Números anteriores Esta semana
buscador
 
Nº 878 - 26 de abril de 2010

España pone rumbo a la Expo de China, mercado estratégico para nuestras empresas

Cita en Shanghái

Este fin de semana arranca la celebración de la Exposición Universal de Shanghái. Durante seis meses, los organizadores esperan recibir más de 70 millones de visitantes atraídos por su ‘leit motiv’: plantear soluciones a los retos del imparable crecimiento urbano del siglo XXI. España, que participa con uno de los pabellones más monumentales, ha echado el resto con una inversión de más de 56 millones de euros. Buscando “estrechar las relaciones” con el anfitrión, lo que revertirá económicamente en nuestro país a medio y largo plazo, ha dicho el titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. China es la tercera economía del mundo en términos de PIB. Su crecimiento, ralentizado por la crisis, ha vuelto a tomar velocidad de crucero. Su mercado es por tanto uno de los más atractivos del mundo. También para nuestro país que, a pesar de tener una discreta presencia, es comparable a la del Reino Unido gracias a las 500 empresas radicadas en el gigante asiático y a más de 6.000 exportadoras.

Por Virginia Miranda

Por primera vez en la historia, una nación de economía emergente como la China será sede de una exposición universal. El país espera aprovechar esta ocasión única con el ambicioso planteamiento de la Expo Shanghái 2010, que confía en repetir el éxito de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Su recinto, más de 20 veces superior a la extensión de la Expo Zaragoza 2008, se ha ubicado en pleno corazón de la capital económica del gigante asiático. Los organizadores confían en que, durante los seis meses que dure el evento, 70 millones de personas –cinco de ellos extranjeros–, 450.000 al día, pasen por sus instalaciones para disfrutar de los más de 20.000 eventos artísticos y culturales previstos. Para llevar a cabo todas estas actividades, la expo cuenta con 50 organizaciones internacionales y 190 países participantes, de los cuales 42, entre ellos España, presentan pabellón propio.

Esta es “una exposición universal que marcará un hito en la historia y nos permitirá estrechar relaciones China-España, lo que revertirá económicamente en nuestro país a medio y largo plazo”. Lo dijo Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores, durante la presentación del programa de actividades y el pabellón de nuestro país en un reciente encuentro con la prensa organizado por la Sociedad Estatal de Exposiciones Internacionales (SEEI), responsable de la participación española en el evento que arranca este 1 de mayo, y que también contó con la presencia de las titulares de Cultura, Ángeles González-Sinde, y Vivienda, Beatriz Corredor. El lema de la propuesta española, ‘De la ciudad de nuestros padres a la de nuestros hijos’, enlaza con el leit motiv de la expo: ‘Mejor ciudad, mejor vida’. Si en 1800 tan sólo el 2% de la población vivía en las urbes, el porcentaje es ahora del 55%, según datos de Naciones Unidas. Para tratar de hacer frente a este desafío, los países participantes están invitados a ofrecer soluciones ante el imparable crecimiento de las ciudades.

Siguiendo este hilo conductor, España se presenta como un país viejo pero también moderno, respetuoso con un legado histórico y artístico en el que destacan sus 13 ciudades Patrimonio de la Humanidad. Y lo hace con un ambicioso programa que, fundamentalmente, se desarrollará en uno de los pabellones que más han impresionado en China. Tras las sucesivas reducciones de 2008 y 2009 provocadas por el plan de austeridad del Gobierno para hacer frente a la crisis, el presupuesto actual del proyecto español asciende a 56,4 millones de euros, el mayor invertido hasta ahora en un solo evento. Este gasto ha corrido a cargo del Ministerio de Economía y Hacienda, del que depende la Dirección General de Patrimonio y en la que aparece inscrita la SEEI como empresa pública. Según fuentes de esta sociedad estatal, la cantidad incluye desde su concepción en 2006 hasta su desarrollo los próximos seis meses –la expo finaliza el 31 de octubre–, pasando por la construcción del pabellón, que ha costado 23 millones de euros –21 millones el edificio y dos millones la dirección técnica–.

