5 1 1 4 6 9
Números anteriores
Buscador
Nº 878 - 26 de abril de 2010

En el PSOE temen los efectos electorales de los nuevos canales

La TDT se sintoniza a la derecha

El apagón analógico ya se ha consumado y con él un vuelco de primera magnitud en el escenario político y mediático. La llegada de la TDT ha generalizado definitivamente en los hogares españoles un buen número de canales, nacionales, autonómicos y locales, en los que abundan debates y tertulianos cercanos a las posiciones de la derecha más radical. Con Intereconomía y su programa estrella, ‘El gato al agua’, a la cabeza, el nuevo mapa de las teles está incomodando al PSOE, que ve cómo la aparición de esta guardia pretoriana mediática puede tener consecuencias importantes de cara a los comicios municipales y autonómicos de la próxima primavera. Madrid es el mejor representante de este nuevo panorama. Allí, por ejemplo, emite el refugio catódico de Federico Jiménez Losantos, Libertad Digital TV, donde ya han comenzado los ataques al probable rival de Esperanza Aguirre en la lucha por la presidencia de la región, Tomás Gómez.

Por Manuel Capilla

Probablemente el lector recuerde un libro publicado hace tiempo, titulado ‘ETA nació en un seminario’, que levantó bastante revuelo entre la jerarquía católica. Su autor es el periodista Álvaro Baeza, que durante bastante tiempo utilizó un canal local de Burgos, Canal 54, como púlpito para lanzar sus diatribas. Tras la aparición del libro y gracias a la popularidad que alcanzó a través de la televisión, Baeza organizó una plataforma política para presentarse a las elecciones municipales de 1997. De las urnas salió con dos concejales que tuvieron en sus manos expulsar al PSOE de la alcaldía durante esa legislatura.

Este es el ejemplo más reciente en la política española de cómo la presencia en los medios de comunicación en general, y en la televisión en particular, es esencial para alcanzar unos buenos resultados en unas elecciones. Por eso, entre los socialistas está empezando a cundir la preocupación porque el aumento del número de canales de televisión que ha supuesto la llegada de la TDT no se ha traducido en un aumento paralelo de la pluralidad, sino todo lo contrario. La inquietud de los socialistas no estriba solamente en las audiencias de estos canales, que por el momento es baja. Por ejemplo, Intereconomía y Veo, los dos nuevos canales generalistas nacionales, superaban ligeramente el uno por ciento de ‘share’ según los datos de audiencia de marzo, muy lejos del resto de canales que antes emitían en analógico. En el PSOE están preocupados también por la enorme fragmentación de las audiencias que ha traído la TDT, a causa del gran número de canales que ha traído consigo. Hay que tener en cuenta que, según los datos del EGM, entre abril de 2009 y marzo de 2010 los canales temáticos tuvieron una audiencia del 11 por ciento, por encima de La Sexta y Cuatro, que rondaban el 7 por ciento. Probablemente, esta tendencia irá agudizándose en los próximos meses, una vez consumado el apagón analógico en las demarcaciones más importantes, como Madrid o Barcelona.

El predominio de la derecha en el nuevo panorama audiovisual se debe a Net TV y Veo TV, las plataformas generalistas con licencia de emisión para todo el territorio nacional. Net TV ha estado controlada por Vocento desde su nacimiento en 2000, aunque hace dos años, a principios de 2008, encontraba un nuevo socio en el Grupo Intereconomía, que adquiría el 25 por ciento del capital. Tras este cambio en el accionariado, Net TV dejó de emitir como tal y fue sustituida por Intereconomía TV. Por su parte, Veo es propiedad de Unidad Editorial, el grupo mediático impulsado por Pedro J. Ramírez y controlado por los italianos de RCS Media Group, dueño de El Mundo, Expansión y Marca.

