaba el Consejo de Ministros en la crisis ministerial ele aquel año.

"González-Sinde, como creadora y como persona es especialmente idónea para dirigir esta tarea", dijo Zapatero tras anunciar su nombramiento como titular de Cultura. Tras conocer la noticia, la Federación de Asociaciones de Productores (FAPAE) manifestó su "satisfacción" por una elección que suponía "por primera vez, que una persona directamente vinculada al cine ocupe este Ministerio y que, por lo tanto, conozca desde dentro las necesidades del sector". Además, en un comunicado, le aconsejaban "recuperar la iniciativa en lo relativo a la mejora de las condiciones de la creación audiovisual, a la actualización de la normativa del cine y ala lucha contra el problema de la piratería".

La directora y guionista mantiene buenas relaciones con sus colegas de profesión, pero Ignasi Guardans, su apuesta personal como director general del ICAA (Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales), no pudo decir lo mismo. El pasado nies de octubre, González-Sinde cesaba al que fuera eurodiputado de CiU. Su gestión había llegado a un punto de inflexión con la orden ministerial que desarrolla la ley del cine y que regula la distribución de las ayudas ala producción cinematográfica. Esta orden fue contestada por directores como Fernando Trueba, Miguel Albaladejo o Salvador García Ruiz. La queja fundamental, que 200 creadores agrupados bajo el nombre de Cineastas contra la Orden elevaron a Bruselas, era que, según decían, favorece a aquellas películas con un presupuesto superior a 600.000 euros por tener un "carácter industrial y no cultural". Después, en el mes de mayo, Guardans anunció que Cultura pretendía rebajar en un 50 por ciento del máximo de ayudas a las que podrán optar las películas en función de la taquilla que consigan. El sector recibió el anuncio con gran estruendo, pero no llegó la sangre al río. O sí. Antes de poder aprobar el cambio, fue cesado para satisfacción del colectivo, que celebró su marcha del ICAA. El, a cambio, se fue haciendo ruido. Dias después, en una entrevista a El Periódico de Cataluña, decía: "Ha habido fraude en las subvenciones al cine, pero como ha habido fraude en las subvenciones agrícolas o en cualquier sector". "Si Guardans está seguro de que lo ha habido, le aconsejaría que fuera a los tribunales", contestaba la ministra.

El ex director general del ICAA también declaró al diario algo que, preguntados los principales perjudicados por la ley Sinde, comparten: "En el caso del cine uno está permanentemente vigilado por los propios destinatarios de las ayudas públicas, que acaban decidiendo, como se acaba de demostrar, quién conviene que esté allí".


Historia de una ley

La ppolémlca disposición foral segunda de la Ley Economía Sostenible, conocida como ley Séale, que permite el cierre o bloqueo de páginas web de descargas de contenidos ilegales sujetos a derechos de autor, ha durado más de un año. Esta ha sido su historia.

2009

27 de noviembre: El Gobierno 'presenta el anteproyecto de ley de Economía Sostenible en cuya disposición final primara, conocida mas tarde corno ley Sinde, se prevé una norma antidescargas y la creación de una comisión tie propiedad intelectual, dependiente del Ministerio de Cultura, que decidirá sobre el cierre de paginas web sin orden judicial. Desde ese día son masivas las movilizaciones en internet en contra de la ley Sinde.
-2 de diciembre: Cerca de 2.000 usual íos de Facebook respaldan un manifiesto on defensa do los derechos fundamentales en internet y en contra de las modificaciones que propone el anteproyecto de ley
3 de diciembre: la ministra de Cultura, Angeles Gonzalez-Sinde, su reúne con internautas para axplicarles las medidas del Gobierno para proteger la propiedad intelectual en Internet, pero salen "de cepcionados" y "si cala nias preocupados que antes" de la cita.
-4 de diciembre: Internautas se concentran, con escaso segui• mote, en varias ciudades españolas para protestar por las medidas antipiratería.
—22 de diciembre:La titular de Cultura asegura en el Gongreso que "ningún ciudadano será desconectado de la red sin la intervención de un juez. Al dia siguiente, el PP, que se opone a la norma, exige al Gobierno que aclare si sólo un juez podrá cerrar páginas web.

2010

-19 de enero: La Comisión Nacional de la Competencia considera en un informe que debe realizarse una revisión integral de la Ley de Propiedad Intelectual,
—24 de enero: En su informe, el Consejo General del Poder Judicial cree que la asignación de la Audiencia Nacional como Órgano cornpetenie para la autorización o no del cierre de páginas web do descargas ilegales podría suponer una "sobrecarga de trabajo extra" para la Administración de Justicia.
-3 de febrero: El Consejo Económico y Social señala en su dictamen sobe la ley Sinde que se deberla producir una reforma integral de la Iley de Propiedad Intelectual pala conjugar los derechos e intereses de los autores, usuarios y operadores
—15 de febrero: El Consejo fiscal considera "dudoso" que la protección de la propiedad intelectual "deba ponerse a la misma altura" que la del resto de los bienes jurídicos protegidos -algunos de ellos derechos fundamentales- por la Ley de Servicios de la Sociedad do la Información.
—19 marzo: El Gobierno aprueba el proyecto de l.ey de Economía Sostenible sin apenas cambios con respecto al anteproyecto.
-25 de marzo: El informe del Consejo de Estado sobre la ley am tidescargas considera que se deben acolar de forma más clara los supuestos perseguibles.
—20 de diciembre: las páginas de varios partidos, salvo la del PSOE, sucumben a un ataque cibernauta coordinado como medida
de protesta de aquellos que asían contra la norma
—21 de diciembre: la comisión de Economía del Congreso rechaza la ley Sinde por 20 votos en contra, de todos los grupos politicos de la oposición, y 18 a favor, del PSOE El rechazo es festejado en la red y lamentado por la comunidad artística.

2011

24 de enero: El Gobierno y el PP mantienen sus negociaciones sobre la ley Sinde para alcanzar un acuerdo. El consenso, al que so suma CiU, llega por la tarde en el Senado. Se refuerza la intervención judicial, pero la comisión administrativa, rechazada por los internautas, no desaparece.
-25 de enero: Alex de la Iglesia, presidente de la Academia de Ci ne, publica un articulo en El Pals anunciando su dimisión
-27 de enero: Tras la reunión de la junta directiva de la academia, De la Iglesia comunica quo continuará en el cargo hasta la celebración de elecciones en un plazo no superior a tres meses,
-28 de enero: La vicepresidenta de la Academia de Cine, la cineasta Icier Bollaln, emite un duro comunicado criticando la actitud de su colega. Su papel no es "mediar en una ley ni participar en su redacción", dice
-1 de febrero: La ley Sinde es aprobada por unanimidad pa la Comisión de Economía del Senado. Después de haber sido rechazada en el Congreso el pasado diciembre, regresará a la Camera Baja para ser aprobada definitivamente gracias al pacto politico


Números anteriores Esta semana
Buscador
© El Punto Prensa, S.A. c/ Ferrocarril, 37 duplicado 280045 Madrid. Tfno: 34 91 516 08 14/15/08        E-mail: siglo@elsiglo-eu.com