En la SEEI recuerdan que ésta no es una feria comercial y que su labor consiste en potenciar la imagen de nuestro país. A través de la arquitectura, representada en el conocido como ‘cesto español’ proyectado por el Estudio Miralles-Tagliabue, y a través de la cinematografía, firmada por Bigas Luna, Basilio Martín Patino e Isabel Coixet. Explican también que la estructura del programa contribuirá a reflejar la configuración de España, con presencia de todas las Comunidades Autónomas con sus propias actividades y días de honor. Y la novedad de esta edición, con presencia singular de ciudades en sus propios pabellones en el denominado UBPA Square constituye una oportunidad única para Madrid, Barcelona y Bilbao. “Todo ello permitirá enseñar la pluralidad sociopolítica y la diversidad cultural de nuestro país”, dicen desde la SEEI.

En cualquier caso, y aunque no sea de forma activa, la concepción del proyecto español favorece las relaciones económicas entre España y China. Nuestro pabellón ofrece a empresas e instituciones la posibilidad de realizar actividades durante la celebración de la expo. El auditorio, que por la noche acogerá actuaciones, durante el resto del día estará a disposición de las Comunidades y las entidades que deseen celebrar reuniones de diverso tipo, incluido el comercial. También la sala polivalente, habilitada asimismo de forma gratuita para la celebración de actos o encuentros empresariales.

Fernando Salazar, responsable del ICEX en China como consejero económico y comercial jefe de España en Pekín, reconoce que la Expo de Shanghái no es un evento de carácter comercial, pero “es útil” para las empresas con intereses en el gigante asiático. Las salas de reuniones y el restaurante están a disposición de las entidades que lo soliciten, para reunirse con clientes o para buscar nuevos socios. La SEEI está procurando que se sepa “y las oficinas comerciales y el ICEX estamos colaborando” para que las empresas españolas aprovechen las instalaciones como plataforma y saquen rentabilidad comercial. Lo mismo ocurre con los pabellones de Madrid, Barcelona y la Unión Europea, donde somos presidencia semestral.

Entre los encuentros ya fijados destacan los previstos por dos escuelas de formación de empresarios: el Instituto de Empresa, que celebrará un debate con decanos, una presentación de proyectos y varias conferencias; y el CEIBS (siglas en inglés de la Escuela de Negocios Internacional China Europa), participada por el IESE Business School –escuela de dirección de la Universidad de Navarra–. También habrá un seminario a agentes chinos y clientes y actos de Simón Electric, Catai Tours, Fermax o Roca China. Estas dos últimas empresas son dos de las patrocinadoras del pabellón español con Salicru, Rebeca Sanver, Fagor, Simón, Osborne y Rubí. Su contribución no es económica sino física. Rebeca Sanver, por ejemplo, es responsable del calzado que llevarán las azafatas y el personal auxiliar del pabellón español.

Por otra parte, este espacio está configurado con una división no física sino semanal. Las autonomías disponen de una semana para celebrar sus actividades, y muchas de ellas, según se desprende de sus programas, aprovecharán para dedicarse a la promoción comercial. Y no sólo en el ‘cesto español’. Salazar recuerda que Meliá inauguró hace unos meses un hotel próximo a la expo, y también está previsto que albergue encuentros entre empresarios. Incluso las degustaciones gastronómicas y catas de vinos previstas por algunas Comunidades se conciben como un impulso no sólo a la imagen de España, también como una oportunidad para vender los productos en el país asiático.