En el ámbito local y autonómico el panorama es peor aún para los intereses de las fuerzas políticas de izquierda. A nivel nacional el predominio de canales más o menos cercanos a la derecha es claro, pero todavía se mantienen La Sexta y CNN+ como únicos reductos progresistas. Sin embargo, a escala regional y municipal, opciones como éstas brillan por su ausencia, mientras Vocento y Popular TV, el canal de la Conferencia Episcopal, parecen como las dos grandes potencias. El panorama habría quedado más equilibrado si la situación financiera de Prisa le hubiera permitido conservar las licencias que tenía adjudicadas, pero no fue así. A lo largo del año pasado, el grupo gobernado por Juan Luis Cebrián renunció a las licencias de ámbito regional en Andalucía, Asturias y Extremadura, junto con algunas concesiones locales en otras comunidades como Cataluña y Aragón.

Así, Vocento cuenta con canales regionales en Madrid –Ondaseis TV–, La Rioja, Comunidad Valenciana, Andalucía y Murcia. Además, en el ámbito local cuenta con una decena de licencias locales, entre las que destacan las de Barcelona –Urbe TV-, las tres capitales vascas, Cádiz u Oviedo. Por su parte, Popular TV emite en la Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia, Canarias, Navarra y Melilla. Entre los canales locales, la licencia estrella de la televisión de la Conferencia Episcopal es la de Madrid capital, seguida de alguna otra como la de Zaragoza.

La ciudad de Madrid es el mayor ejemplo de este predominio mediático de la derecha (ver apoyo ‘Las estrellas de la caverna’), ya que, aparte de la licencia de la que goza Popular TV, también emiten Ver-T, perteneciente al Grupo Antena 3, Libertad Digital TV, desde la que Federico Jiménez Losantos continúa lanzando sus diatribas acompañado en la parrilla por César Vidal y Luis Herrero, e Intereconomía Business, el ‘segundo’ canal de Intereconomía.

Intereconomía es, sin duda, el emblema del giro a la derecha en el mapa de las teles, gracias a su programa estrella, ‘El gato al agua’, presentado por Antonio Jiménez, quien se está convirtiendo en una de las grandes estrellas de la extrema derecha española, y para muestra un botón: la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES) le ha nombrado Español Ejemplar por este programa. Acompañan a Jiménez como colaboradores, entre otros: el escritor y columnista de ABC, Juan Manuel de Prada; el antiguo secretario de Estado de Comunicación de José María Aznar, Miguel Ángel Rodríguez; el ex director general de la ONCE, Miguel Durán, que encabezó las listas de Ciudadanos a las elecciones europeas de 2009; el eurodiputado del PP, antinacionalista confeso y miembro del patronato de honor de DENAES, Aleix Vidal-Quadras; Cristina Alberdi, que ha pasado de ministra de Felipe González a estar vinculada al gobierno regional de Esperanza Aguirre; y el portavoz de Exteriores en el Congreso de los populares, Gustavo de Arístegui, una de las personas vinculadas a los gobiernos de Aznar relegada en cierta forma por el nuevo equipo de Rajoy, ya que el puesto de responsable de Exteriores en Génova no lo ocupa él sino, Jorge Moragas. Junto a ellos, aparecen periodistas como Carlos Dávila, director de La Gaceta, el periódico del Grupo Intereconomía, Isabel Durán y Carmen Tomás. Isabel Durán es una fija de las cadenas de la derecha ya que, además de en Intereconomía, participa como tertuliana Telemadrid, en los programas ‘Alto y claro’ y ‘Madrid opina’, en Veo TV y en la COPE, en el programa de Cristina López Slichting. También acaba de publicar un libro escrito junto a Carlos Dávila sobre la Ley de Memoria Histórica. El caso de Carmen Tomas es parecido, ya que también aparece en Telemadrid, y en la televisión y la radio fundadas por Federico Jiménez Losantos, Libertad Digital TV y es Radio. Las únicas notas discordantes entre los colaboradores de ‘El gato al agua’ es Antonio Miguel Carmona, secretario de Economía del PSM, y Pablo Castellano, antiguo diputado del PSOE y de IU.

