ú ú
Internacional
Nº 893
13/9/2010
Números anteriores Buscador

El caso de Asel Luzarraga, escritor vasco y defensor de los derechos indígenas, llega a la ONU

UN VASCO, CONDENADO POR TERRORISTA EN CHILE


El ciudadano español, de origen vasco, Asel Luzarraga Zarrabeitia, acaba de ser condenado a doscientos veinte días de presidio menor y a la
suspensión de cargo público durante el tiempo de la condena por el delito de tenencia ilícita de explosivos, cometido en la comuna de Padre Las Casas, en Temuco, Chile, en diciembre de 2009. Una vez dada por cumplida la pena o desestimada la apelación que presentará la defensa, Asel Luzarraga deberá abandonar Chile, ya que pesa sobre él un decreto de expulsión del país desde enero de 2010. Su caso ha sido denunciado ante la ONU por el hijo del ex presidente Alwyn.

Por Carlos Mallagaray (Santiago de Chile)

Las primeras imputaciones contra Asel Luzarraga fueron su supuesta participación en dos atentados explosivos ocurridos en Temuco en 2009. El primero de ellos a una farmacia el 7 diciembre y otro no detonado en la Seremi de Justicia el mismo día de su detención, el día 31 de diciembre del año pasado. Todo ello a pesar de que del 22 de noviembre al 12 de diciembre de 2009, el joven escritor estuvo fuera del país. A partir de su captura, estuvo detenido en la cárcel de Temuco mientras se desarrollaba la investigación de estos hechos, decretándose luego su libertad pero con medidas cautelares de arresto domiciliario total (todo el día) hasta junio de este año, y posteriormente modificadas a arresto domiciliario nocturno desde las 20 horas hasta las 8 de la mañana, y arraigo nacional.

Asel Luzarraga vive en la comuna Padre Las Casas a escasos kilómetros de Temuco en la región del Bio Bio, en la que se concentran las reivindicaciones más radicales del pueblo mapuche. Estas acciones reivindicativas del pueblo no son ajenas a este escritor en euskera licenciado en Ciencias Empresariales y Filología Vasca y autor de cuatro novelas en euskera. Según se ha difundido, y de acuerdo a lo que la acusación argumentó con posterioridad a su detención, Asel Luzarraga mantenía en su página personal de Facebook un link que conecta con publicaciones que abordan el conflicto mapuche. Este link se dirige a un artículo titulado: "El conflicto winka y la propiedad". Parte del texto, presuntamente escrito por Luzarraga, señala: "...el pueblo (mapuche) sólo se organiza de forma bélica cuando su paz es amenazada y su sustento puesto en peligro", pero según ha declarado públicamente, su acercamiento a las reivindicaciones indígenas de los pueblos originarios de Chile sólo han sido unos cuantos artículos publicados en su blog en apoyo a sus postul dos. Luzarraga se ha declarado como anz quista y pacisfista.

La región del Bio Bio es noticia constan en Chile porque los integrantes de las ci munidades indígenas de la zona ejercen reivindicación de sus territorios y de su cu tura, a juicio del gobierno y de las autorid, des judiciales, de manera violenta y tern rista. El uso de bombas caseras compuesto de pólvora, tornillos y extintores son usad ocasionalmente para atentar contra edificio gubernamentales o inmuebles de las en presas que trabajan en los territorios reivir dicados por el pueblo mapuche.

El día 31 de diciembre Asel Luzarraga s encontraba en su domicilio en la localida Padre Las Casas trabajando en una de su novelas cuando a través de la ventana d la sala vio acercarse a dos carabineros los cuales abrió la puerta. Su sorpresa, se gún relata, fue mayúscula ya que junto los carabineros había un gran despliegue policial de fuerzas especiales apostada cerca de la casa apuntando con sus arma de asalto. Estaba solo. Fue detenido y es posado mientras la casa era revisada po las fuerzas de carabineros que le indica ban que no se preocupara, que todo lo requisado sería plasmado en una lista que debía firmar posteriormente. Pero según la versión de Asel Luzarraga esa lista nunca le fue presentada. Los policías prestaron, especial atención a los afiches que tenía, en la pared con consignas de apoyo al pueblo mapuche y a los libros de contenido anarquista, además de los escritos por él que ocupan su biblioteca.