Pero, ¿por qué tanto interés? China es la tercera economía del mundo en términos de PIB. La segunda, por poder de compra. En las tres últimas décadas, su crecimiento medio anual ha sido del 10%. Incluso en 2009, en plena crisis, fue del 8,7%. Y en el último trimestre se ha recuperado hasta situarse en el 11,9%. De ahí que aprovechar el escaparate que brinda la Exposición Universal de Shanghái 2010 para acceder a su mercado resulta de gran interés estratégico para el resto de países. Incluido el nuestro, que en los últimos años ha estado haciendo los deberes.

Para entender su importancia para España basta con echar un vistazo a las cifras. China ocupa el sexto puesto como socio comercial global de nuestro país, el primero si no se contempla la Unión Europea. Es el principal responsable de nuestro déficit comercial –en un 25% el pasado año– y el cuarto suministrador exterior casi a la altura de Italia. Por otra parte, ocupa el puesto 15 en nuestro mercado global y el primero en Asia, superando a Japón. Comparativamente hablando, se sitúa a un nivel similar a todo el Mercosur y a Argelia, regiones clásicas de influencia española.

La evolución de nuestras exportaciones a China en 2009 ha experimentado un descenso del 7,6%, sin embargo, esta cifra es menor a la mitad de la caída global en España y muy inferior a la media del 18,1% de los países PIDM (Planes Integrales de Desarrollo de Mercados, relativo a los socios comerciales preferentes), siendo nuestro país el cuarto ‘mejor’ por delante de Rusia, Estados Unidos o Japón.

A pesar la caída, las exportaciones se recuperan satisfactoriamente. Así, mientras en el primer trimestre del año sufrieron un descenso del 28,48%, en el último trimestre crecieron un 27,31%. Según el último dato disponible, a enero de 2010, aumentaron un 48%, lo que demuestra el efecto positivo que está teniendo la recuperación económica del país asiático en España.

Además hay que tener en cuenta que, aunque el valor de las exportaciones ha descendido, el resto de indicadores han experimentado un crecimiento: tanto el referido al volumen como el del número de operaciones se han acelerado respecto al mismo periodo del año anterior. Que España exporte más pero con menos valor se debe a la caída del precio de las mercancías.

Una de las variables que la Oficina Económica y Comercial en Pekín de España ha tenido en cuenta para elaborar su informe ‘Año 2009: Relaciones Económicas España-China’, de donde se desprenden estos datos, es la progresión y comparación de las exportaciones de España y las importaciones totales de China. Según las variables analizadas, existe una clara correlación entre ambas, por lo que existen claras perspectivas de crecimiento de nuestras operaciones con el gigante asiático durante 2010 dada la importante recuperación de las importaciones de este último. Es decir, conforme su economía se va recuperando, compra más y, por tanto, mejoran las ventas de nuestro país.

Según datos chinos –menos fiables pero los únicos disponibles–, nuestra cuota de mercado parte de niveles muy bajos, pero ha progresado de manera significativa mientras la de nuestros competidores iban retrocediendo. Así, en 2003 era del 0,33%, y actualmente se sitúa en el 0,43%. A poca distancia, con el 0,78%, se encuentra Gran Bretaña, histórico país comerciante con China vía Hong Kong. Y hay que recordar que sus principales proveedores están concentrados en el resto de Asia y en Estados Unidos.

Preguntado por la posición española, el consejero económico y comercial jefe de España en Pekín explica que, aunque nuestro país “no está en posiciones destacadas, poco a poco está ganando terreno. Con esfuerzo está mejorando. Y gracias a factores favorables” desde el punto de vista financiero.

En dinero contante y sonante, el valor de nuestras exportaciones al gigante asiático ascendió el pasado año a cerca de 2.000 millones de euros. Y por territorios, cinco Comunidades Autónomas –Cataluña, Madrid, País Vasco, Andalucía y Comunidad Valenciana– acumulan cerca de las tres cuartas partes de las exportaciones al país asiático. Si se toman las provincias como referencia, Madrid y Barcelona representan el 35% de las mismas.