Veo TV, por su parte, se ha convertido en refugio televisivo a nivel nacional de Jiménez Losantos y su troupe de Libertad Digital, encabezada por sus antiguos compañeros en la COPE, Luis Herrero y César Vidal. El antiguo locutor estrella de la COPE emite a través de Veo TV su programa de esRadio ‘Es la mañana de Federico’, en el que intervienen como tertulianos Carlos Dávila, Ana Samboal, presentadora del ‘Diario de la Noche’ de Telemadrid, José Alejandro Vara, director de Medios Nacionales de Vocento, Maite Nolla, ex portavoz de Ciutadans y miembro del PP catalán,

Desde el canal del grupo de El Mundo, no están teniendo demasiado acierto con los debates del ‘prime time nocturno’ –ha habido cuatro remodelaciones en los últimos dos años- y su programa  debate estrella, ‘La vuelta a El Mundo’, no ha sido una excepción. La tertulia, en la que participan periodistas del diario de Pedro J. Ramírez como el también director de Veo TV Melchor Miralles, Victoria Prego, Casimiro García Abadillo o Lucía Méndez, arrancó en septiembre a cargo del Director adjunto de El Mundo John Müller. Dos semanas después, Müller era relevado por Carlos Cuesta, redactor jefe de Expansión. Miralles justificó la sustitución por la baja audiencia que estaba cosechando el programa, a pesar de que había arrancado tras una campaña de promoción muy fuerte desde las propias páginas de El Mundo. El cariz humorístico que se le quiso dar al programa se ha mostrado ineficaz, volviendo al formato de un debate político tradicional.

La competencia entre Intereconomía y Veo ya ha surgido, con las dos autoproclamando que están por delante la una de la otra. La incógnita que queda por despejar es si, con las dos peleando por el mismo segmento de audiencia, habrá suficiente público para ambas o alguna se quedará en el camino.

Las estrellas de la ‘caverna’

En los canales de la TDT madrileña, parece que la campaña electoral para las autonómicas del año que viene ya ha comenzado, con Jesús Neira como ariete contra el candidato socialista Tomás Gómez. “Tonto”, “payaso”, “impotente”, “gentuza” o “incapaz”, han sido algunos de los adjetivos que el presidente del Consejo Asesor del Observatorio contra Violencia de Género de la Comunidad de Madrid ha dedicado a Gómez. ¿Dónde? En uno de los pocos programas en los que, probablemente, tendrían cabida opiniones así: ‘Es la mañana de Federico’. Jiménez Losantos, por supuesto. El ex líder de opinión de la COPE se ha hecho un traje ha medida con la creación de esRadio, pero no hay que olvidar que el púlpito de Losantos no queda constreñido a la radio, como sucedía en los tiempos de la COPE, sino que ‘Es la mañana de Federico’ se emite también en Veo TV y Libertad Digital TV. Esperanza Aguirre ya está recogiendo los frutos del reparto de licencias digitales en Madrid.

Neira la ha tomado con Tomás Gómez porque el dirigente socialista madrileño ha criticado duramente las afirmaciones del profesor de Derecho Constitucional en un libro que ha publicado recientemente, titulado ‘España sin democracia’. En él, quien saltara a la fama por intentar evitar una agresión machista, propone, entre otras cosas, la ilegalización de socialistas y nacionalistas por entender que son “enemigos de la democracia”. También se burla de los diputados y califica a la Constitución de “anormalidad democrática”. Todo ello coronado con su confesión a los medios de que pretendía sacarse el permiso para poseer armas de fuego. “Alguien así no merece ostentar ninguna responsabilidad pública y aquel que le nombró tiene la obligación de cesarle inmediatamente”, ha afirmado Gómez, en referencia también a Aguirre, y Neira ha contraatacado.