Durante el allanamiento del domicilio Luzarraga llegó el fiscal encargado de la investigación, quien interrogó al ciudadano español sobre las causas por las que la policía había llegado hasta su casa. Asel Luzarraga, según relata, nunca comprendió, qué se refería el funcionario. Momentos después llegó otro policía que parecía estar al mando y le preguntó si se le había comunicado que estaba detenido. Luzarraga en ese momento supo que estaba detenido y preguntó cuáles eran los cargos. Siempre, según el relato del ciudadano español, la res puesta que obtuvo fue un gesto interrogativo y parco: "por lo que hemos encontrado en la casa". Luzarraga preguntó qué se ha bía encontrado, a lo que le respondieron que armas y explosivos.

Desde el primer momento, Asel Luzarraga negó la tenencia de armas y explosivos, más concretamente, pólvora industrial, dos mechas detonantes y un paquete de perdigones de plomo obtenidos de la carga de proyección de cartuchos balísticos alegando que esos materiales habían sido puestos por la propia policía en el dormitorio de su domicilio.

La versión de Luzarraga de ser víctima de un montaje policial ha tomado adhesiones de diversas organizaciones no gubernamentales en apoyo de los derechos humanos ya que consideran que las prácticas policiales en la Región del Bio Bio son consecuencia de la política gubernamental que quiere acallar las reivindicaciones del pueblo mapuche y que Asel Luzarraga sólo ha sido una víctima más de esta política represiva.

Para José Aylwin, abogado, director de la ONG Observatorio Ciudadano e hijo del ex presidente de Chile, Patricio Aylwin, el caso de Luzarraga responde a lo que se denomina como detención arbitraria. Por la convicción de que los cargos imputados al ciudadano vasco son falsos, la organización que dirige comunicó pormenores de este caso al relator de Naciones Unidas sobre Detención Arbitraria, Hadju Malick, con el propósito de que este Grupo de Trabajo de Naciones Unidas que él encabeza, y en cumplimiento del mandato que le encomienda la Comisión de Derechos Humanos, solicite y reciba información del Gobierno de Chile respecto de la situación que afecta a Asel Luzarraga, y se pronuncie sobre la arbitrariedad de la privación de libertad a la que se ha visto afectado el ciudadano español.

Durante el juicio que se desarrolló en agosto pasado el abogado José Aylwin manifestó en representación del Observatorio que la detención de Luzarraga era completamente arbitraria. "Nosotros consideramos que la detención de Asel es desde todos los puntos de vista arbitraria, por ello nos hemos comunicado con esta instancia, que constituye un procedimiento especial de Naciones Unidas, y que recibe este tipo de comunicaciones por parte de los afectados directos o de organismos de derechos humanos", señaló José Aylwin. Otras garantías arbitrariamente privadas a Luzarraga son el derecho de circular libremente, de elegir su residencia dentro de un estado y la libertad de opinión. Esta última, "por cuanto uno de los factores que se tuvo a la vista para formular la acusación son las opiniones que él ha difundido en su página web, sobre el derecho a la propiedad y el pueblo mapuche o su pensamiento anarquista, y en verdad nadie puede ser privado de libertad por sus ideas o por expresarlas", fundamentó Aylwin. Por tanto, "lo que se persigue es visibilizar una situación de evidente discriminación en este caso, por ser Asel ciudadano español de origen vasco y por expresar sus ideas", finalizó Aylwin.

Jaime Madariaga, abogado defensor de Asel Luzarraga, a la salida de los tribunales manifestó, refiriéndose a la condena contra Luzarraga, que "es difícil sentirse satisfecho cuando se sabe que una persona que es inocente ha sido condenada, lo cierto es que no tiene que volver a la cárcel y eso nos tranquiliza un poco". Respecto a los artículos para la fabricación de bombas encontrados en el domicilio de Luzarraga según la versión policial y que no pudieron ser demostradas en el juicio y que fueron claves en la argumentación de condena por parte del tribunal en contra de su defendido, el abogado manifestó que "no deja de dar temor que alguien con uniforme o sin uniforme deje una bolsa con un extintor, dos mechas y siete gramos de pólvora y seamos condenados sólo por ese hecho. No importa que no exista ningún otro hecho, ni huellas digitales, grabaciones ni nada". Finalmente, Jaime Madariaga manifestó que apelarán el fallo del tribunal en los próximos días. De no prosperar la apelación, Asel Luzarraga deberá abandonar Chile por el decreto de expulsión que pesa en su contra firmado desde enero de 2010.

Números anteriores Buscador