Estas operaciones están muy concentradas en insumos –los empleados en la producción de otros bienes– para la industria china. Aunque pierde fuerza, el sector de materias primas, productos industriales y bienes de equipo representa el 80% del valor de las exportaciones, una cifra que no se corresponde con su volumen –hay pocas pero de gran importe–. Mientras, existe una progresión de las exportaciones de productos agroalimentarios y los bienes de consumo.

En cuanto a volumen de estas operaciones, el sector industrial crece a un ritmo importante. Según el informe de la Oficina Económica y Comercial en Pekín, de los datos analizados se desprende que aunque este último no tenga el mayor número de operaciones ni su ritmo de crecimiento sea el de otras partidas, su volumen y valor le convierten en el sector más importante de la exportación de nuestro país al asiático.

Otro de los datos analizados en el informe, tomando datos de las estadísticas de aduanas chinas, subraya que sus tres principales zonas económicas, a las que pertenecen las ciudades de Pekín, Shanghái y Cantón, acumulan el 85% de las exportaciones españolas. Entre ellas destaca la zona del Río de la Perla –área de Cantón–, con más del 40% de las mismas. El segundo principal centro de entrada de bienes procedentes de nuestro país es Shanghái.

Un total de 6.115 empresas exportaron a China en 2009. Según el perfil analizado en el informe, su número ha aumentado en los últimos años de forma considerable: en 2004 fueron 3.779, poco más de la mitad. Ahora el ritmo de crecimiento se ha ralentizado, pero si se toma como referencia las empresas regulares –las que han afianzado sus operaciones en el país asiático–, que representan el 28%, está siendo mayor. De hecho, las sociedades exportadoras consideran el mercado chino un mercado estratégico y entre ellas existe voluntad de permanencia.

También resulta significativa la presencia de sociedades españolas en China, que aunque discreta, ha experimentado una notable aceleración en los últimos años. Aproximadamente existen 550, localizadas en los mayores polos de desarrollo del país. Pero éste es un dato aproximado del que no hay constancia oficial porque las autoridades chinas guardan secreto estadístico. Lo que sí se conoce es el número exacto de socios de la Cámara de Comercio de España en China –la única que no es bilateral porque la ley del país no permite admitir socios chinos, constituida en 2000 y con oficinas en Pekín, Shanghái y Cantón–: asciende a día de hoy a 430, mientras que en 2001 eran 36.

El gigante asiático se caracteriza por su variado y complejo mercado. Lo que explica el amplio abanico de empresas españolas que venden sus bienes y servicios al gigante asiático o se han establecido en él. Es el caso de los grandes bancos como BBVA, que además posee el 15% China Citic Bank (CNCB), Santander o La Caixa, que también controla el 15% del Bank of East Asia, el quinto de Hong Kong –y el primero independiente–. O de las compañías de telecomunicaciones como Telefónica, protagonista de la mayor operación española en el país tras firmar el pasado septiembre un acuerdo estratégico con su segundo operador, China Unicom, que ha convertido a la empresa de César Alierta y a la de su socio Chang Xiaobing en las líderes mundiales con 550 millones de clientes, un 10% de la población.

Las grandes constructoras, que han declarado su voluntad de entrar en Estados emergentes como el chino o el indio, arrastran con ellas a consultorías jurídicas, ingenierías y estudios de arquitectura para emprender obras como la que OHL tiene entre manos: la construcción de una carretera de 144 kilómetros en la provincia de Sichuan, para la que se requiere una inversión de unos 1.400 millones de euros.

En el campo agroalimentario, el vino, la carne y, sobre todo, los despojos, son los productos españoles más demandados por los chinos. En el textil, Zara, Mango o Trucco son algunas de las marcas preferidas por las mujeres con alto poder adquisitivo –la ropa barata no tiene posibilidades de competir en este país, que en cambio la vende con gran éxito en el nuestro–. Día, cadena española aunque ahora propiedad de la francesa Carrefour, ha abierto 30 supermercados en el país. Mapfre ofrece asistencia en carretera. Befesa trabaja en una desaladora de agua de mar de Quingdao. Gamesa tiene cuatro centros productivos de aerogeneradores en China. Y la veterana Alsa acaba de cumplir 25 años con 5.200 autobuses circulando por 16 provincias.