Curiosamente, buena parte de los colaboradores, tertulianos y ‘opinadores’ profesionales de los altavoces de la derecha provienen de la izquierda, al igual que el propio Federico Jiménez Losantos o su colega César Vidal. Por ejemplo, Pablo Castellano es un antiguo dirigente del PSOE y de Izquierda Unida que ha terminado apoyando activamente a Ciutadans y como colaborador de Intereconomía. Parecido es el caso del también ‘opinador’ y periodista César Alonso de los Ríos, antiguo miembro del PCE y del PSOE, que ha pasado del marxismo al ‘aznarismo’ en menos de veinte años. Pero sin duda el que más altas cotas de crispación ha alcanzado es Hermann Terstch, ex miembro del PCE, ex subdirector de El País y ex responsable del informativo nocturno de Telemadrid, que por cierto, está registrando más audiencia desde que está al frente del mismo Ana Samboal. El mártir de la derecha por una supuesta agresión por motivos ideológicos que, según la investigación policial fue un altercado en un local nocturno, sigue bajo el paraguas de Esperanza Aguirre, conservando una columna de opinión en el informativo de la televisión pública madrileña, pero ha sido en las páginas de ABC donde ha dejado algunas de sus mejores perlas, como por ejemplo que “un accidente de trenes nos trajo un Gobierno que aun nos habremos de explicar en las próximas décadas”. Uno de sus últimos objetivos ha sido Santiago Carrillo, “un asesino en masa y un criminal de guerra”, quien, según Terstch, pretende “explicar la historia y además advertirnos de que la derecha española es un peligro para la democracia”. Las opiniones del colaborador de El Siglo “es como si los dirigentes de las SS, Heydrich o Himmler, dieran hoy conferencias en las universidades alemanas enmendando la plana a Angela Merkel por su política económica. Como si el doctor Mengele viajara por el mundo hablando de ética en la medicina moderna”. Tampoco se han librado los participantes en la concentración de apoyo a Baltasar Garzón, un “aquelarre” con “presencia apoyo del Gobierno, dedicado a la demonización de nuestra máxima institución judicial”, “un escándalo sin parangón”. Por supuesto, el hecho de que Garzón se siente en el banquillo es para Terstch “una gran noticia”.

Al PP le marcan el paso

Si en el PSOE la inquietud crece ante el nuevo panorama audiovisual traído por la TDT, en el PP las aguas no están ni mucho menos tranquilas. Está claro que los nuevos grupos mediáticos de derecha perjudican las aspiraciones electorales de los socialistas, pero las posiciones tan radicales que defienden estos medios preocupan en Génova, ya que en cierta medida les marcan la agenda y, sobre todo, dispara las tensiones entre los sectores que coexisten en el seno del PP: los más cercanos al centro y los ‘duros’. El ejemplo más reciente de esto último es lo sucedido en torno a las informaciones aparecidas en el diario de Intereconomía, La Gaceta, sobre el patrimonio de José Bono. Evidentemente, está información tuvo mucho más eco al ser comentada y debatida en los medios de la derecha, hasta el punto de que algunos dirigentes del PP, como el líder de Nuevas Generaciones, Nacho Uriarte, salieron en defensa del presidente del Congreso. Uriarte publicó en su blog un texto en el que defendía a Bono de las acusaciones hechas por La Gaceta, aludiendo “a dos lacras de nuestra sociedad, la generalización continua y los juicios en base a las insinuaciones”. Sin embargo, pocas horas después, Uriarte retiraba el post y escribía otro titulado ‘Pues me equivoqué’, ante el malestar que el anterior texto en defensa de la presunción de inocencia había provocado en las altas esferas del partido. En él, el líder de Nuevas Generaciones, afirma: “He decidido quitarlo, yo y sólo yo (para todo aquellos que quieran seguir insinuando) porque una vez más, se utiliza lo que uno dice para que todos interpreten en función de sus intereses. No han pasado ni horas y se está diciendo que voy en contra de mi partido, sólo faltaba”.

La respuesta más dura a Uriarte ha venido, como no podía ser de otra forma, del ‘ultraliberlísimo’ PP madrileño, el mismo que ha concedido licencias de TDT al mayor número de canales de derecha. El diputado de la Asamblea de Madrid Juan Soler escribió un artículo colgado en la web del PP madrileño en el que atacaba a Uriarte y, de paso, al secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, -quien había señalado que era “lamentable” que Falange hubiese conseguido sentar a Garzón en el banquillo- afirmando que “personas que han trepado a puestos de responsabilidad dentro del Partido Popular con una formación académica, política y cultural digamos que limitada”.

Los sollozos de Boabdil por Enric Sopena

Números anteriores
Buscador