TRIBUNA BELÉN HOYO Tiempos de hoy
 
   

                                     Nº 1191. 10 de marzo de 2017

----

Tribuna / Belén Hoyo

Diputada por el Partido Popular en el Congreso

 

Hacia la igualdad real


La sensibilización en materia de corresponsabilidad es fundamental.
Las mujeres siguen siendo las que más carga tienen en el hogar


En las últimas décadas, y especialmente desde que se instauró la democracia en España, se ha avanzado mucho en materia de igualdad entre hombres y mujeres. Mi abuela todavía me recuerda que ella a mi edad necesitaba la firma de su marido (y antes la de su padre) para hacer cualquier gestión, incluso para cobrar su nómina.
Pero hay una realidad, y es que hoy, a pesar de que existe igualdad legal, no existe igualdad real. Algo que no se puede permitir en una sociedad moderna como la nuestra.
Debemos estar agradecidas a todas las mujeres que nos han abierto el camino y que con mucho esfuerzo han conseguido que la mujer esté presente en todos los ámbitos de la vida, no sólo en el hogar. Pero los datos muestran que todavía queda mucho por hacer y, por tanto, que las mujeres de hoy no debemos conformarnos con el avance que se ha producido, debemos conseguir más.
Para lograr que se cumpla el derecho a la igualdad de oportunidades y el derecho a la igualdad de trato y no discriminación previstos no sólo en nuestra Constitución, sino también en el Tratado de la Unión Europea y en la Carta de Derechos Fundamentales, hay que empezar por trabajar en el ámbito educativo.
Una educación que se debe dar por una parte en los colegios, no mediante una asignatura propia, sino de manera transversal, pero también en casa. En muchos hogares de España existen hábitos con los que es necesario terminar si queremos conseguir que los niños rompan con los estereotipos. No sólo los profesores deben dar ejemplo, también los padres.
La sensibilización en materia de corresponsabilidad es fundamental. Las mujeres siguen siendo las que más carga tienen en el hogar. El tiempo que le dedica una madre trabajadora a las tareas domésticas y a sus hijos es más del doble que las que le dedica un hombre. Este hecho, sumado a que la conciliación no es fácil, hace que la natalidad no crezca. Ello es algo que, dada nuestra pirámide poblacional, debería preocuparnos a todos.
Medidas en las que está trabajando el Gobierno, como la flexibilidad horaria en el empleo o el cambio de los usos del tiempo, ayudarán a que las mujeres puedan plantearse tener más hijos. Pero para ello necesitamos no sólo el compromiso del sector público, también el del sector privado. Si la Administración avanza en materia de conciliación y las empresas no, el objetivo final no se logra. ¿De qué sirve que TVE adelante su prime time si el resto de cadenas no lo hace? 
Existen muchas herramientas para luchar contra la desigualdad, pero la fundamental es el empleo. Hay que romper el "techo de cristal” y eliminar la brecha salarial. España, con un 15% de desigualdad en los salarios, está por debajo de la media europea (seis puntos por debajo de Reino Unido y siete por debajo de Alemania). Pero no debemos conformarnos ni con esas cifras ni con muchas otras.
Que los puestos de dirección y gerencia los ocupen un 68,8% de hombres frente a un 31,2% de mujeres, que en los consejos de administración de las empresas del Ibex-35 el porcentaje de presencia de mujeres sólo sea de un 20% o que la diferencia que existe todavía en la tasa de actividad sea de tres puntos, son muestra de que todavía queda mucho por hacer.
Hay muchas manifestaciones que nos indican la desigualdad entre hombres y mujeres, pero existe una que sin duda es la más cruel, la violencia de género. Todo esfuerzo es poco para conseguir su erradicación. 
La violencia contra la mujer en cualquiera de sus manifestaciones debe ser rechazada de manera tajante por toda la sociedad. En este ámbito no me gusta hablar de estadísticas, cada muerte es una estadística en sí misma. Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Poder Judicial, medios de comunicación... TODOS, debemos conseguir eliminar esta lacra social.