Las empresas españolas han conseguido penetrar en el mercado del gigante asiático y tienen intención de quedarse por mucho tiempo. Otras confían en correr la misma suerte y esperan aprovechar la oportunidad de Shanghái 2010 para intentar subirse a la ola.

‘El cesto español’

Los medios de comunicación chinos le ha puesto el sobrenombre del ‘el cesto español’. El pabellón de España en la Exposición Universal Shanghái 2010 posee una fisonomía singular que a nadie deja indiferente. Algunos en el país asiático ya han dicho que es el mejor de los 42 construidos.

Para realizar el proyecto básico y de ejecución, la SEEI organizó en 2007 un concurso público de primeras ideas al que se presentaron 18 candidatos. El jurado, en el que participaban prestigiosos arquitectos, eligió el proyecto del Estudio Miralles-Tagliabue, radicado en Barcelona y fundado por el catalán Enric Miralles (1955-2000) y la milanesa Benedetta Tagliabue (que lo dirige tras la muerte de su marido). En su currículo destaca el Parlamento de Escocia, la sede de Gas Natural y el mercado de Santa Caterina, ambos en Barcelona, y la reforma del barrio portuario de Hamburgo.

El pabellón cuenta con más de 7.600 metros cuadrados construidos. Figura entre los más grandes de los países participantes junto a los de Francia, Inglaterra, Alemania e Italia. Además de los espacios destinados a albergar los contenidos expositivos, dispone de un bar de tapas, instalaciones para celebrar actos y recepciones oficiales, un auditorio con capacidad para 150 personas, sala multiusos con traducción simultánea, una sala de prensa y un espacio de apoyo a las empresas españolas con salas de reuniones y despachos.

Desde el punto de vista estético y funcional, su apariencia combina las últimas tecnologías con la utilización de un material tradicional, el mimbre, que recubre íntegramente su fachada a una escala jamás usada y que da origen a su sobrenombre.

Con un esqueleto de 25.000 metros de tubo de acero que soportará 8.524 grandes placas de mimbre, Tagliabue ha huido del concepto tradicional de caja contenedora, abriendo paso a grandes espacios a la manera de cestos de mimbre que permiten un tránsito fácil y fluido. La elección del material como principal elemento de revestimiento y el método empleado en su construcción, “de tradición ‘global’ utilizado tanto en Oriente como en Occidente, se convierte en hilo conductor entre España y China”, ha explicado la arquitecta.

En cuanto a los contenidos, el lema ‘Mejor ciudad, mejor vida’ ha inspirado al elegido por España para su concepto y desarrollo. ‘De la ciudad de nuestros padres a la de nuestros hijos’ pretende transmitir una imagen moderna y contemporánea de España y sus centros urbanos por medio de representaciones comprensibles y atractivas para un público que en su mayoría apenas conoce nuestra realidad.

A diferencia de otras exposiciones universales o internacionales, en esta ocasión los organizadores no han recurrido a exposiciones de obra plástica, sino a la cinematografía, para potenciar la imagen de país. Partiendo de una pespectiva generacional, Bigas Luna, Basilio Martín Patino e Isabel Coixet firman las proyecciones de las tres salas del pabellón que contarán el cambio vivido por las ciudades españolas desde el éxodo campo-ciudad de la década de los 60 a los cosmopolitas tiempos actuales. En busca de un “modelo” español de habitar la ciudad, el recorrido finaliza con una mirada al futuro que queremos legar a nuestros hijos.

El recorrido audiovisual, que los organizadores esperan que atraiga a una media de 30.000 visitantes diarios, tiene una duración de media de 20 minutos. Comienza con el viaje en el tiempo propuesto por Bigas Luna: arranca en plena naturaleza, con referencias a la cuna de los primeros europeos en Atapuerca, continúa con una coreografía flamenca, sigue con imágenes de la mezquita de Córdoba y el Guernica de Picasso y se cierra con los sanfermines y el deporte, representado por Pau Gasol y Rafael Nadal.

El retablo de Maese Pedro de Manuel de Falla pone la música al montaje de Martín Patino, que combina material de archivo y rodaje para representar cómo eran y cómo son nuestras ciudades, pero sobre todo nuestros ciudadanos. Desde el comienzo del éxodo rural a los tiempos actuales, reflejando la transformación en los modos de vida, en el transporte, la educación, la gastronomía o la moda.

El pabellón de España en Expo Shanghái 2010 se cierra con un sueño. El futuro, visto por la cineasta Isabel Coixet a través de los ojos de Miguelín, un bebé de 6,5 metros de alto que, mientras saluda a los visitantes con un ‘Hola’ y ‘Nihao’, respira, parpadea, gesticula y sueña desde su descomunal hiperrealidad con los mismos sueños de los españoles las ciudades del siglo XXI, con las casas en las que nos gustaría habitar, los espacios públicos, las energías y el transporte pero también la alimentación, la educación, la solidaridad, el ocio, la sanidad y los servicios sociales.

Seis meses de actividades

Los principales escenarios del pabellón de España se preparan para acoger cine, danza, teatro, un espectáculo nocturno que se exhibirá cada noche en el auditorio del pabellón, además de semanas temáticas dedicadas a cada una de las comunidades autónomas, programas en colaboración con instituciones españolas de dimensión internacional y jornadas gastronómicas en el bar de tapas.

El 1 de mayo, La Fura dels Baus estrenará en la Expo Shanghái 2010 el espectáculo Window of the city, un gigantesco montaje, el mayor en la historia de la compañía, que se representará cuatro veces al día durante los seis meses que durará el evento, con la previsión de atraer a más de 1.800.000 espectadores. Dirigido por Álex O1lé y Carlus Padrissa, está pensado exclusivamente para la expo, y fue el elegido por las autoridades chinas para comunicar su lema ‘Mejor ciudad, mejor vida’. Para su producción de este espectáculo, la compañía cuenta con el apoyo de la Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales, Taipei Arts International Assossation / Wonder of Arts Shanghai Limited y Shangai Media Group.

Entre las exposiciones destaca la selección de Francisco Calvo Serraller de la colección del IVAM. Picasso, Miró, Julio González, Sorolla, Chillida, Saura, Tàpies, Miquel Navarro, Barceló, García-Alix y Fontcuberta son algunos de los artistas elegidos para mostrar lo mejor de nuestras creaciones artísticas en las expos. Permanecerá abierta al público en el Shanghai Urban Planing Exhibition Center (Supec) hasta el 23 de mayo.

‘Foto a foto. Un retrato de España’, muestra a través de las imágenes de 15 fotógrafos españoles la transformación de las ciudades españolas y sus habitantes a lo largo de los últimos 60 años. El Instituto Cervantes de Pekín exhibe la exposición del 6 de mayo al 5 de agosto. El día 19 y hasta el 15 de diciembre se traslada a la Biblioteca Miguel de Cervantes de Shanghái.

En el apartado de música, teatro, danza, cine, destaca el concierto de la European Youth Orchestra (EUYO), que dirige Inma Shara con motivo del día de Europa en Expo Shanghái el 9 de mayo en el Auditorio del Expo Center; la representación del Ballet Nacional de España de ‘Dualia y La Leyenda’ el día 13 en la misma sala; y la presentación del montaje teatral de ‘El Quijote’ a cargo de la Compañía Nacional de Teatro China, bajo la dirección de Meng Jinghui. La obra se representará del 1 al 4 de julio en el Shanghái Grand Theatre.

Otros espectáculos destacados del programa son el concierto de Fito & Fitipaldis el día de Bilbao –el 22 de agosto– en el pabellón de las ciudades UBPA Square. El mismo escenario albergará el día de Barcelona, el 2 de septiembre, ‘El Dragón nos une’, de Els Comediants. Y el día de Madrid, el 17 del mismo mes, el festival ‘Sangre flamenca’ del Nuevo Ballet Español –dirigido por Rojas y Rodríguez– se subirá a las tablas del Auditorio del Expo Center. Los tres están cofinanciados por la Sociedad Estatal de Exposiciones Internacionales.

El Instituto Cervantes tiene su propio programa especial de actividades durante los seis meses que durará el evento. Además de exhibir ‘Foto a foto’, ha editado una Guía de Shanghái en castellano y un pequeño diccionario español-chino y ha previsto su propia semana de celebraciones del 6 al 12 de septiembre, que contará con espectáculos, encuentros con editores, proyección de cortos y documentales, conferencias y seminarios.

Los mejor situados

 
Valor
 
Cuota
Sectores 2008 2009 Variación 2008 2009

Materias primas y semimanufacturas de plástico         

197.890.267 2 31.760.153 17,12%   9,19% 11,65%
Química orgánica 150.406.254   115.670.680 -23,09% 6,99% 5,81%
Productos siderúrgicos                       128.766.198 113.634.425 -11,75% 5,98% 5,71%
Equipos, componentes y accesorios de automoción                           170.819.410 102.276.254 -40,13% 7,94% 5,14%
Farmaquímica     53.784.115 80.265.373 49,24% 2,50% 4,03%
Material eléctrico de baja y media tensión             39.638.936 77.631.787 95,85% 1,84% 3,90%
Mármol y sus manufacturas para construcción     64.345.419 59.997.077 -6,76% 2,99% 3,02%
Pasta de papel y papel                             77.901.277 57.415.452 -26,30% 3,62% 2,89%
Minerales metálicos y no metálicos (excepto cobre y cinc)                    61.832.467 56.484.109 -8,65% 2,87% 2,84%
Productos semielaborados de cobre y sus aleaciones                            59.213.379 51.485.998 -13,05% 2,75% 2,59%
Equipamiento de navegación aérea                   58.499.054 49.667.854 -15,10% 2,72% 2,50%
Equipos para manipulación de fluidos                           26.515.390 45.674.124 72,26% 1,23% 2,30%
Cueros y pieles en bruto y curtidos                    38.850.249 43.157.586 11,09% 1,80% 2,17%
Maquinaria herramienta para trabajar metales                             43.025.090 42.464.859 -1,30% 2,00% 2,13%
Otros productos no comprendidos en otro sector                       42.441.596 42.343.977 -0,23% 1,97% 2,13%
Maquinaria eléctrica                   80.481.775 40.847.057 -49,25% 3,74% 2,05%
Cobre y sus aleaciones                           186.752 39.176.141 20877,67% 0,01% 1,97%
Confección femenina                              18.931.626 31.752.833 67,72% 0,88% 1,60%
Maquinaria para fabricar pasta, papel y cartón                  26.172.238 27.939.708 6,75% 1,22% 1,40%
Aparatos sanitarios y grifería                             29.955.013 25.027.442 -16,45% 1,39% 1,26%

TOTAL 20 SECTORES      

TOTAL EXPORTACIONES ESPAÑOLAS                                                                                      

1.369.656.504

2.152.730.801

1.334.672.886

1.989.357.141

-2,55%

-7,59%

63,62%

118,06%

67,09%

100,00%

 Fuente:Estacom, ICEX, con datos de Aduanas Españolas

Números anteriores Esta semana
buscador
© El Punto Prensa, S.A.     c/ Ferrocarril, 37 duplicado - 28045 Madrid. Tfno: 34 91 516 08 14/15/08  
E-mail: siglo@elsiglo-eu.com